“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson que nos llegó hoy: 2 de setiembre del 2011:

+

¿Cree que Dios está dispuesto a acudir rápidamente a resolver su problema?


Aquí es donde muchos cristianos fallan. Ellos saben que Dios es todo lo que necesitan, admiten que Él tiene cuidado de ellos pero no están convencidos de que Él esté dispuesto a llegar rápidamente a ayudarles.


Cuando Dios no responde a su clamor de inmediato, se imaginan los obstáculos y bloqueos internos per se. Piensan en todo tipo de razones por las cuales el Señor no debe estar dispuesto a acudir a su ayuda.


En el monte Carmelo, Elías acusó al dios pagano Baal de abandonar a sus hijos:


“Ellos… invocaron el nombre de Baal desde la mañana hasta el mediodía. Decían: «¡Baal, respóndenos!» Pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera… ” (1 Reyes 18:26, RV1995).


“Hacia el mediodía, Elías se burlaba de ellos diciendo: «Gritad con voz más fuerte, porque es un dios. Quizá está meditando o tiene algún trabajo o se ha ido de viaje. ¡Tal vez duerme y haya que despertarlo!» Seguían ellos clamando a gritos, y se hacían cortes, conforme a su costumbre… hasta que les chorreaba la sangre…pero no se escuchó ninguna voz, ni hubo quien respondiera ni escuchara.” (1 Reyes 18:27-29, RV1995).


Escuche estas palabras de nuevo: “No había voz. . . no hay respuesta. . . nadie les prestó atención.”


¡Así es exactamente como acusamos a Dios de abandonar a sus hijos! Le pedimos, clamamos a Dios en voz alta, pero nos vamos por nuestro camino y ¡no creemos que Él nos haya escuchado! Salimos de la presencia del Señor, salimos de la iglesia, salimos del lugar secreto preguntándonos incluso si nos ha prestado atención.


El Señor está siempre dispuesto a escuchar y responder a nuestra petición de ayuda. Me encanta lo que David dijo de Él: “tú, Señor,eres bueno y perdonador, y grande en misericordiapara con todos los que te invocan. En el día de mi angustia te llamaré, porque tú me respondes.” (Salmo 86:5, 7, RV1995).


David dijo: “¡Mi Dios está listo y dispuesto a responder en el mismo momento en que clamo a Él! No me detengo a contemplar mi problema. No me lamento sobre ello o tratar de resolverlo. Voy a mi Señor y clamo: “¡Socorro!’”


Eso es todo por lo que Dios espera: el grito de su corazón quebrantado, ¡con la absoluta fe de un niño!
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/14781?src=devo-email
+
+