“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+


Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy: 21 de diciembre de 2012.

+

+

(Nota: Estas evidencias están supeditadas a su primer arrepentimiento del pecado: abandonar toda maldad, confiar en Cristo para la salvación eterna y permitirle que le traslade de las tinieblas a Su reino de luz.)

+

+

1. Usted está en Cristo, si usted está siendo continuamente renovado. Los que están “en Cristo” no se apoyan en una experiencia de conversión de una sola vez. Por el contrario, constantemente claman por ser transformados y renovados por el Espíritu Santo. Su oración diaria es: “Señor, saca de mí todo lo que no se parece a ti.”


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es: las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). “No por obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia nos salvó, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu Santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador” (Tito 3:5 -6).

+

2. Usted está en Cristo si gobierna su vida por las Escrituras. ¿Reverencia y teme usted la Palabra de Dios?


“El que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él” (1 Juan 2:5). La Biblia es muy clara: Sabemos que estamos en Cristo si amamos y obedecemos Su Palabra.

+

3. Usted está en Cristo, si su fe se mezcla con la caridad. La escritura dice que si usted no tiene caridad, o amor incondicional, usted no puede estar en Cristo.


“Si yo tuviera el don de profecía, y entendiese todos los misterios y toda ciencia, y si tuviese toda la fe, de manera que trasladase los montes, y no tengo amor, nada soy” (1 Corintios 13:2). En este pasaje “nada” en el griego significa, “No soy nada ahora ni nunca voy a serlo.” En otras palabras: “Sin amor incondicional por todos, soy un don nadie y siempre seré un don nadie”.


Usted puede ser un predicador dotado, un evangelista poderoso, o un maestro ungido de la Palabra de Dios que camina en gran fe, pero si usted no tiene amor por los demás, no es nada.

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/21001?src=devo-email

+

+

+