+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

+

*

+

Viene de: “Camino al día de Jezreel-1

+

+

Por terrible que sean las noticias y las imágenes que los medios nos entregan sobre las guerras en Oriente Medio, debemos mirar un poco mas Alto para discernir una señal que apunta hacia un futuro de esperanza. Sabemos que las naciones occidentales que en esa región ahora despliegan tropas son descendencia de la “casa de Israel” y, de hecho, los angustiantes sucesos que hoy allí se desenvuelven son la puesta en escena de esa región como “carozo” de  nudos muy difíciles de desatar a nivel internacional.


Todo se detonó con la creación del Estado de Israel en el año 1949. Antes estas regiones  estaban un tanto relegadas por las noticias, aunque no totalmente. Pero ahora son el centro de referencia de todo lo urticante que sucede en el mundo. Esto es una señal del Guía de la historia para llamar nuestra atención hacia el escenario final en donde van a transcurrir las últimas escenas del gran drama de redención de las naciones.


El Estado de Israel vino a luz por una resolución de la ONU luego de días dramáticos que conmovieron al mundo. Y la fe judeocristiana lo vio desde el principio como el cumplimiento de la profecía del retorno de ISRAEL a su tierra. Sin embargo, si bien el Estado Judío es un anuncio de esta profecía, no es el cumplimiento mayor de la profecía del retorno del remanente a Sión. Pero es un anuncio estridente de ese retorno anunciado inscripto a fuego en el registro profético. Por lo tanto es algo que sin duda nos recuerda la dirección maestra de la profecía y edifica nuestra fe. Pero el estado laico creado en 1949 convocó solo a una parte de la “casa de Judá” y sin el revestimiento del Espíritu y lavado de la sangre del Cordero – fruto de la fe verdadera – que son requisitos ineludibles para participar en el Reino de los Cielos/Tabernáculo de David restaurado. En Oseas 1:11, hablando del “día de Jezreel”, se dice:


“Y se congregarán
los hijos de Judá y de Israel,
y nombrarán un solo jefe”


Esto quiere decir que la congregación prometida de retorno de un remanente de  ISRAEL a su tierra no solo es  para los “hijos de Juda” – que son quienes integran el Estado Judío -  sino para “los hijos de Judá y de Israel (Efraín)”. Lo que hoy sucede tanto con la presencia de contingentes de la descendencia de la “casa de Israel/ Efraín/ José” en Oriente Medio y Oriente Próximo (a lo que nos referimos en la primera parte) como sombras tipo “oruga” de la  gloriosa profecía final.  Y solo en ese sentido: como arrugada “oruga” que incuba una gloriosa mariposa, estos dramas en los noticiarios son parte del cumplimiento de la profecía del retorno de ISRAEL a su tierra.


Pero no es poca cosa – de ningún modo – la creación de un Estado Judío en la hoy llamada “Palestina”. Su presencia redefinió radicalmente la política internacional y, luego de la caída del muro de Berlín, la polarizo completamente. Como dijimos, esto es funcional a la puesta en foco del escenario de los eventos de la gran profecía del retorno del remanente de ISRAEL a Sión, luego que Jesucristo/Yeshuahamashiaj se manifeste con poder y gloria en su segundo advenimiento. Entonces vendrá no como Siervo sufriente, sino a liberar a una Jerusalem ya tomada por la bestia y sus acólitos. Y derramará Su Espíritu sobre lo judíos – la “casa de David” – presentes en ese escenario trágico y glorioso del día final. Y ellos “mirarán al que traspasaron” según dice la profecía:


“Y en aquel día yo procuraré destruir
a todas las naciones que vinieren contra Jerusalém.
Y derramaré sobre la casa de David,
y sobre los moradores de Jerusalem,
espíritu de gracia y de oración;
y mirarán a mí, a quien traspasaron,
y llorarán como se llora por hijo unigénito,
afligiéndose por él como quien
se aflige por el primogénito”
(Zacarías 12:9-10)

+


Ver:

“El reinado de Jeroboam II”, un tipo de nuestros días”;

Soplados por el viento solano”;

¿Adonde fue Israel?”;

El exilio de los hijos de Omri

+

*

+

Jezreel” quiere decir: “Dios/Elohim siembra” o “plantío de Dios/Elohim”. El remanente de ISRAEL que se reunirá nuevamente en la tierra prometida durante el reino milenial /”Reino de Dios”/ ”Tabernáculo de David restaurado”  es el fruto maduro de la siembra de la Palabra durante veinte siglos en los “cuatro vientos” de la tierra. Algo de esa semilla bendita esparcida por todo el planeta, “cayó junto al camino”, otra parte sobre “pedregales” o “espinos”, pero  mucha cayó sobre “buena tierra” y la Palabra dio frutos “a ciento, y a sesenta y a treinta por uno.”


El “día de Jezreel” (Oseas 1:11) esta en el futuro de todo cristiano fiel. Es el día en que será confirmado como integrante del pueblo santo del milenio: el ISRAEL DE DIOS. Los tenebrosos acontecimientos actuales en el Oriente Medio y Oriente Próximo no tienen salida en el plano de la política  de las naciones.  Mas y mas violencia les espera.  No hay soluciones ni por la guerra ni por la negociación. Pero ellos son una sombra producida por la luz resplandeciente del glorioso día en que un remanente de Judá e Israel(Efraín) volverán a vivir juntos, bajo un solo “jefe”, en la tierra de sus patriarcas restaurada la destrucción, cuando amanezca el “Reino de los Cielos” /”Tabernáculo de David restaurado” prometido:


“Y se congregarán los hijos
de Judá y de Israel,
y nombrarán un solo jefe,
y subirán de la tierra;
porque el día de Jezreel será grande”.

***

+

(escrito en el 2005)

+

*

+