“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

*

+

Vimos en el estudio ¿Qué cuentan los cielos de Jerusalem acerca del 21-22 de diciembre del 2012? que en esa fecha sobre los cielos de Jerusalem –en el medio día– pasarán las constelaciones “Lyra”,  “Hércules”  y “Cygnus” –todos nombres griegos que rebautizaron los originales que se han perdido -. Y analizamos desde la astronomía inspirada las dos primeras. En este estudio nos referiremos a “Cygnus” (el Cisne). No es este el nombre original, como dijimos, este se refería a un ave  grande y hermosa también llamada “Ave del Paraíso”. Una de las características de esta constelación de gran desarrollo en el cielo septentrional es que parece que el ave esta “derrapando” sobre la Vía Láctea. Leamos la descripción que nos ofrece Wikipedia:


“Cygnus (el cisne) es una constelación del hemisferio norte que atraviesa la Vía Láctea. La disposición de sus principales estrellas hace que a veces sea conocida como la Cruz del Norte, en contraste con la constelación austral de la Cruz del Sur.”


Y leemos asimismo en un sitio de astronomía:


“En la zona de la Vía Láctea más brillante del hemisferio norte densos campos estelares aparecen atravesados por bandas oscuras de polvo. A la izquierda se ve la brecha del cisne (Cygnus Rift), que merece una mención especial por tratarse de una amplia franja oscura en la que el polvo interestelar en el brazo local de nuestra galaxia impide ver las estrellas que hay detrás. En este campo visual se encuentran también muchos objetos galácticos de cielo profundo”.


De modo que “Cygnus” se funde con la Vía Láctea. Esto es un hecho interesante porque vimos que se anuncia que para finales del 2012 la Tierra cruzará el “plano equinoccial” de la galaxia. (Ver:“Anuncios de catástrofe y concordancias proféticas”) Ahora bien ¿cuál es el significado profético de  esta maravillosa ave que “viene” del cielo hacia la tierra?. El autor E.W. Bullinger, que ya citamos en el estudio anterior, dice:


“Tiene que ver con Aquel que bendice y su pronto retorno, como testifican los antiguos nombres relacionados con ella… Esta ave poderosa no cae moribunda como Aquila, sino que vuela rauda por el cielo. Viene hacia la tierra, pues no se trata de un ave del aire, sino de la tierra y de las aguas”


Su estrella mas brillante se llama “Deneb”, que significa “El Juez”. Dice  Hechos 10:42:


“Y nos mandó que predicáramos al pueblo
y testificáramos que él es el que Dios ha puesto
por Juez de vivos y muertos“.


Los otros nombres de las estrellas que forman esta constelación y sus significados son los siguientes:


b) “Al Bireo” significa en árabe “volando rápidamente”.

c) “Sadr” del hebreo “El que vuelve como en un círculo”.

d) “Azel” significa “El que va y retorna rápidamente”.

e) “Fafage” significa “resplandeciendo gloriosamente”


que mucho significado tienen para los que tenemos fe en la “bendita esperanza” de Su retorno. Vimos al principio que a veces se llama a este constelación “La Cruz del Norte”, debido a la figura que forman sus estrellas principales. Pero creo que esta figura nos muestra, mas bien, a un hombre abriendo sus brazos en alabanza.  Veamos:

+

*

+

en donde la cabeza es precisamente “Deneb”, la estrella mas brillante.  Y es natural asociar esta constelación con alabanzas ya que en un salmo asociado a su significado se lee:


“Serán completamente saciados
de la grosura de tu Casa
y tú les darás de beber
del torrente de tus delicias,
porque contigo está
el manantial de la vida;
en tu luz veremos la luz”.
Sal 36:8-9

*

Y nos cuenta E. W. Bullinger un detalle muy interesante de dos astros que componen esta constelación: “La estrella marcada “51 Cygni” es conocida como una de las mas maravillosas de los cielos. ¡Consiste en dos estrellas que revuelven alrededor la una de la otra y además tiene un movimiento progresivo común a las dos!” Esto nos habla de gozo, de una danza de contagiante alegría. Leamos Apocalipsis 19:11-12:


“Entonces vi el cielo abierto,
y había un caballo blanco.
El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero,
y con justicia juzga y pelea.
Sus ojos eran como llama de fuego,
en su cabeza tenía muchas diademas”


Es el Rey victorioso, una descripción de victoria y exaltación gloriosa que en nada se parece al Siervo que padeció en la cruz un cruel tormento en medio de tinieblas oprobiosas. Y de hecho la definición mas simple del significado inspirado de esta constelación es: “la bendición que regresa después de un invierno de pruebas” ¿Cómo no danzar con regocijo?.

*

Concluimos entonces que las tres constelaciones que se verán sobre los cielos de Jerusalem a fines del año que viene –“Lyra”, “Hércules” y “Cygnus”- en su significado inspirado nos hablan de la derrota definitiva del Enemigo, del fin de las pruebas para el que cree y espera, de bendiciones eternas y de la cúspide de la alabanza.


Pero para apropiarse de estas cosas hay que dar pasos firmes y urgentes para inscribirse en el Libro de la Vida que esta en los cielos -si ya no lo hiciste-. De lo contrario lo que viene no es una lluvia de bendiciones sino “una horrenda expectación de juicio y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios” (Heb 10:27). ¿Conoces tú a Jesús/Yeshúa? ¿estás ya inscripto en el Libro de la Vida? Si no lo estás apresúrate porque Él viene pronto.

+

El arrebatamiento

+

Cygnus nos trae otro gran anuncio: si observamos bien veremos que la figura que abre sus brazos en alabanza, compuesta por las principales estrellas de esta constelación, está en dirección opuesta al “ave” – “Ave del paraíso”- que baja. Esto es, si el “ave” está bajando desde el cielo entonces la figura está subiendo -abriendo sus brazos en alabanza- a el. Esto es una representación evidente del arrebatamiento que es lo prometido para los creyentes -vivos o muertos- antes de la Ira ¿No es esta la culminación de todas las bendiciones que esperamos? ¡Aleluya!

+