+


“Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado:
Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago… vendrá,
y os salvará… Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo;
porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad”
Isaías 35:3-6


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+


“Y los redimidos por YaHWéH volverán a Sión
con alegría; y habrá gozo perpetuo
sobre sus cabezas… y huirán la
tristeza y el gemido”
Isaías 35:10

+

+

“Yo enviaré de lo alto mi victoria, como rocío del cielo y lluvia
de las nubes, y la tierra la recibirá; como fruto producirá
la salvación y a su lado florecerá la justicia”
Isaías 45:8

+

+

“!!Ay! multitud de muchos pueblos que harán ruido como estruendo del mar…
pero Dios los reprenderá, y huirán lejos; serán ahuyentados como el
tamo de los montes delante del viento, y como el polvo delante del
torbellino. Al tiempo de la tarde, he aquí la turbación, pero
antes de la mañana el enemigo ya no existe. Esta es la parte
de los que nos aplastan, y la suerte de los que nos saquean”.
Isaías 17: 12-14

+

+

“Porque el Señor se complace en su pueblo; da a los humildes el honor
de la victoria. Alégrense los fieles con el triunfo, y aun
dormidos canten de alegría. Haya alabanzas a Dios en sus
labios, y en su mano una espada de dos filos”
Salmo 149, 4-6

+

+

“Y, debido a su fe, Dios lo consideró justo. Y el hecho de que Dios
lo considerara justo no fue solo para beneficio de Abraham,
sino que quedó escrito también para nuestro beneficio,
porque nos asegura que Dios nos considerará justos
a nosotros también si creemos en él, quien levantó
de los muertos a Jesús nuestro Señor”
Romanos, 22-24

+

+

“Entonces vendrá el fin, cuando Cristo derrote a todos los señoríos,
autoridades y poderes, y entregue el reino al Dios y Padre.
Porque Cristo tiene que reinar hasta que todos sus enemigos
estén puestos debajo de sus pies; y el último enemigo
que será derrotado es la muerte”
1 Corintios 15, 24-26

+

+

“Aun cuando no había motivos para tener esperanza, Abraham siguió
teniendo esperanza porque había creído en que llegaría a ser
el padre de muchas naciones…  Y la fe de Abraham no se
debilitó a pesar de que él reconocía que, por tener
unos cien años de edad, su cuerpo ya estaba muy
anciano… igual que el vientre de Sara”
Romanos 4, 18-19

+

+

“—Mi luz brillará para ustedes solo un poco más de tiempo.
Caminen en la luz mientras puedan, para que la oscuridad
no los tome por sorpresa, porque los que andan en la
oscuridad no pueden ver adónde van. Pongan su
confianza en la luz mientras aún haya tiempo;
entonces se convertirán en hijos de la luz”
Juan 12: 35-36

+

+

»Con amor eterno te he amado… te prolongué mi misericordia…
serás reedificada, virgen de Israel. De nuevo serás adornada
con tus panderos y saldrás en alegres danzas. Volverás a
plantar viñas…y disfrutarán de ellas, porque habrá día
en que clamarán los guardas… ‘¡Levantaos y subamos
a Sión, a Jehová, nuestro Dios!’»
Jeremías 31: 3-6

+

+

“En los últimos días, el monte de la casa del SEÑOR será
el más alto de todos, el lugar más importante de la
tierra… y gente del mundo entero vendrá allí para
adorar. Vendrá gente de muchas naciones y dirán:
«Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa
del Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus
caminos, y andaremos en sus sendas”
Isaías 2, 2-3

+

+

«Consuelen, consuelen a mi pueblo —dice su Dios— Hablen
con ternura a Jerusalém y díganle que se acabaron
sus días tristes y que sus pecados están
perdonados.  Sí, el Señor le dio doble
castigo por todos sus pecados»
Isaías 40, 1-2

+

+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar, ¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un solo
líder y regresarán juntos del destierro. Qué gran
día será —el día de Jezreel— cuando Dios plantará
de nuevo a su pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

+

+
“Aun antes de que comenzaran los dolores de parto, Jerusalém dio
a luz un hijo.¿Acaso alguien ha visto algo tan extraño como esto?…
¿Acaso ha nacido una nación en un solo día? ¿Acaso ha surgido
un país en un solo instante?… ¿Llevaría yo a esta nación
al punto de nacer para después no dejar que naciera?…
¡No! Nunca impediría que naciera esta nación»,
dice su Dios”
Isaías 66: 7-9

+

+
“Pero yo tomé a tu antepasado Abraham de la tierra que está al otro lado
del Éufrates y lo guié a la tierra de Canaán. Le di muchos descendientes
por medio de su hijo Isaac… y sus hijos descendieron a Egipto… y después
te saqué de allí como un pueblo libre… Yo te di tierra que no habías
trabajado y ciudades que no construiste, en las cuales vives ahora.
Te di viñedos y huertos de olivos como alimento, aunque
tú no los plantaste”
Josué 24, 3-13

+

+

“y para eso tenía que hacerse igual en todo a sus hermanos,
para llegar a ser un Sumo Sacerdote fiel y compasivo en su
servicio a Dios, y para obtener el perdón de los pecados
de los hombres por medio del sacrificio”
Hebreos 2:17

+

+

“El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador;  mi Dios, mi roca,
en quien encuentro protección. Él es mi escudo, el poder que me
salva y mi lugar seguro. Él es mi refugio… el que me libra
de la violencia. Clamé al Señor, quien es digno de
alabanza, y me salvó de mis enemigos”
2 Samuel 22, 3-4

+

+

“Ahora Cristo está muy por encima de todo, sean gobernantes o autoridades
o poderes o dominios o cualquier otra cosa, no solo en este mundo sino
también en el mundo que vendrá. Dios ha puesto todo bajo la autoridad
de Cristo, a quien hizo cabeza de todas las cosas
para beneficio de la iglesia”
Efesios 1, 21-22

+

+

“Dentro de poco, ya no me verán más; pero tiempo después, me verán
de nuevo… —¿Se están preguntando qué quise decir? Dije que,
dentro de poco, no me verán más; pero tiempo después, volverán
a verme. Les digo la verdad, ustedes llorarán y se lamentarán…
pero el mundo se alegrará… pero su dolor se convertirá
de pronto en una alegría maravillosa”
Juan 16, 18-20

+

+

“Y acontecerá que cuando os multipliquéis y crezcáis en la tierra…
no se dirá más: ‘¡Arca del pacto de Jehová!’… En aquel tiempo
llamarán a Jerusalén Trono de Jehová, y todas las naciones
vendrán a ella en el nombre de Jehová, a Jerusalén; y no
andarán más tras la dureza de su malvado corazón”
Jeremías 3, 16-17

+

+

“En los últimos días, el monte de la casa del SEÑOR será el más
alto de todos… se levantará por encima de las demás colinas,
y gente del mundo entero vendrá allí para adorar… y dirán:
«Vengan, subamos al monte del SEÑOR, a la casa del
Dios de Jacob. Allí él nos enseñará sus caminos,
y andaremos en sus sendas”
Isaías 2, 2-3

+

+

“Miren, yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva.
Lo pasado quedará olvidado, nadie se volverá a acordar
de ello. Llénense de gozo y alegría para siempre
por lo que voy a crear, porque voy a crear
una Jerusalém feliz y un pueblo
contento que viva en ella”
Isaías 65, 17-18

+

+

“Acrecentaste la alegría, aumentaste el gozo… Porque la vara
del opresor, el yugo de su carga y el bastón de su hombro
los quebrantaste… Porque la bota que pisa con estrépito
y la túnica empapada de sangre serán combustible,
pasto del fuego. Porque un niño nos ha nacido,
un hijo se nos ha dado: lleva a hombros el
principado y es su nombre: maravilla de
Consejero, Dios guerrero, Padre perpetuo,
Príncipe de la Paz”
Isaías 9: 1-3

+

+

“En aquel día el Señor defenderá al pueblo de Jerusalén.
¡El más débil entre ellos será tan poderoso como el rey David!
¡Y los descendientes reales serán como Dios mismo,
como el ángel del Señor que va delante de ellos!
Pues en aquel día comenzaré a destruir a todas
las naciones que ataquen a Jerusalén”
Zacarías 12, 8-9

+

+

“Haré que Israel y Judá tengan muchos descendientes,
y que habiten esta tierra llena de colinas y
montañas. Mis elegidos poseerán la tierra,
mis servidores habitarán allí”
Isaías 65:9

+

+

“Mira, los cielos más altos, y la tierra y todo lo que hay en ella pertenecen
al Señor tu Dios. Sin embargo, el Señor eligió a tus antepasados para darles
su amor. Y a ti, que eres su descendencia, te eligió de entre todas las
naciones, como se ve hoy. Así que cambia la actitud de tu corazón
y deja de ser terco. Pues el Señor tu Dios es Dios de dioses y
Señor de señores. Él es el gran Dios, poderoso e imponente,
que no muestra parcialidad y no acepta sobornos”
Deuterenomio 10, 14-17

+

+

“Las nubes derramaron lluvia; el trueno retumbó en el cielo;
tus flechas destellaron como rayos.Tu trueno rugió desde
el torbellino; ¡los relámpagos iluminaron el mundo! La
tierra tembló y se estremeció. Te abriste camino a
través del mar y tu sendero atravesó las poderosas
aguas, ¡una senda que nadie sabía que estaba allí!”
Salmo 77, 17-19

+

+

“Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. Y esto de que
«se le tomó en cuenta» no se escribió sólo para Abraham, sino también
para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues
creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro
Señor. Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados,
y resucitó para nuestra justificación”
Romanos 4, 22-25

+

+

“Hará que muchos de los hijos de Israel se conviertan
al Señor, su Dios. E irá delante de él con el espíritu
y el poder de Elías, para hacer volver los corazones
de los padres a los hijos y de los rebeldes a la
prudencia de los justos, para preparar al
Señor un pueblo bien dispuesto”
Lucas 1, 16-17

+

+

“El Dios de esta nación de Israel eligió a nuestros antepasados
e hizo que se multiplicaran y se hicieran fuertes durante el
tiempo que pasaron en Egipto. Luego, con brazo poderoso
los sacó de la esclavitud. Tuvo que soportarlos durante
los cuarenta años que anduvieron vagando por el desierto.
Luego destruyó a siete naciones en Canaán y le dio
su tierra a Israel como herencia.”
Hechos 13: 17-19

+

+

“…corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante,
puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe,
quien por el gozo puesto delante de El soportó la cruz,
menospreciando la vergüenza, y se ha sentado
a la diestra del trono de Dios”
Hebreos 12, 1-2

+

+

“Fue por la fe que Moisés, cuando ya fue adulto, rehusó llamarse
hijo de la hija del faraón. Prefirió ser maltratado con el
pueblo de Dios a disfrutar de los placeres momentáneos del
pecado. Consideró que era mejor sufrir por causa de Cristo
que poseer los tesoros de Egipto, pues tenía la mirada
puesta en la gran recompensa que recibiría”
Hebreos 11, 24-26

+

+


«Consuelen, consuelen a mi pueblo —dice su Dios— Hablen
con ternura a Jerusalém y díganle que se acabaron
sus días tristes y que sus pecados están
perdonados. Sí, el Señor le dio doble
castigo por todos sus pecados»
Isaías 40, 1-2