“Tengo,  además,  otras ovejas que no son de este redil;
a esas también debo atraer y oirán mi voz,
y habrá un rebaño y un pastor”
Juan 10:16

“…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

Tomo del sitio “Puente Católico.com” (http://www.davidmacd.com/catolicos/mariaymartinlutero.htm) los comentarios de Martín Lutero y los reformadores sobre cual era su posición doctrinaria sobre María. El lector, si es evangélico, se llevará una gran sorpresa. Si meditamos con altura de miras no es posible suponer que solo a partir del 1.500 llego el evangelio verdadero a la humanidad. Antes de esa fecha hubo muchos santos hombres de Dios por Palabra y por obra, y muchos de ellos dieron su vida en defensa la fe cristiana ante un mundo impío. En estos días, cuando estamos al fin de la gloriosa trayectoria de la iglesia de Cristo y esperamos el advenimiento prometido, debemos acoger a toda la cristiandad en un solo redil porque así lo hace nuestro Señor (desde ya sabemos que entre nosotros hay cizaña que sera separada por el Señor). La historia y el angustioso presente muestra que fuera de la Iglesia Católica -en nosotros- hay y hubo vicios de doctrina y de conducta tan impresentables como los que hubo y hay en la iglesia que cruza milenios superando contradicciones y depurándose mas de una vez. En todo caso las opiniones citadas (doy por válido que las citas son auténticas) deben ser motivo de meditación. Los evangélicos nos debemos una presentación renovada de la posición de la virgen María en el Plan de Redención  A estos efectos, en esta sección -  “La señal a Efraín” – estoy buscando esa renovación de la doctrina evangélica moderna para volver a traer a la que hoy es una Gran Ausente a nuestro seno.



Martin Lutero, Fundador de la Reforma, habla de María


En su sermón del 15 agosto de 1522, la última vez que Martín Lutero predicó en la fiesta de la Asunción dijo:


“No cabe duda de que la Virgen María está en el cielo. Cómo ocurrió no lo sabemos. Y, ya que el Espíritu Santo no nos ha dicho nada acerca de esto, no lo podemos hacer artículo de fe…Es suficiente saber que ella vive en Cristo”.


“La veneración de María está en las profundidades del corazón”. (Sermón, 1 de septiembre de 1522)


“(Ella es) la mujer más encumbrada y la joya más noble de la cristiandad después de Cristo…ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas. Nunca podremos honrarla lo suficiente. Aún cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras”. (Sermón, Navidad 1531)


“Ninguna mujer es como tú. Tú eres más que Eva o Sara, bendita sobre toda nobleza, sabiduría y santidad”. (Sermón, Fiesta de la Visitación, 1537).


“Cada uno tendría que honrar a María tal como ella misma lo expresó en el Magnificat. Ella alabó a Dios por sus obras. ¿Cómo podremos entonces nosotros alabarla? El verdadero homenaje de María es en honor de Dios, la alabanza de la Gracia de Dios…María nada es por su propio mérito, sino por el mérito de Cristo…María no desea que vayamos a ella sino a través de ella hacia Dios”. (Explicación del Magnificat, 1521)


Lutero exalta a la Bienaventurada Virgen dándole la posición de “Madre Espiritual” para los cristianos:


“Es consuelo y sobreabundante bondad de Dios que el hombre pueda exultar en semejante tesoro: María es su verdadera Madre…” (Sermón, Navidad, 1522)


“María es la Madre de Jesús y Madre de todos nosotros aunque Cristo solamente fue quien reposó en su regazo…Si Él es nuestro, debiéramos estar en su lugar; ya que donde Él está debemos estar también nosotros y todo lo que Él tiene debe ser nuestro, y su madre es también nuestra madre”. (Sermón, Navidad, 1529).


Martín Lutero creía en la Inmaculada Concepción de María, las siguientes son palabras de Lutero:


“Es dulce y piadoso creer que la infusión del alma de María se efectuó sin pecado original, de modo que en la mismísima infusión de su alma ella fue también purificada del pecado original y adornada con los dones de Dios, recibiendo un alma pura infundida por Dios; de modo que, desde el primer momento que ella comenzó a vivir fue libre de todo pecado”. (Sermón: “Sobre el día de la Concepción de la Madre de Dios”1527).


“Ella es llena de gracia, proclamada ser enteramente sin pecado (algo excesivamente grande). Para que la gracia de Dios la llenara con todo bien e hiciera que ella libre de todo mal”. (Personal {“Pequeño”} Libro de oración, 1522).


Martin Lutero sobre la Virginidad perpetua de María:


“Cristo, nuestro Salvador, fue el fruto real y natural del vientre virginal de María…Esto sin la cooperación de un hombre y ella permaneció virgen después”.
{Luther’s Works, eds. Jaroslav Pelikan (vols. 1-30) & Helmut T. Lehmann (vols. 31-55), St. Louis: Concordia Pub. House (vols. 1-30); Philadelphia: Fortress Press (vols. 31-55), 1955, v.22:23 / Sermons on John, chaps. 1-4 (1539) }


“Cristo…fue el único Hijo de María, y la Virgen María no tuvo otros hijos aparte de Él… Me inclino a aceptar a quienes declaran que los “hermanos” realmente significan “primos” aquí ya que el escritor sagrado y los judíos en general siempre llamaban hermanos a los primos”.
{Pelikan, ibid., v.22:214-15 / Sermons on John, chaps. 1-4 (1539) }


“Una nueva mentira acerca de mí está circulando. De acuerdo a ella se supone que yo he predicado y escrito que María, la Madre de Dios, no fue virgen antes o después del nacimiento de Cristo…”
{Pelikan, ibid.,v.45:199 / That Jesus Christ was Born a Jew (1523)


La Escritura no dice o indica que ella haya perdido su virginidad luego…


“Cuando Mateo (1,25) dice que José no conocía carnalmente a María hasta que ella dio a luz a su hijo, no dice seguidamente que la haya conocido luego; al contrario, significa que nunca la conoció…Esta charlatanería…es injustificada…el nunca tomó en cuenta ni prestó atención ya sea a la Escritura o al idioma común”.
{Pelikan, ibid.,v.45:206,212-3 / That Jesus Christ was Born a Jew (1523) }


El editor Jaroslav Pelikan (luterano) agrega:


“Lutero…ni siquiera consideró la posibilidad de que María pudiera tener otros hijos además de Jesús. Esto es consistente con la aceptación durante toda su vida de la idea de la virginidad perpetua de María”
{Pelikan, ibid.,v.22:214-5}


“…ella es llena de gracia, proclamada por ser enteramente sin pecado…la gracia de Dios la llena con todo lo bueno y hace de ella libre de todo mal…Dios es con ella, significando que todo lo que ella hizo o no hizo es divino y acción de Dios en ella. Más aún, Dios la guardó y protegió de todo lo que pudiera ser dañino para ella”
Ref: Luther’s Works, American edition, vol. 43, p. 40, ed. H. Lehmann, Fortress, 1968


“…ella con justicia es llamada no solo madre del hombre, sino también la Madre de Dios…es cierto que María es la Madre del real y verdadero Dios”
Ref: Sermon on John 14. 16: Luther’s Works (St. Louis, ed. Jaroslav, Pelican, Concordia. vol. 24. p. 107)


“Cristo, nuestro Salvador fue el real y natural fruto del vientre virginal de María…esto sin la cooperación de un hombre y ella permaneció virgen después.”
(Ref: On the Gospel of St. John: Luther’s Works, vol. 22. p. 23, ed. Jaroslav Pelican, Concordia, 1957)


“La humanidad ha resumido toda su gloria en una sola frase: la Madre Dios. Nadie puede decir algo más grande de ella aunque hablara tantas lenguas como hojas hay en los árboles”. (Del “Commentary on the Magnificat”.)


Martin Lutero defiende la Eucaristía


En 1529 Martin Lutero se comprometió en la cuestión de la transubstanciación en la famosa conferencia de Marburg con Zwingli y otros teólogos suizos; el mantuvo su posición de que Cristo está presente en el pan y vino de la Eucaristía.


Comentarios sobre Lutero


“. . . en las resoluciones de las 95 tesis Lutero rechaza cualquier blasfemia contra la Virgen y piensa que debe pedirse perdón por cualquier mal pensado o dicho en contra de ella”.
(Ref: Wm. J. Cole, “Was Luther a Devotee of Mary?” in Marian Studies 1970, p. 116:)


Otros Reformadores sobre la Perpetua Virginidad de María:


Juan Calvino


Helvidius mostró excesiva ignorancia al concluir que María debe haber tenido muchos hijos porque el término “hermanos” de Cristo es mencionado varias veces”
{Harmony of Matthew, Mark & Luke, sec. 39 (Geneva, 1562), vol. 2 / From Calvin’s Commentaries, tr. William Pringle, Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1949, p.215; on Matthew 13:55}


“(Sobre Mateo 1,25): La deducción que él [Helvidius] hizo, de que María no permaneció virgen más que hasta su primer parto, y que después tuvo otros hijos de su esposo… Ninguna justa y solidamente fundada inferencia puede ser lograda a partir de esas palabras…como que tomara lugar después del nacimiento de Cristo. El es llamado el “Primogénito”; pero por el solo propósito de informarnos que nació de una virgen…lo que ocurrió después no nos es informado por los historiadores…nadie podrá sostener este argumento obstinadamente, excepto por un extremo apego a las disputas”. {Pringle, ibid., vol. I, p. 107}


“Con la palabra “hermanos” los hebreos incluyen a todos los primos y a otros familiares, cualquiera sea el grado de afinidad”.
{Pringle, ibid., vol. I, p. 283 / Commentary on John, (7:3)}



Huldreich Zwingli


En septiembre de 1522, Zwingli hizo una lírica defensa de la virginidad perpetua de María Madre de Cristo…para negar que María permaneció “inviolada” antes, durante y después de dar a luz a su Hijo habría que dudar de la omnipotencia de Dios…y sería correcto y beneficioso repetir el saludo angelical -no oración – “Ave María”… “Dios estimó a María por sobre todas las criaturas, incluyendo los ángeles y santos. Es su pureza, inocencia e invencible fe lo que el género humano debiera seguir. La oración de cualquier manera, debe ser…solamente a Dios…”


Zwingli en 1524 imprimió un sermón sobre: “María, siempre virgen, madre de Dios”.


“Nunca he pensado, ni mucho menos enseñado o declarado públicamente, nada concerniente al sujeto de la siempre Virgen María, Madre de nuestra salvación, que pudiera ser irrespetuoso, impío, inmerecido o malo…creo con todo mi corazón, acorde a la palabra del Santo Evangelio que esta virgen pura que trajo para nosotros al Hijo de Dios permaneció en el parto y después de éste, virgen pura y sin mancilla por la eternidad”. {Thurian, ibid., p.76 / same sermon}


Heinrich Bullinger


Bullinger (d. 1575)…defiende la virginidad perpetua de María…y arremete contra los falsos cristianos que la defraudaron o faltaron en darle merecida alabanza:


“en María todo es extraordinario y todo más glorioso como brotado de la pura fe y ferviente amor hacia Dios. “Ella es” la más única y noble miembro de la comunidad cristiana”.


“La Virgen María…totalmente santificada por la gracia y la sangre de su único Hijo y abundantemente enriquecida con el don del Espíritu Santo y preferida sobre todo…ahora vive feliz con Cristo en el cielo y es llamada – y permanece siempre – Virgen y Madre de Dios”. {In Hilda Graef, Mary: A history of Doctrine and Devotion, combined ed. of vols. 1 & 2, London: Sheed & Ward, 1965, vol.2, pp.14-5}
John Wesley (Fundador de la Iglesia Metodista)


“La Bienaventurada Virgen María, quien, después de darlo a luz, continuó virgen pura y sin mancha”


***