“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“Pues a Dios, en toda su plenitud,  le agradó vivir en Cristo, y por medio de él, Dios reconcilió consigo
todas las cosas. Hizo la paz con todo lo que existe en el cielo y en la tierra,  por medio
de la sangre de Cristo en la cruz”
Colosenses 1, 19-20

+

+

“…levantó la mano derecha hacia el cielo.  Hizo un juramento en el nombre de aquel que vive
por siempre y para siempre, quien creó los cielos y todo lo que hay en ellos, la tierra
y todo lo que hay en ella, y el mar y todo lo que hay en él. El ángel dijo:
—Ya no habrá más demora”
Apocalipsis 10, 5-6

+

+

“Ahora Dios nos ha dado a conocer su misterioso plan acerca de Cristo…  Y el plan es el siguiente:
a su debido tiempo, Dios reunirá todas las cosas y las pondrá bajo la autoridad de Cristo,
todas las cosas que están en el cielo y también las que están en la tierra”
Efesios 1, 9-10

+

+

“…, estos huesos representan al pueblo de Israel. Ellos dicen: “Nos hemos vuelto huesos viejos y secos;
hemos perdido toda esperanza… profetiza y diles: — ‘Oh pueblo mío, abriré las tumbas del
destierro y haré que te levantes. Luego te regresaré a la tierra de Israel.
Cuando eso suceda… sabrás que yo soy el Señor”
Ezequiel 37, 11-13

+

+

“El rey Nabucodonosor envió el siguiente mensaje a la gente de todas las razas, naciones y lenguas
del mundo: –Quiero que todos conozcan las señales milagrosas y las maravillas que el Dios
Altísimo ha realizado en mi favor. Su reino durará para siempre, y su dominio
por todas las generaciones”
Daniel 4, 1-3

+

+

“Aunque la visión tarda en cumplirse, se cumplirá a su tiempo, no fallará.
Aunque tarde, espérala, porque sin duda vendrá, no tardará”
Habacuc 2:3

+

+

“…cuando habló, el mundo comenzó a existir; apareció por orden del Señor… (que) frustra los planes de las
naciones y hace fracasar todas sus intrigas… los planes del Señor se mantienen firmes
para siempre; sus propósitos nunca serán frustrados. Qué alegría para la
nación cuyo Dios es el Señor, cuyo pueblo él eligió como herencia”
Salmo 33, 9-12

+

+

“… puso el pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra… levantó su mano derecha al cielo,
y juró por el que vive por los siglos de los siglos, quien creo el cielo y las cosas que en
el hay, y la tierra y las cosas que en ella hay, y el mar y las cosas que en el hay,
que ya no habrá dilación,…el misterio de Dios será consumado…”
Apocalipsis 10, 5-7

+

+

“Después vi a una bestia que subía del mar… Y el dragón le dio a la bestia su propio poder y trono
y gran autoridad… Vi que una de las cabezas de la bestia parecía estar herida de muerte,
¡pero la herida mortal sanó! Todo el mundo se maravilló de este milagro y dio lealtad
a la bestia.  Adoraron al dragón por haberle dado semejante poder a la bestia
y también adoraron a la bestia”
Apocalipsis 13

+

+

“Según su grande misericordia [Él] nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo
de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los
cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar
la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero”
1 Pedro 1, 3-9

+

+

“El Señor de los ejércitos los defenderá; ellos devorarán y pisotearán las piedras de la honda…
Los salvará el Señor su Dios aquel día como rebaño de su pueblo; porque como
piedras de una corona brillan sobre su tierra”
Zacarías 9: 15-16

+

+

“Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado:
Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago;
Dios mismo vendrá, y os salvará”
Isaías 35: 3-4,

+

+

“¡Que la gloria del Señor continúe para siempre! ¡El Señor se deleita en todo lo que ha creado!…
Cantaré al Señor mientras viva… Que todos mis pensamientos le agraden… que dejen
de existir para siempre los perversos. Que todo lo que soy alabe al Señor”
Salmo 104, 31-35

+

+

“Incluso los profetas quisieron saber más cuando profetizaron acerca de esta salvación inmerecida que estaba
preparada para ustedes. Se preguntaban… en qué circunstancias se refería el Espíritu de Cristo,
que estaba en ellos, cuando les dijo de antemano sobre los sufrimientos de Cristo
y de la inmensa gloria que después vendría.”
1 Pedro 1, 10-11

+

+

»En esos tiempos oscuros no se podía viajar con seguridad y los problemas perturbaban a los habitantes
de todos los países. Nación luchaba contra nación, ciudad contra ciudad, porque Dios
las afligía con todo tipo de dificultades; pero en cuanto a ustedes, sean
fuertes y valientes porque su trabajo será recompensado»
2 Crónicas 15, 5-6

+

+

“David también habló de lo mismo cuando describió la felicidad de los que son declarados justos sin hacer
esfuerzos para lograrlo: «Oh, qué alegría para aquellos a quienes se les perdona la
desobediencia… Sí, qué alegría para aquellos a quienes el Señor les
borró el pecado de su cuenta»
Romanos 4, 6-8

+

+

“¡Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están
tus caminos! Atravesando el valle de lágrimas, lo cambian en fuente…
Irán de poder en poder; verán a Dios en Sión”
Salmo 84: 5-7

+

+

“En ese día —dice el Señor—, cuando la gente jure ya no dirá: “Tan cierto como que el Señor vive,
quien rescató al pueblo de Israel de la tierra de Egipto”. En cambio dirán: “Tan
cierto como que el Señor vive, quien trajo a Israel de regreso a su propia
tierra desde la tierra del norte y de todos los países a los que él
los envió…”. Entonces vivirán en su propia tierra”
Jeremías 23, 7-8

+

+

“… dice el Señor, Dios de Israel: ustedes derribaron las casas de esta ciudad y hasta el palacio real a fin
de conseguir materiales para fortalecer las murallas contra las rampas de asalto… Ustedes esperan luchar
contra los babilonios pero los hombres de esta ciudad ya están como muertos…  Sin embargo, llegará
el día en que sanaré las heridas de Jerusalén y le daré prosperidad y verdadera paz. Restableceré
el bienestar de Judá e Israel… y perdonaré todos sus pecados de rebelión. ¡Entonces esta
ciudad me traerá gozo, gloria y honra ante todas las naciones de la tierra!”
Jeremías 33, 4-9

+

+

“Aun antes de que comenzaran los dolores de parto, Jerusalén dio a luz un hijo. ¿Acaso alguien ha visto
algo tan extraño como esto?… ¿Acaso ha nacido una nación en un solo día? ¿Acaso ha surgido
un país en un solo instante?… ¿Llevaría yo a esta nación al punto de nacer para
después no dejar que naciera?… ¡No! Nunca impediría que
naciera esta nación», dice su Dios”
Isaías 66: 7-9

+

+

“¡Señor, no hay nadie como tú! Pues eres grande y tu nombre está lleno de poder. ¿Quién no te temería,
oh Rey de las naciones? ¡Ese título te pertenece solo a ti! Entre todos los sabios de
la tierra y en todos los reinos del mundo no hay nadie como tú”
Jeremías 10, 6-7

+

+

»Miren a mi siervo, al que yo fortalezco; él es mi elegido… He puesto mi Espíritu sobre él;
él hará justicia a las naciones… No vacilará ni se desalentará hasta que prevalezca
la justicia en toda la tierra. Aun las tierras lejanas más allá del mar
esperarán sus instrucciones»
Isaías 42: 1-4

+

+

“Él es el Dios que me ha vengado… Él me salva de la furia de mis enemigos, de los rebeldes
que se alzaron contra mí. ¡Tú, Señor, me salvas de los hombres violentos! Por eso
te alabo entre las naciones y canto himnos a tu nombre. Concedes grandes
victorias al rey que has escogido; siempre tratas con amor
a David y a su descendencia”
Salmo 18, 47-50

+

+

“El Señor reconstruye a Jerusalén y reúne a los exiliados de Israel; restaura a los abatidos y cubre
con vendas sus heridas. Él determina el número de las estrellas y a todas ellas les pone
nombre. Excelso es nuestro Señor y grande su poder… su entendimiento es infinito;
El Señor sostiene a los pobres pero hace morder el polvo a los impíos”
Salmo 147: 2-6

+

+

«¡Oh Señor, nadie sino tú puede ayudar al débil contra el poderoso! Ayúdanos… porque solo en ti
confiamos. Es en tu nombre que hemos salido contra esta inmensa multitud. ¡Oh Señor,
tú eres nuestro Dios; no dejes que simples hombres prevalezcan contra ti!»
2 Crónicas 14: 11

+

+

“Y cuando él venga, abrirá los ojos de los ciegos y destapará los oídos de los sordos. El cojo saltará
como un ciervo, y los que no pueden hablar ¡cantarán de alegría! Brotarán manantiales en
el desierto y corrientes regarán la tierra baldía. El suelo reseco se convertirá
en laguna y los manantiales de agua saciarán la tierra sedienta”
Isaías 35, 5-7

+

+

“Sin embargo, ese tiempo de oscuridad y de desesperación no durará para siempre… habrá un tiempo en el futuro
cuando Galilea de los gentiles… será llena de gloria. El pueblo que camina en oscuridad verá
una gran luz… Harás que crezca la nación de Israel, y sus habitantes se alegrarán…
Las botas de los guerreros y los uniformes manchados de sangre por la
guerra serán quemados; serán combustible para el fuego”
Isaías 9, 1-5

+

+

“¡Canta, oh hija de Sión; grita fuerte, oh Israel!¡Alégrate y gózate con todo tu corazón, oh hija de Jerusalén!
Pues el Señor quitará su mano de juicio y dispersará a los ejércitos de tus enemigos.
¡El Señor mismo, el Rey de Israel, vivirá en medio de ti! Por fin, se habrán
terminado tus aflicciones y nunca jamás temerás el desastre”
Sofonías 3, 14-15

+

+

»Alégrense con él, oh cielos, y que lo adoren todos los ángeles de Dios. Alégrense con su pueblo,
oh gentiles, y que todos los ángeles se fortalezcan en él. Pues él vengará la sangre
de sus hijos, cobrará venganza de sus enemigos… y limpiará la
tierra de su pueblo»
Deuteronomio 32, 43

+

+

“Pero el Señor tendrá misericordia de los descendientes de Jacob y una vez más elegirá a Israel
como su pueblo especial. Lo hará regresar para que se establezca otra vez en su propia
tierra. Y gente de varias naciones vendrá para encontrarse con ellos y
unirse a la casa de Jacob”
Isaías 14, 1

+

+