+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

+

Transcribo íntegramente un estudio que encontré en mis archivos y del cual no guardé el nombre de su autor. Si bien este NO es un sitio judeo-mesiánico, sino cristiano-mesiánico, en este estudio existen suficientes coincidencias de enfoque. Se enfatiza sobre el pacto de YaHWéH con Abram/Abraham que es una referencia para ambas casas y del cual hablamos específicamente en una sección de este sitio.

+

Y recordamos el ‘día de Jezreel’ del que se dice en Oseas 1:11:

+

“Se congregarán los hijos
de Judá y de Israel,
nombrarán un solo jefe
y se levantarán de la tierra,
porque grande será
el día de Jezreel”

+

En ese día inaugural del reino venidero “Israel” y “Judá” volverán a ser una sola Gran Nación: EL ISRAEL DE DIOS/JEZREEL, la nación central del reino venidero/athid lavo. Ella estará formada por un remanente salvo de ambos pueblos/familias/casas, separadas desde el año 910 A.C. luego de la muerte de Salomón, y que tuvieron muy diferente tránsito en la historia así como diferentes y muchas veces enfrentados roles en la referencia profética:

+

*

¿Cómo se convertirán las dos casas de Israel (la casa de Israel /Cristianismo y la casa de Judá /Judaísmo) en una sola casa? ¿Cuándo se cumplirá la profecía de Ezequiel (Yejezkel) 37:15-28, y Efraín (casa de Israel) y Judá (casa de Judá) se convierta en uno solo en la mano del Di-s de Israel? En este capítulo, discutiremos cómo y cuándo las dos casas de Israel serán redimidas y restauradas para el Di-s de Israel, y se reconcilien la una con la otra.

+

Con el fin de comprender cómo y cuando las dos casas de Israel volverán a estar unidas, se necesita comprender cómo la restauración y la unificación de las dos casas de Israel están relacionadas y asociadas con el pacto de Abraham (Avraham). El pacto es también primordial para comprender el significado profético de la nación de Israel, haciendo la paz con sus vecinos árabes en el final de los días. Al estar dispuesto a intercambiar “tierra por paz” basado sobre las Resoluciones 242 y 338 de las Naciones Unidas, el liderazgo de la nación de Israel y todos los judíos (casa de Judá) que aprueben el intercambio de “tierra por paz” están rechazando el pacto que el Di-s de Israel hizo con Abraham (Avraham).


El pacto que el Di-s de Israel hizo con Abraham (Avraham) es un pacto eterno (Génesis [Bereshit] 17:7. En Génesis [Bereshit] 15:18-21, el Di-s de Israel prometió a los descendientes de Abraham (Avraham) una tierra para siempre. En Levítico (Vayikrá) 25:23, el Di-s de Israel ordenó que la tierra no se venderá a perpetuidad.

+

Al rechazar el pacto que el Di-s de Israel hizo con Abraham (Avraham) y por estar dispuestos a intercambiar parte de la Tierra Prometida a perpetuidad por “paz,” la nación de Israel experimentará el tiempo de angustia más grande que jamás haya experimentado desde su constitución como nación (Daniel 12:1-2). Este período de tiempo es conocido también como la angustia de Jacob (Jeremías [Yirmeyahu] 30:7 o los dolores de parto del Mesías (Jevlei shel Mashíaj)). Sin embargo, durante el tiempo de la angustia de Jacob, las dos casas de Israel (Efraín y Judá) volverán a reunirse en la tierra de Israel (Jeremías [Yirmeyahu] 30:1-7) por medio de un gran derramamiento del Espíritu Santo (Rúaj HaKódesh) sobre el remanente de la casa de Israel (Cristianismo) y de la casa de Judá (Judaísmo) que creen en el pacto que el Di-s de Israel hizo con Abraham (Avraham).


La restauración de las dos casas de Israel y el regreso a la tierra de Israel será hecha por el Di-s de Israel con mano poderosa y brazo extendido a la vista de todas las naciones. El Di-s de Israel recogerá a Su pueblo como un pastor que recoge a Sus ovejas perdidas y las trae a la tierra de Israel (Ezequiel [Yejezkel] 34:11-13) desde todas las naciones de la tierra donde han estado esparcidos (Deuteronomio [Devarim] 30:1-5). La restauración de las dos casas de Israel y su regreso sobre los “montes de Israel” (Orilla Occidental) (Ezequiel[Yejezkel] 37:18-22) será el fin del exilio de ambas casas de Israel sobre las naciones de la tierra. Después de regresar a la tierra de Israel, a continuación de la “Redención Mesiánica” y el final del exilio de las dos casas de Israel en todas las naciones de la tierra, el Mesías (Mashíaj) judío Yeshúa/Jesús pondrá Sus pies sobre el monte de los Olivos (Zacarías [Zejariá]14:4) y será el Rey sobre toda la tierra (Zacarías [Zejariá] 14:9) y gobernará y reinará desde Jerusalén (Yerushalayim) enseñando la Torá a las naciones durante la Edad Mesiánica (Atid Lavó) (Isaías [Yeshayahu] 2:2-3) durante 1.000 años (Revelación 20:4, 6).