“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

“Ustedes que honran al Señor
y escuchan la voz de su siervo:
si caminan en la oscuridad,
sin un rayo de luz,
pongan su confianza
en el Señor…”
Isaías 50:10

+

+

Una experiencia ineludible en nuestro transitar en la fe es que tendremos que andar un trecho en plena oscuridad. Nos preguntaremos entonces que pasó con nuestro Dios y en que hemos fallado -en que pecamos- para que Él nos haya vuelto la cara. Y si respondemos a esta pregunta sin que nuestra conciencia nos acuse, entonces lo que esta sucediendo es que Dios esta tensando la cuerda para probar nuestra fe.

+

Es fácil caminar con Dios por una calzada aplanada y a plena Luz, pero ¿lo haremos si esta vereda de pronto se interna en la mas cerrada oscuridad? Dice la Palabra que Jesús/Yeshua fue tentado en todo pero sin pecado. Y también Él –el Hijo Amado de Dios- pasó por esa vereda sin luz en el jardín de Getsemani y en el tormento de la cruz cuando pronunció palabras terribles: “¡Eloí, Eloí! ¿Lema sabactani?” que significa: “¡Dios mío, Dios mío! ¿Por qué me has abandonado?”. Es claro que en Su caso esa cerrada oscuridad solo puede ser explicada por el peso de nuestros pecados, los pecados de toda la humanidad a la que Él vino a ofrecer salvación. Pero, como sea, vemos que Él también caminó en la mas completa oscuridad. Como en el caso de Lot. Y de Isaías. Y de Jeremías. Y de Abraham. Y la lista es muy larga.

+

Hermano, si caminas de pronto en oscuridad y tu conciencia no te acusa de pecado, entonces es que estás pasando una prueba. Y hay buenas noticias: luego de ella va a brillar sobre tu vida el resplandor de Dios como nunca antes. Y tendrás un entendimiento mucho mas profundo de Sus obras. Job declaró luego de su prueba: “yo hablaba lo que no entendía; cosas demasiado maravillosas para mí, que yo no comprendía”, y sin embargo era considerado –y era- un hombre justo antes de la cerrazón que lo envolvió con el permiso de Dios. Y dice también la Palabra que al final de la prueba: “… quitó YaHWéH la aflicción de Job… y aumentó al doble todas las cosas…”. Es decir, alcanzo más entendimiento y prosperidad parte de Dios que antes. Y esto sucedió “cuando oraba por sus amigos” que veladamente o abiertamente lo habían acusado.

+

En todo caso entonces, si honras al Señor pero sientes que caminas en oscuridad, confiá en Él y permanece orando -aun por los que a tu alrededor complican aun más tu situación- y veras la luz al final del túnel.

+

+