“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+


Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson que nos llegó hoy: 10 de agosto del 2011:

+

+

El Espíritu Santo me ha estado dirigiendo a orar por una mayor comprensión del amor de Dios. Después de leer 1 Juan 4:16, me di cuenta de lo poco que sé acerca de vivir y caminar en el amor de Dios. “Nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor, y el que permanece en
amor permanece en Dios, y Dios en él”.


Creo que muchos cristianos sólo saben teológicamente sobre el amor de Dios hacia ellos. En las Escrituras, ellos han aprendido sobre el amor y han escuchado predicaciones al respecto, sin embargo su comprensión se limita a este verso de una alabanza para niños: ” Sí, Cristo me ama, pues la Biblia dice así.”


Creemos que Dios nos ama, ama al mundo y a los perdidos, pero desde una fe abstracta. No muchos cristianos pueden decir con autoridad: “Sí, sé que Jesús me ama, porque tengo una comprensión de lo que es su amor. Este es el fundamento de mi diario caminar.”


El caminar diario de muchos cristianos, no se centra en creer en el amor de Dios sino que viven bajo una nube de culpa, temor y condenación. Dios no le salvó para vivir en condenación. Jesús dijo: ” De cierto, de cierto les digo: El que oye mi palabra, y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no será condenado, sino que ha pasado de muerte a vida.” (Juan 5:24 ).


“Por tanto, no hay ninguna condenación para los que están unidos a Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu,” (Romanos 8:1). Toda la culpa y la condenación son claramente del diablo. Uno de los significados de la palabra condena es ira. Es decir, usted no estará bajo el juicio de Dios. Usted será libre de la ira de Dios que será manifestada en el Día del Juicio. Pero la condenación también significa “la sensación de no estar a la altura de los estándares.” Al respecto, la Palabra nos enseña que quienes creemos, no estamos bajo la sensación de ser medidos más alto.


“Para que por la fe Cristo habite en sus corazones, y para que, arraigados y cimentados en amor, sean ustedes plenamente capaces de comprender, con todos los santos, cuál es la anchura, la longitud, la profundidad y la altura del amor de Cristo; en fin, que conozcan ese amor, que excede a todo conocimiento, para que sean llenos de toda la plenitud de Dios. “(Efesios 3:17-19)


En estos versículos, estar “arraigados y cimentados” significan “construir en virtud de una cimiento profundo y estable del conocimiento y comprensión del amor de Dios para con usted.” En otras palabras, el conocimiento del amor de Dios hacia usted es la verdad fundamental sobre la cual todas las demás verdades son construidas.


¡Dios le ama!
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/14492?src=devo-email

+

+