“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

14/01/13

by Gary Wilkerson

+

+

El desánimo puede dificultar, pero nunca puede detener el plan de Dios para la victoria.


Gedeón luchó contra 100.000 soldados enemigos con su grupo de 300 y obtuvo una victoria tan enorme que sólo quedaron 15.000 de los enemigos. Después de la victoria  algunos de sus hermanos le preguntaron: “‘¿Qué es esto que has hecho con nosotros, no nos llame cuando fuiste a pelear contra Madián? “Y ellos le acusaron ferozmente” (Jueces 8:1, NVI).


La gente de la propia nación de Gedeón cuestionó su liderazgo, sus decisiones, sus motivos y sus acciones. Algunos de nuestros mayores desalentadores, aquellos que luchan hasta desgarrarnos el alma, a menudo no están en el campo de batalla de la vida, sino en la comunidad de los creyentes. A veces, nuestros propios hermanos y hermanas lanzan acusaciones contra nosotros y parecen encontrar mucho de qué quejarse. Esperamos que ese tipo de cosas de nuestros enemigos, pero podemos ser atrapado con la guardia baja y sorprendidos cuando uno de nuestros propios hermanos ferozmente nos acusa.


Gedeón no se desanimó, no se distrajo ni disminuyó en su fe; al contrario,cuando él fue cuestionado, ¡Se quedó en la batalla! Me encanta lo que hizo: “Y él les dijo: ‘¿Qué he hecho yo en comparación con vosotros?’”(8:2). Gedeón estaba diciendo a sus acusadores: “¿Cuáles son mis victorias en comparación con la suya?” En lugar de enojarse y pelear con ellos.


Gedeón hizo lo que Nehemías había hecho cuando estaba construyendo el muro y sus enemigos le dijeron: “¡Baja de ahí. Tenemos que hablar de lo que estás haciendo “Nehemías respondió a sus enemigos,” No tengo tiempo para hablar de lo que estoy haciendo. Estoy muy ocupado haciendo.”(Nehemías 6:1-9). La Biblia dice que Gedeón y sus 300 hombres “. . . llegaron al Jordán y lo cruzaron. . . cansados, mas continuando la persecución.”(Jueces 8:4). Gedeón eligió volver a la guerra contra el enemigo. Él cruzó al otro lado del río y volvió a la batalla que Dios lo había llamado a luchar. Cuando usted vive la misión a la que Dios le ha llamado, cuando usted no es desalentado y disuadido por lo que los otros dicen sobre usted; cuando es su santa ambición hacer lo que Dios le ha llamado a hacer, esto se convierte en su victoria. Concéntrese en su batalla, manténgase  concentrado en su llamado y ¡Dios le dará la victoria!
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/21307?src=devo-email
+
+

+