“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

EEUU, JERUSALEN Y UN ACTO DE JUSTICIA

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

11 de junio, 2012

+

+

by Gary Wilkerson

+

+

No busque victorias parciales solamente porque usted se encuentra fatigado, frustrado o con sentimientos de derrota. Dios nunca se detiene a la mitad de la victoria. En el momento en que usted se siente cansado y que no puede dar un paso más, frecuentemente es cuando Él está a punto de darle la victoria más grande, de traer liberación.


La iglesia no fue creada para grandes masas y multitudes en busca de confort, placer y deseosas de que todo se les dé en charola de plata. La iglesia fue creada para ser como los “300 de Gedeón,”  para ser conformada por guerreros que dicen, “Dios, yo sé que esto implicará una pelea. Yo sé que dicha guerra será agotadora e incluso que me provocará lágrimas, pero ¡Dios yo estoy contigo en esta batalla!”


Usted puede sentir que ha orado la última oración posible acerca de la necesidad que lo está oprimiendo. Usted se encuentra exhausto pero debe mantenerse en la batalla. No deje de orar. No se dé por vencido. ¡Sí, ha sido un largo día! La noche está por venir y en su interior usted dice, “Es tiempo de irme a dormir.” Pero en su lugar, Dios dice, “No, no, la batalla aún está comenzando.”


¿Qué ha sucedido con todas las noches de oración en las congregaciones? ¿Qué le ha sucedido a toda esa gente que se encontraba paciente esperando a Dios? ¿Qué le ha acontecido a toda esa gente que ayunaba y oraba por liberación?


La iglesia ha sido llamada para la batalla. Esta no fue creada solamente para ofrecer buenos servicios en hermosos edificios y con luces que se prenden y apagan durante la alabanza. ¡No es esto por lo que estamos aquí! Nos encontramos aquí para que las huestes del Hades no dominen. (Mateo 16:18). Nosotros no tenemos la promesa de que esto no será algo agotador o que lo único que necesitamos hacer es suspirar y las huestes del diablo no prevalecerán. ¡No! Va a ver una batalla y Satanás no se va a rendir fácilmente pero tenemos una promesa. ¡Va a implicar una batalla! ¿Está usted listo para pelear?
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/18446?src=devo-email
+
+

+