“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

+

.

.

marzo/2013

+

+

Hoy mas de 100.000 cristianos católicos se reunieron en la Plaza de San Pedro para escuchar por primera vez al papa Francisco orar el “Angelus” y dar su mensaje pastoral desde el balcón de su residencia en el Vaticano. Y en la región del mundo de donde él proviene, el continente americano, es frecuente encontrar iglesias evangélicas y aun católicas en donde se reúnen hasta 10.000 fieles en un culto. Y es que aquí, del norte al sur de América, adorar al Dios de la Biblia es libre. Pero en el mundo islámico las cosas no son así: confesarse cristiano y adorar al Dios de ISRAEL y Su Mesías/Meshiaj es con frecuencia la antesala de agresiones y aún linchamientos. Y a veces los cristianos pasamos por sobre esas noticias que hablan del martirio como si pertenecieran a otro mundo. Pero el cuerpo de Cristo es Uno.


En el llamado miniapocalipsis de Isaías leemos:


“…en las costas del mar sea nombrado YaHVéH,
Dios de Israel. De los extremos de la tierra
oímos cánticos: “¡Gloria al justo!”
Isaías 24: 15-16

+

Y “las costas del mar” es una mención profética a América, la tierra natal del nuevo papa. Pero enseguida leemos:


“¡Terror, foso y red  sobre ti, morador de la tierra!…
porque de lo alto se abrirán ventanas
y temblarán los cimientos de la tierra”
Isaías 24:17-18


Esta realidad de adoración en un lado y juicio en otro –que también observamos en el Apocalipsis de Juan- es algo que debemos acostumbrarnos a ver en estos días. Luz deslumbrante en un lado y pavorosas tinieblas en otro. No sabemos si el carisma pastoral del papa Francisco será suficiente para proteger las ovejas que están siendo masacradas en países del mundo islámico. Creemos que este será su reto mas difícil. Mucho más que la agobiante tarea de reprender y encauzar las transgresiones dolorosas en el seno de su propia Iglesia –que no tiene la exclusividad en estas cosas pero es la que está en la primera plana-. Y va a marcar con el amargor de la agonía su ministerio.


Este es el link que nos habla sobre las consecuencias de ser cristiano en Pakistán:


http://www.libertaddigital.com/internacional/oriente-medio/2013-03-17/asia-bibi-y-la-persecucion-a-los-cristianos-en-pakistan-1276485128/

+

+

+

+