+

“Pon tu esperanza en el Señor y marcha con paso firme por su camino. Él te honrará al darte la tierra…
He visto a gente malvada y despiadada florecer como árboles en tierra fértil. Pero cuando volví
a mirar, ¡habían desaparecido… no pude encontrarlos! El Señor rescata a los justos;
él es su fortaleza en tiempos de dificultad… Él salva a los justos,
y ellos encuentran refugio en él”
Salmo 37, 34-40


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“—Les digo la verdad, no fue Moisés quien les dio el pan del cielo, fue mi Padre. Y ahora
él les ofrece el verdadero pan del cielo, pues el verdadero pan de Dios es el que desciende
del cielo y da vida al mundo… —Yo soy el pan de vida. El que viene a mí nunca volverá
a tener hambre; el que cree en mí no tendrá sed jamás”

Juan 6: 32-35

+

+

“… los que el Padre me da, vienen a mí; y a los que vienen a mí, no los echaré fuera.
Porque yo no he bajado del cielo para hacer mi propia voluntad, sino para hacer
la voluntad de mi Padre…que…no pierda a ninguno de los que me ha dado,
sino que los resucite en el día último”
Juan 6: 37-39

+

+

“… todos los que pertenecen a Cristo recibirán vida nueva; pero esta resurrección
tiene un orden: Cristo… primero…, luego todos los que pertenecen a Cristo
serán resucitados cuando él regrese. Después de eso, vendrá el fin, cuando él
le entregará el reino a Dios el Padre, luego de destruir a todo gobernante
y poder y toda autoridad”
1 Corintios 15: 22-24

+

¡

“Y de la manera que está establecido á los hombres que mueran una vez, y después el juicio;
Así también Cristo fué ofrecido una vez para agotar los pecados de muchos; y la segunda vez,
sin pecado, será visto de los que le esperan para salud”
Hebreos 9: 27-28

+

+

“… tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la extraordinaria grandeza del poder
sea de Dios y no de nosotros. Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos, pero no
desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no destruidos…
Porque nosotros que vivimos… estamos siendo entregados a muerte por causa
de Jesús, para que… la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo mortal”
2 Corintios 4: 7-11

+

+

“Es por esto que nunca nos damos por vencidos. Aunque nuestro cuerpo está muriéndose…
no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista
en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver
pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver
permanecerán para siempre”
2 Corintios 4:16-18

+

+

“Pues Jesús ha sido fiel a Dios, que lo nombró …como también Moisés fue fiel
…en toda la casa de Dios. Pero a Jesús se le ha concedido más honor que a Moisés,
del mismo modo que el que hace una casa recibe más honor que la casa misma”
Hebreos 3:2-3

+

+

“…nadie puede venir a mí a menos que me lo traiga el Padre, que me envió,
y yo lo resucitaré en el día final. Como dicen las Escrituras:
“A todos les enseñará Dios”. Todos los que escuchan al Padre
y aprenden de él, vienen a mí”
Juan 6: 44-45

+

+

“Dios…eligió llevar a muchos hijos a la gloria. Convenía…que, mediante el sufrimiento,
hiciera a Jesús un líder… apto para llevarlos a la salvación. Por lo tanto,
Jesús y los que él hace santos tienen el mismo Padre. Por esa razón,
Jesús no se avergüenza de llamarlos sus hermanos”
Hebreos 2:10-11

+

+

“El Señor los guiará continuamente, les dará agua cuando tengan sed
y restaurará sus fuerzas. Serán… como un manantial que nunca se seca.
Algunos de ustedes reconstruirán las ruinas desoladas de sus ciudades. …
serán conocidos como reconstructores de muros y restauradores de casas”
Isaías 58, 11-12

+

+

“El Señor de los Ejércitos Celestiales dice: pueden estar seguros de que rescataré
a mi pueblo del oriente y del occidente.  Yo los haré regresar a casa para
que vivan seguros en Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y como su Dios
los trataré con fidelidad y justicia”
Zacarías 8: 7-8

+

+

»Hijo de hombre, no tengas miedo ni de ellos ni de sus palabras. No temas aunque
sus amenazas te rodeen como ortigas, zarzas y escorpiones venenosos. No te desanimes
por sus ceños fruncidos, por muy rebeldes que ellos sean. Debes darles mis mensajes,
te escuchen o no… Abre la boca y come lo que te doy».
Ezequiel 2: 6-8

+

+

“Hermanos, ¡escuchen! Estamos aquí para proclamar que, por medio de este hombre Jesús,
ustedes tienen el perdón de sus pecados.  Todo el que cree en él es declarado justo
ante Dios, algo que la ley de Moisés nunca pudo hacer…  estoy haciendo algo
en sus propios días… que no creerían aun si alguien les dijera”
Hechos 13: 38-41

+

+

“Y vosotros sois los que habéis permanecido conmigo… os asigno un Reino,
como mi Padre me lo asignó a mí, para que comáis y bebáis a mi mesa”
Lucas 22:28-30

+

+

“Todo el que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Yo vivo gracias
al Padre viviente que me envió; de igual manera, todo el que se alimente de mí
vivirá gracias a mí. Yo soy el pan verdadero que descendió del cielo.
El que coma de este pan no morirá… sino que vivirá para siempre”
Juan 6: 56-58

+

+

“Yo los traeré del país del norte; los reuniré de los confines de la tierra.
¡Volverá una gran multitud!… Entre llantos vendrán, y entre consuelos
los conduciré. Los guiaré a corrientes de agua por un camino llano
en el que no tropezarán. Yo soy el padre de Israel;
mi primogénito es Efraín”
Jeremías 31:8-9

+

+

“Porque así dice el SEÑOR: «Hacia ella extenderé la paz como un torrente,
y la riqueza de las naciones como río desbordado… Como madre que
consuela a su hijo, así yo los consolaré a ustedes;
en Jerusalén serán consolados.»
Isaías 66: 12-13

+

+

“Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman,
los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. Porque a los que Dios conoció
de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo,
para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. A los que predestinó, también
los llamó; a los que llamó, también los justificó; y a los que justificó,
también los glorificó”
Romanos 8: 28-30

+

+

“Se dirá en aquel día: –¡He aquí, este es nuestro Dios! Le hemos esperado,
y nos salvará. ¡Este es YaHWéH, a quien hemos esperado! Nos gozaremos
y nos alegraremos en su salvación”
Isaías 25:9

+

+

“Muchos han intentado hacer un relato de las cosas que se han cumplido
entre nosotros, tal y como nos las transmitieron los que desde el principio
fueron testigos presenciales… Por lo tanto, yo también… habiendo investigado
todo esto con esmero desde su origen, he decidido escribírtelo ordenadamente”
Lucas 1: 1-3

+

+

“Cuando Abram tenía noventa y nueve años, el Señor se le apareció y le dijo: «Yo soy El-Shaddai…
Yo haré un pacto contigo, por medio del cual garantizo darte una descendencia incontable».
Al oír eso, Abram cayó rostro en tierra. Después Dios le dijo:… ¡te haré el padre
de una multitud de naciones! Además, cambiaré tu nombre. Ya no será Abram,
sino que te llamarás Abraham”
Génesis17:1-5

+

+

“Jesús estaba consciente de que sus discípulos se quejaban, así que les dijo: «¿Acaso esto
los ofende? ¿Qué pensarán, entonces, si ven al Hijo del Hombre ascender al cielo otra vez?
Solo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que yo
les he hablado son espíritu y son vida, pero algunos de ustedes no me creen… Por eso dije
que nadie puede venir a mí a menos que el Padre me lo entregue»”
Juan 6: 61-65

+

+

“…el Señor nuestro Dios es el que nos rescató a nosotros y a nuestros antepasados
de la esclavitud en la tierra de Egipto. Él hizo milagros poderosos ante nuestros
propios ojos. Cuando andábamos por el desierto, rodeados de enemigos, él nos protegió…
Por lo tanto, nosotros.. serviremos al Señor, porque solo él es nuestro Dios”
Josue 24: 17-18

+

+

“Así que debemos prestar mucha atención a las verdades que hemos oído, no sea que nos desviemos…
Pues el mensaje que Dios transmitió… se ha mantenido siempre firme, y toda infracción de la ley
y todo acto de desobediencia recibió el castigo que merecía.  Entonces, ¿qué nos hace pensar que
podemos escapar si descuidamos esta salvación tan grande, que primeramente fue anunciada
por el mismo Señor Jesús y luego nos fue transmitida por quienes lo oyeron hablar?”
Hebreos 2: 2-3

+

+

“… cuando Cristo vino al mundo, le dijo a Dios: — No quisiste sacrificios de animales
ni ofrendas por el pecado. Pero me has dado un cuerpo para ofrecer…Luego dije:
– Aquí estoy, oh Dios; he venido a hacer tu voluntad como está escrito
acerca de mí en las Escrituras”
Hebreos 4: 4-7

+

+

“… pero nuestro Sumo Sacerdote se ofreció a sí mismo a Dios como un solo sacrificio
por los pecados, válido para siempre. Luego se sentó… a la derecha de Dios. Allí espera
hasta que sus enemigos sean humillados y puestos por debajo de sus pies. Pues mediante
esa única ofrenda, él perfeccionó para siempre a los que está haciendo santos”
Hebreos 10: 12-14

+

+

“En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios
por medio de nuestro Señor Jesucristo. También por medio de él, y mediante la fe,
tenemos acceso a esta gracia en la cual nos mantenemos firmes. Así que nos
regocijamos en la esperanza de alcanzar la gloria de Dios”
Romanos 5: 1-2

+

+

“Cristo nos rescató de la maldición de la ley al hacerse maldición por nosotros,
pues está escrito: «Maldito todo el que es colgado de un madero.» Así sucedió,
para que, por medio de Cristo Jesús, la bendición prometida a Abraham llegara
a las naciones, y para que por la fe recibiéramos el Espíritu según la promesa”
Gálatas 3: 13-14

+

+

“Le trajeron un sordo y tartamudo, y le rogaron que pusiera la mano sobre él. Entonces,
apartándolo de la gente, le metió los dedos en los oídos, escupió y tocó su lengua. Luego,
levantando los ojos al cielo, gimió y le dijo: —¡Efata! (que quiere decir: “Sé abierto.”)
Al momento fueron abiertos sus oídos, se desató la ligadura de su lengua y hablaba bien. Y
les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más les mandaba,tanto… más lo divulgaban”
Marcos 7: 32-36

+

+

“Esto no lo dijo por sí mismo, sino que como era el sumo sacerdote aquel año,
profetizó que Jesús había de morir por la nación; y no solamente por la nación,
sino también para congregar en uno a los hijos de Dios que estaban dispersos.
Así que desde aquel día acordaron matarlo. Por eso, Jesús ya no andaba abiertamente
entre los judíos, sino que se alejó de allí a la región contigua al desierto,
a una ciudad llamada Efraín…”
Juan 11: 51-54

+

+