“Todos vivirán en paz y prosperidad; disfrutarán de sus propias vides e higueras
porque no habrá nada que temer. ¡El Señor de los Ejércitos Celestiales
ha hecho esta promesa!…  nosotros seguiremos al Señor nuestro Dios
por siempre y para siempre. Israel regresa del destierro”
Miqueas 4: 4-5

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

“Con tu brazo has redimido a tu pueblo,
a los hijos de Jacob y de José”.
Salmo 77:15

*

Un comentario de una Biblia de Estudio define así la palabra “redentor”:


“El término traducido por redentor, heb. goel, designa en primer lugar al pariente más cercano, que tenía la obligación de socorrer al miembro de su familia que había perdido su libertad o su patrimonio familiar (cf. Lv 25.47-49, y véanse Ex 6.6 n.; Rt 2.20 n.; Jer 32.7 n.). Al aplicar este vocablo al Dios de Israel, el profeta sugiere que YaHWéH rescatará a su pueblo de la esclavitud y le devolverá la tierra de la que había sido despojado. Cf. Is 54.5-8″


La palabra entonces tiene dos filos: uno apunta hacia la liberación de la esclavitud y otro apunta hacia la restitución de un patrimonio.


Generalmente reconocemos con gran énfasis, en la obra redentora de Jesús/Yeshua a nuestro favor, el primer significado. Esto es: la liberación de nuestra alma de la esclavitud del pecado. ¡¡Gracias a Dios/Elohim por eso, levantamos las manos al cielo!!. Pero ¿qué hay de la devolución de nuestro patrimonio?. ¿Cuál es el patrimonio de los redimidos? Dice Jeremías 23:7-8:


“Por tanto, he aquí, vienen días…
en que no dirán más: ‘Vive YaHWéH,
que hizo subirá los hijos de Israel
de la tierra de Egipto’


sino:


‘Vive YaHWéH que hizo subir y trajo
a los descendientes de la casa de Israel
de la tierra del norte y de todas las tierras
adonde los había echado’;
y habitarán en su propio suelo”


Aquí se dice que el gran éxodo de los redimidos prometido a un remanente de la “casa de Israel” incluye la restitución de las tierras de las cuales fueron echados. Echados por YaHWéH debido a su rebeldía y su infidelidad, su apostasía. Y se habla de una restitución de su tierra (y a su tierra)  -”habitaran en su propio suelo”- a los redimidos de este pueblo infiel desterrado entre las naciones. Esto es una restitución de un patrimonio que debemos esperar junto con la liberación de la esclavitud del pecado y de los rudimentos de este mundo. Nos esta prometido a los redimidos no solo la liberación del yugo del pecado, sino una “herencia perpetua”.


Quienes caminamos hace ya décadas bajo la cobertura de la preciosísima sangre de nuestro Señor Jesucristo/ YeshuaHamashiaj ya asumimos nuestra liberación del pecado, a pesar de las demandas de la carne, del mundo y del enemigo que nos acosa como león rugiente. Pero nos toca en estos días asumir el otro filo de nuestra redención: la devolución de –y a- las tierras desde donde fueron echados nuestros ancestros, hace 2.700 años, por la dureza de su corazón rendido a la adoración de ídolos extraños: los ídolos fenicios Baal y Astarté.


No será  una devolución por las armas, ni estamos queriendo agregar otro ingrediente a las polémicas insolubles del Oriente Medio. Será una restitución a los redimidos que vendrá de la mano de nuestro Mesías y Salvador en Su segunda venida en juicio, poder y gloria. Juicio para un mundo que perece, y poder y gloria para exaltar a Su pueblo sobre todos los pueblos de la tierra al hacer retornar a Sión al ISRAEL DE DIOS/ JEZREEL. Dice Jeremías 321:12 refiriéndose al retorno de los redimidos a su tierra –el Éxodo Mayor de Israel- :


“Vendrán con gritos de gozo a lo alto de Sión
y correrán a los bienes de YaHWéH:
al pan, al vino, al aceite
y al ganado de ovejas y de vacas.
Su vida será como un huerto de riego
y nunca más tendrán dolor alguno”.


Esto habla de la alegría por una restitución patrimonial, aunque esta devolución sera a una Sión en Gloria muy diferente a la actual. Y en el Salmo 126:1-2 se nos habla de la intensa emoción de los redimidos en su retorno a esa Sión venidera:


“Cuando YaHWéH, hizo volver
de la cautividad a Sión,
fuimos como los que sueñan.
Entonces nuestra boca se llenó de risa
y nuestra lengua de alabanza.
Entonces decían entre las naciones:
«¡Grandes cosas ha hecho YaHWéH con estos!”
(Salmo 126:1)


Y las naciones miraran con asombro la obra de restitución prometida en la palabra “Redentor”: “grandes cosas ha hecho YaHWéH con estos”


^^^


La Palabra llama a los redimidos “monte de Sión”, esto es “población de Sión”:


“Vosotros, en cambio, os habéis acercado al monte Sión…” (Hebreos 12:22)


Y en Apocalipsis 14:1 se nos da una imagen muy vívida de los redimidos vinculándolos al monte de Sión:


“Después miré, y vi que el Cordero
estaba de pie sobre el monte de Sión,
y con él ciento cuarenta y cuatro mil
que tenían el nombre de él
y el de su Padre escrito en la frente”


mas adelante se nos dice que estos 144.000 son las primicias de los redimidos. Representan a los


“que fueron redimidos de entre los de la tierra”
(verso 3)


^^^


La Sión que heredaremos los redimidos estará cubierta de la Gloria del Altísimo como con un dosel, y sera exultante en su hermosura. Y será mas extensa que las tierras que hoy ocupa el Estado de Israel -si fuera posible una comparación-. Su “extensión geográfica” será la suma de la que hoy ocupa el Estado de Israel, mas los llamados territorios palestinos, Líbano, Siria y parte de Jordania. A esta ampliación de la Sión futura se refiere la Palabra en Isaías 54:2-3:


“Ensancha el sitio de tu tienda
y las cortinas de tus habitaciones
sean extendidas; no seas apocada;
alarga tus cuerdas y refuerza tus estacas.

+

Porque te extenderás a la mano derecha
y a la mano izquierda;
tu descendencia heredará naciones
y habitará las ciudades asoladas”.


En donde se nos dice que los redimidos “heredaran naciones” por pertenecer al Reino del Rey de reyes y Señor de señores como “reyes y sacerdotes”. Y a esta extensión del futuro territorio de Sión se refiere también Isaías 55:25 aludiendo al Reino del Hijo de David -el “Tabernáculo de David” restaurado- que es el Reino de los Cielos de los evangelios:


“Asimismo pondré su mano sobre el mar
y sobre los ríos su diestra”.


en donde el “mar” es el Mediterráneo y “los ríos” son el Eufrates y el Tigris.


^^^


Dice Isaías 35:10 refiriéndose a este portentoso retorno de los redimidos luego de la manifestación en gloria de nuestro Señor Jesucristo/YeshuaHamashiaj y la consecuente restauración y glorificación de Sión para contener la morada de Dios/Elohim -YaHWéH- con Su pueblo:


“Y los redimidos por YaHWéH
volverán a Sión con alegría;
y habrá gozo perpetuo sobre sus cabezas.
Tendrán gozo y alegría,
y huirán la tristeza y el gemido”.