+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

++

+

+

+

Algunos hermanos me han preguntado sobre la orientación de este sitio confundidos por la aparente contradicción de sus contenidos. Voy a intentar ponerlo en claro. Existen dos hojas de ruta: por un lado la de las iglesias de Cristo -nos referimos a las que se enmarcan en la dogmática cristiana básica: Dios venido en carne, muerte expiatoria en la cruz, resurrección de entre los muertos y retorno en Gloria para establecer Su Reino de alcance mundial-. Estas actúan y se interceptan -y a veces se oponen- en el plano de este mundo cada cual con un reclamo de autenticidad y legitimidad. Estas “hojas de ruta” son muchas y variadas. Y por otro lado, por encima de ellas existe UNA “Hoja de Ruta” suprema cuyas etapas se cumplirán infaliblemente y es aquella diseñada por Dios/Elohim -YaHWéH- mismo.

+

Por la esperanza que nos fue dada sabemos ciertísimamente que todo este caos mundial se consumirá dando paso al “gran día de Jezreel” (Os 1:11) en el momento inaugural del Reino venidero -esto esta en la Hoja de Ruta del Altísimo- cuando sean establecidos “nuevos cielos y una nueva tierra” luego del terrible día de la Ira que los cristianos no veremos porque habremos sido arrebatados instantes antes al cielo para allí participar de las Bodas del Cordero ¿Esta lejos ese día? Sabemos que no ¿Cuan cerca está? No podemos decirlo pero lo avizoramos en la multiplicación de señales. De modo que, comenzando por ese gran día augural venidero -el día de Jezreel- vayamos hacia atrás para exponer los ejes temáticos de este sitio:

+

1) la reunificación de Israel y Judá en una sola nación de doce tribus (Oseas 1:11)


El único ISRAEL nacido en las faldas del Sinaí e instalado en la tierra prometida a Abraham y su descendencia para siempre de donde fueron desalojados el “cananeo,  el heteo,  el amorreo,  el ferezeo,  el heveo y el jebuseo” (Ex. 3:17) por voluntad del Altísimo se dividió en el año 930 A.C. en dos “reinos”, el del sur y el del norte. El del norte tomó para si el nombre de “Israel”, y el del sur el nombre de “Judá”. Diez tribus formaron el reino de Israel del norte, y dos tribus formaron el reino de Judá al sur. Esta división del ISRAEL de doce tribus en dos partes/casas/reinos/familias se revertirá en el “gran día de Jezreel” según se dice en Oseas 1:11;

+

“Se congregarán los hijos de Judá
y de Israel, nombrarán un solo jefe
y se levantarán de la tierra,
porque grande será el día de Jezreel”
Oseas 1:11

+

ISRAEL volverá a ser UNO en el mundo venidero/athid lavo: el ISRAEL DE DIOS o JEZREEL, la gloriosa nación de los redimidos, el Reino de los cielos. Esto debe de estar siempre presente en  nuestra mente y espíritu.

+

2) la encarnación del Hijo de Dios en el vientre de María


La fractura de ISRAEL ocurrió en el 930 A.C., ya que, en su búsqueda de identidad propia, el separado reino del norte se había había apartado de la religión de ISRAEL. Esto provocó el anuncio de excomunión y destierro de parte de YaHWéH -proclamado por Oseas y Amos- que  se  ejecutó en el año 722 A.C. por medio del emperador asirio Sargon II.

+

Y los hijos de Israel/casa de Israel -que así llamamos a veces a la población capturada y exiliada del reino del norte- fueron extirpados de la nación de ISRAEL y llevados a las regiones limítrofes del noreste del despiadado imperio asirio. Y de allí no volvieron -salvo muy pequeños contingentes testimoniales- sino que se movieron con el pasar de los siglos en varias direcciones cubriendo toda la tierra, siendo extremamente prolíferos, y mezclándose con todos los pueblos. Y en ese explosivo movimiento migratorio de escala planetaria, en donde fueron tomando diferentes nombres y absorbiendo o uniéndose a diferentes etnias, los hijos de Israel/casa de Israel lo hicieron con énfasis hacia occidente cubriendo en distintas oleadas lo que vino a ser luego Europa cuyos reinos se convertirían en protagonistas excluyentes de la historia universal engendrando naciones con la semilla de Abraham por todo el globo.

+

¿Y cómo los hijos de Israel/casa de Israel -también llamados “Efraín” en la profecía- irían a re-injertarse de nuevo en un único ISRAEL en Sión si se convirtieron en gentes de toda lengua y nación? Una pista le encontramos en Jeremías 31:21-22:


“…vuélvete por el camino por donde fuiste, virgen de Israel, vuelve a … tus ciudades. ¿Hasta cuándo andarás errante…? Porque YaHWéH creará una cosa nueva sobre la tierra: la mujer rodeará al varón”


En este pasaje YaHWéH clama a la descendencia de Israel errante –que llama “virgen de Israel” (ver el botón “Quien somos”)- para que vuelva al lugar de donde fue “echada” (Jer 23:7-8). Y nos dice que para provocar ese retorno crearía una “cosa nueva”. En el estudio “La mujer rodeará al varón” mostramos que esta expresión un poco oscura en el momento que fue pronunciada es una alusión a la encarnación del Hijo en el vientre virgen de una doncella, María/Myriam  ¡Y vaya si la encarnación del Verbo divino fue una novedad! YaHWéH se revestiría de naturaleza humana, adquiriría un cuerpo, en el vientre de una jovencita virgen para atraer de nuevo al contumaz “Efraín” ¡Vaya plan para cautivar a Efraín! ¿Y que pasaría con ese Dios encarnado que es el misterio mas profundo de la fe cristiana (1 Timoteo 3:16)?

+

3) la muerte de cruz, redención para el pueblo de ISRAEL y para todos


Leamos Filipenses 2:6-8:


“…el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz”


Es decir, el Hijo de Dios/Elohim fue enviado primero como Siervo a morir por los pecados de Su pueblo. Esa sería la manera de pagar por la rebeldía de “Efraín” para que le fuera posible así -borrada su rebeldía- re-injertarse en el cuerpo de ISRAEL de donde fue echado ¡Oh sabiduría de Dios!:

+

“Ayudó al pueblo de Israel, su siervo,
y no se olvidó de tratarlo con misericordia.
Así lo había prometido a nuestros antepasados,
a Abraham y a sus futuros descendientes”
Lucas 1:54-55

+

Ahora bien, para que “Efraín” -los hijos de Israel/casa de Israel- escuchara la Palabra del Siervo de YaHWéH y pudiera así recibir el perdón por su rebeldía fundamentado en la fe que emana del sacrificio vicario de la cruz, ésta -la Palabra/evangelio- tendría que ser enviada a toda la tierra, ya que los hijos de Israel/casa de Israel estaban/están esparcidos por todas las naciones. Y para eso el Señor programó una misión apostólica de alcance planetario y fundo una iglesia (congregación universal de los alcanzados por Su Palabra). Y así el anuncio de la gloriosa manifestación, muerte y resurrección de Cristo/Meshiaj de ISRAEL vino a ser luz a las naciones a la vez que alcanzaba a los hijos de Israel/casa de Israel contenidos en misterio dentro de ellas -mezclados aun étnica y culturalmente con ellas-. De modo que la muerte vicaria del Hijo de Dios/Siervo de YaHWéH se convirtió en un ofrecimiento de salvación/redención para todos los pueblos de la tierra, y Dios/Elohim no llamaría mas impuro al gentil por amor a Su pueblo desterrado entre ellos  (Hech. 10: 10-16).

+

4) el remanente


Y esa Luz de la Palabra/evangelio alumbraría así como un faro infinito a todos las gentes de todos los pueblos. Y cuando fueron enfocados por ella algunos interpusieron su opacidad no permitiendo que brille. Y otros la recibieron gozosos y por su vez se convirtieron en luz para otros. Por eso se dice que cuando recibimos a Jesús/Yeshua somos trasladados de las tinieblas a Su Luz admirable. Leamos todo el pasaje:


“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”


Y aquí vemos que quienes fuimos trasportados a Su Luz admirable somos un pueblo especial, escogido, anunciador de buenas nuevas. A este pueblo revelado por Su Luz a través de los siglos la palabra profética mas antigua llama “remanente” (Rom 9:27; Isa 10:22).

+

5) el remanente de Israel/ISRAEL volverá


Y en esos pasajes que pedimos al lector que consulte –Rom 9:27; Isa 10:22- discernimos dos cosas:

+

1) los que se salvan son pocos -un remanente- en comparación con la numerosísima descendencia de Israel que habita en las naciones. Y aun son pocos de entre los que se congregan en las iglesias de Cristo ya que en ellas el enemigo sembró cizaña que irá al fuego eterno junto con los impíos,

+

2) y vemos también que para YaHWéH “salvación” y “volver” a Sión son una misma cosa y en los pasajes citados se intercambian las dos palabras como siendo equivalentes. Somos “salvos” por la Palabra del evangelio para poder “volver” a ser injertados en ISRAEL (Efesios 3:6) -que es la Sión de donde fuimos echados- y participar así de Su Reino eterno.

+


Ahora bien, volviendo al inicio, ¿como se encuadran los contenidos de este sitio? ¿son evangélicos, católicos, o mesiánicos?.


-> Si tomamos en cuenta la libertad para el estudio de la Palabra podríamos decir que estamos en el campo evangélico -o protestante-.


-> Pero en los estudios sobre la virgen María/Myriam -en el botón “La señal a Efraín”- se habla de un déficit en la enseñanza evangélica sobre el rol de la virgen María/Myriam en el plan de redención. Sin embargo ella -la virgen María/Myriam- fue y es la “cosa nueva” que Dios/Elohim -YaHWéH- dio a los hombres para albergar en su vientre a Su Hijo que -hecho hombre- se daría en sacrificio vicario por la rebeldía del contumaz Efraín (Jer 31:22- 31:9) y de todos. En ese sentido, por nuestro reconocimiento a la virgen María/Myriam en el plan de redención estamos cerca del campo católico o de las iglesias apostólicas de oriente.


-> Pero nuestro énfasis es “el día de Jezreel”, que será cuando volverán a re-unirse un remanente santo de Israel con un remanente santo de Judá para restaurar el ISRAEL de doce tribus o Tabernáculo de David, que es el ISRAEL DE DIOS/JEZREEL al cual la palabra profética llama “un gran día” o “un día maravilloso” (Oseas 1:11). Y también afirmamos que en “las iglesias de Cristo” de todos los siglos se congregó/congrega el remanente salvo de la descendencia del reino del norte/reino de Israel o “Efraín”, junto con gentiles que abrieron su corazón a la Palabra. Y estos dos énfasis tienen un perfil mesiánico.


¿Y entonces?. En este sitio no se hace referencia a la pertenencia a ningún campo eclesial tal como hoy los conocemos. Creemos que “las iglesias” de Cristo, todas ellas, las de oriente y occidente, están siendo purificadas y la cizaña pronto será quemada. En Romanos 11:25-26 se nos dice que ha habido endurecimiento “en parte” de ISRAEL hasta que “la plenitud de los gentiles” entre en el Nuevo Pacto. Y luego de que las “plenitud de los gentiles” -una forma técnica de referirse a los israelitas gentilizados- entren en el Nuevo Pacto “todo ISRAEL” será salvo (eso lo analizamos en el estudio “Después de Romanos 11:25”). Es para anunciar estas cosas que abrimos este sitio. Lo ponemos por extenso:

+

Estamos cercanos a la portentosa transformación que se anuncia en Romanos 11:25 y siguientes, y haciendo foco en ella es donde ubicamos los contenidos de este sitio. Lo que enfatizamos -además de los dogmas apostólicos básicos consagrados en el concilio de Nicea y Efeso- es que nunca hubo un remplazo por Dios/Elohim de pueblo escogido -ISRAEL- sino que, en Su Sabiduría, la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob se hizo carne en todos los pueblos de la tierra y todos ellos pueden ahora heredar mediante Cristo/Meshiaj de ISRAEL las promesas hechas por YaHWéH a Abraham. Este es el Designio secreto que hoy viene a luz (Efe. 3:6, Gál. 3:13-14, Isa. 56:6-7). Y en esto avizoremos el fin del túnel de tinieblas en que este mundo ha entrado: en que va a surgir -según la Palabra- luego del gran caos o día de la Ira, una gloriosa Nación resplandeciente de Su Gloria instalada en el centro del mundo venidero, el cual no podemos entender completamente ahora, pero si intuir con los ojos de la fe que va mas allá de nuestro revestimiento carnal. Y este Reino de Gozo, Paz y Justicia, que heredaremos los justificados por Su sangre, está ahora abierto a todos los hombres -sin distinción- mediante la fe en Cristo/Meshiaj de ISRAEL. ¡Maranhata, ven Jesús!

+

+