+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar,
¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un
solo líder y regresarán juntos del destierro.
Qué gran día será —el día de Jezreel—
cuando Dios plantará de nuevo a su
pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el  27 de diciembre de 2012.

+

+

La historia de José y sus hermanos en el Antiguo Testamento tiene un mensaje poderoso para los cristianos del Nuevo Testamento. José es un tipo de Cristo y sus hermanos son un tipo del pueblo elegido de Dios en la tierra. (Recuerde que Dios le prometió a Jacob en Génesis 35:11: “Reyes saldrán de tus lomos”) El método de José para tratar con sus hermanos es un tipo claro de la manera en que Dios trata con nosotros hoy. Esta historia de amor perdonador de un hombre por sus hermanos pecadores, es un hermoso cuadro del amor y gracia de Dios
hacia el hombre pecador.


La historia de José y sus hermanos es una de las más tristes tragedias en toda la Palabra de Dios. Esta generación de hombres escogidos nunca pudo creer que eran amados. El diluvio devastador de pecado y tristeza causados por su escepticismo debería servir como una advertencia solemne para todos nosotros.


Jacob sintió amor excepcional por José, el hijo de su vejez, y tomó medidas especiales para cuidar de él. Sus hijos mayores interpretaron esta atención adicional en el sentido de que su padre amaba a José más que a ellos: ” Y viendo sus hermanos que su padre lo amaba [a José] más que a todos sus hermanos, le aborrecían” (Génesis 37:4).


Ahora bien, el hecho de que Jacob amaba tanto a José no significa que amaba a sus otros hijos menos. Él había cuidado fielmente y había bendecido a todos sus hijos. Ellos habían recibido la misma guía amorosa y la disciplina, sin embargo, los hijos mayores se volvieron celosos de lo que parecía ser un hermano favorito. José parecía tener todo lo que su corazón deseaba, incluyendo una túnica adornada de diversos colores. Él era más bendecido, más favorecido, más consentido y eso les provocó enojo y celos.


¿Alguna vez has sido culpable de envidiar a un hermano en el Señor que parece tener todo lo que quiere? Sus oraciones siempre parecen ser contestadas rápidamente. Nunca parece estar solo o sin amor, ni parece ser innecesario, mientras tú te sientes abandonado y solo. Las raíces de la amargura y los celos comienzan a crecer.


Amados, éste es un terreno peligroso. En el momento en que creemos que nuestro Padre Celestial nos ama menos de lo que ama a otra persona, nos abrimos a todo tipo de maldad. Siempre que nos quejamos de nuestras circunstancias, ya sea en voz alta o en silencio en nuestros corazones, acusamos a Dios de negligencia.


¡Cuidado! Esta es la actitud que trajo tantos problemas a los hermanos de José.

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/21133?src=devo-email

+

+

+