“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson del 25 de febrero del 2011:

+

*

El Espíritu Santo le dio a David una revelación que es la clave para toda liberación. David pudo decir: “La razón por la cual Dios me libró de todos mis enemigos, de todos mis dolores y poderes del infierno, es porque soy preciado para Él. ¡Mi Dios se deleita en mí!”, “Me sacó a lugar espacioso; Me libró, porque se agradó de mí” (Salmo 18:19). ¿Necesita usted liberación? ¿Liberación de lujuria, de tentación o de alguna prueba? ¿Liberación de un problema mental, espiritual, emocional o físico? La clave de su victoria se encuentra en este versículo. Dios se deleita en usted. ¡Usted es preciado para Dios!


En el libro Cantar de los Cantares, el Señor dice de su novia: ¡Cuán justa eres y cuán agradable, oh amor deleitoso! (Cantares 7:6). Tres de las palabras hebreas en este verso son sinónimos: justo, que significa “preciado”; agradable, que se refiera a algo “placentero”, y deleitoso. Estas palabras describen los pensamientos de Jesús hacia su novia como Él la contempla. Él la mira y dice: “¡Qué hermosa, dulce y encantadora eres. Eres preciada para mí, Oh amor!”. A su vez, la novia alardea: “Yo soy de mi amado y su deseo es hacia mí “(Cantar de los Cantares 7:10). El significado aquí es, “Él corre detrás de mí con deleite. Él me persigue porque soy muy preciada para Él”. Estos mismos pensamientos se encuentran en los Salmos: “Se complace Jehová en los que le temen y en los que esperan en su misericordia “(Salmo 147:11). “El Señor tiene contentamiento en su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación” (Salmo 149:4). Puedo tratar de convencerle del deleite de Dios en usted al decirle: “Es preciado para el Señor.” Sin embargo, usted puede pensar: “Eso es dulce. Pero es solamente una idea maravillosa.” No, esta verdad es mucho más que un  pensamiento maravilloso. Es la misma clave de su liberación en todas las batallas que arden en su alma. Es el secreto para entrar en el reposo que Dios le ha prometido. Hasta que usted eche mano de esto, hasta que se convierta en un fundamento de verdad en su corazón, no será capaz de resistir las pruebas de la vida.


Isaías tuvo una revelación del gran deleite de Dios en nosotros. Él profetizó: “Oh Israel: No temas, porque yo te redimí, yo te he llamado por tu nombre, mío eres tú. Cuando pases por las aguas, yo estaré contigo, y si por los ríos, no te anegarán: cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama arderá en ti” (Isaías 43:1 – 2).


Isaías no estaba hablando de una inundación o de un incendio literal. Él estaba hablando acerca de lo que la gente pasa mental y espiritualmente. En ese momento Israel se encontraba en cautiverio, sus inundaciones fueron tribulaciones, los incendios fueron tentaciones, sus ríos fueron pruebas. Estos fueron todos los intentos de Satanás por destruir y aplastar al pueblo de Dios. Las palabras de Isaías fueron un mensaje de misericordia pura para Israel. La gente estaba en cautiverio a causa de su propia tontería y necedad. Pero Dios les envió un profeta quebrantado de corazón, que dijo: “Dios quiere que les diga que le pertenecen.”


Ahora mismo, puede que usted este en medio de sus propias aguas turbulentas. Usted puede sentirse abrumado por una prueba o tentación que amenaza con consumirle. Sin embargo con base en estos ejemplos bíblicos, usted necesita comprender que el Señor no siempre calma las aguas; Él no siempre impide las inundaciones o apaga los incendios. No obstante, Él hace esta promesa: “Voy a caminar contigo en medio de todo. Esta prueba o circunstancia no te destruirá. Esto no te consumirá. Por lo tanto, sigue caminando. ¡Conmigo cerca de tí cruzarás al otro lado!”


*

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/12459

+

+

*