“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy: 25 de setiembre del 2012:

+

+

“En verdad he limpiado mi corazón en vano, y lavado mis manos en inocencia” (Salmo 73:13).


Asaf, el escritor de este salmo, estaba tan confundido por sus sufrimientos, en comparación con la vida fácil de los malvados, que casi cae en un pozo de incredulidad absoluta. Estuvo dispuesto a acusar a Dios de haberlo abandonado, de no preocuparse por él, y por un momento estuvo listo a dejar la batalla y rendirse completamente.


Este hombre de Dios debe haber pensado: “He estado obrando bien mientras paso penurias todo el tiempo, pero fue en vano; toda mi diligencia, mi alabanza y adoración, mi estudio de la Palabra de Dios ha sido inútil, en vano. Yo solo he hecho lo correcto, sin embargo, sigo sufriendo y eso no tiene sentido ¿Por qué debería continuar?”


Amado, hay que tener cuidado. Cuando la calamidad cae, cuando una prueba viene sobre usted y cuando sufre, tiene que proteger su corazón contra el renegar de la fe, contra el volverse atrás.


Puede que no esté en la situación de Asaf, sufriendo y siendo probado, pero usted puede conocer a alguien que está pasando por algo similar. Calamidad repentina puede haber llegado a un pariente piadoso amigo o miembro de la iglesia, alguien que está haciendo bien, y usted se ha preguntado: “¿Por qué, Dios? ¿Cómo pudiste permitir esto? ¡Esa persona es tan recta!”


Asaf fue al templo y oró. Amado, cuando su momento de dolor o sufrimiento llega, usted debe ir a la habitación secreta, estar a solas con Dios y clamar a Dios. Si esta a solas con el Padre, Él le dará entendimiento. Fue entonces cuando el Espíritu Santo habló a Asaf: ” Dios los ha puesto en peligro, y van hacia su propia desgracia.” (Versículo 18).  Asaf se dio cuenta: “Yo no soy el que esta en el deslizadero, los malos son quienes van a resbalar. Ellos van directamente a la destrucción”.


Asaf empezó a ver el panorama completo y se alegró: “Dios es la fortaleza de mi corazón y mi porción para siempre” (versículo 26). Él pudo decir: “Sí, mi fuerza está fallando. Sí, estoy soportando una gran batalla pero, yo no estoy solo en i lucha. ¡Tengo un Padre amoroso en el cielo y Él cuida de mí!”

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/19804?src=devo-email

+

+