+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar,
¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un
solo líder y regresarán juntos del destierro.
Qué gran día será —el día de Jezreel—
cuando Dios plantará de nuevo a su
pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy:  22  de junio del 2012:

+
+

Tal vez durante el tiempo de aflicción Usted casi desmaya. Usted pudo estar tan débil y cansado que pensó que no podría ir un paso más. Pero ahora, desde donde Usted está parado, puede decir, “No quiero volver a pasar por eso otra vez, pero Dios me sacó de allí. Él ha sido fiel. ¡Alabado sea el Señor!”.


Dios no está satisfecho con un sincero “gracias” de nosotros. Más bien Él dice, “Espera un momento, hijo mío, no te traje por todos esos problemas y aflicciones sólo para hacerte un vencedor agradecido. He pasado años entrenándote, poniéndote a través de todas estas cosas con un propósito, y no voy a permitir que lo pierdas ahora. Tengo toda la intención de que mi inversión de resultado. ¡Quiero decirte que tu mejor trabajo está por venir!”.


Ahora, a medida que Usted sale de las aflicciones de nivel universitario, Dios le abre los ojos sobre sus amigos que luchan en el kínder, en el nivel preescolar. Estos amados no creen que lo puedan lograr, entonces, ¿qué hará Usted con su experiencia en la aflicción? Dios le susurra, “Necesito veteranos sazonados, probados, personas que han sobrevivido a aguas profundas y terribles incendios, personas que han sido refinadas a través del sufrimiento. ¡Quiero gente que demuestre mi fidelidad a esta generación!” El salmista escribe: “…para que se lo cuenten a las generaciones futuras” (Salmo 48:13). “Ahora que estoy viejo y canoso, no me abandones, oh Dios. Permíteme proclamar tu poder a esta nueva generación, tus milagros poderosos a todos los que vienen después de mí.“ (71:18).


Pablo lo resume todo muy bien: “Pero quiero que sepáis, hermanos, que las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio” (Filipenses 1:12). ¡Eso dice mucho! Cuando Pablo escribió esto, él era un hombre mayor, con años de experiencia y estaba en medio de una de las peores pruebas de su vida, y habló con sus amigos desde su corazón:


“Sería la cosa más maravillosa en este momento si pudiera ir a casa y estar con mi Señor, que es mi mayor deseo, pero soy un veterano; he pasado por tribulaciones y pruebas, y sé que soy necesario aquí. Esta generación necesita ver a alguien que ha sufrido, ha sobrevivido y se regocija en cualquier aflicción. Mi hijo Timoteo se va a enfrentar a todo lo que me he enfrentado, y él tiene que saber que a través de todo eso, Dios lo llevará. Por lo tanto, lo mejor es que me quedo y soporte las profundas aflicciones. ¡Mírame! No sólo he sobrevivido, sino que tengo esperanza verdadera. No estoy caído o deprimido. Me regocijo en el Señor a través de todo lo que he pasado”.

+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/18580?src=devo-email
+
+