+

“Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén
y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente… “Pues yo os digo que
a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”
Lucas 19, 11, 26


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

-> el misterio

+

En Romanos 11, el apóstol Pablo medita sobre la relación entre los gentiles salvos e ISRAEL y de pronto -en el versículo 25- anuncia un misterio que conmoverá los días finales:

+

“Porque no quiero, hermanos,
que ignoréis este misterio,
para que no seáis acerca de vosotros
mismos arrogantes: que el endurecimiento
en parte ha acontecido en Israel,
hasta que haya entrado
la plenitud de los Gentiles”

+
Se habla de la entrada de la “plenitud de los gentiles” en algo que luego veremos que es un Pacto. Y en el versículo siguiente –el ver. 26– se dice lo que sucederá luego que se haya completado la “entrada” de la “plenitud de los gentiles” en ese Pacto:

+

”Y luego todo Israel será salvo;
como está escrito:
Vendrá de Sión el Libertador,
Que quitará de Jacob
la impiedad”

+

-> la “parte endurecida” de ISRAEL

+

En Romanos 11:25 entonces el apóstol dice que el “endurecimiento” de ISRAEL es tan solo de una “parte”. ¿A qué “endurecimiento”, y a que “parte” de ISRAEL se refiere? Jesús/Yeshua  alude a este “endurecimiento” en Mateo 13:11, cuando explica la parábola del sembrador a sus discípulos:

+

“Porque a vosotros se os ha concedido
conocer los misterios del reino de los cielos,
pero a ellos no se les ha concedido”

+

Y cuando en este pasaje el Señor dice “pero a ellos” se esta refiriendo a los judíos en su conjunto, citando Isaías 6:9-10. El apóstol Pablo también alude a este pasaje cuando despide a los judíos de su habitación en Roma declarándoles que si ellos rechazaban el evangelio, los gentiles la oirían (Hechos 28:25-26). Leamos entonces directamente la durísima amonestación de Isaías 6:9-10 aludida en estos dos pasajes:

+

“Anda, y dile a este pueblo:
“Oíd bien, y no entendáis;
ved por cierto, pero no comprendáis
Embota el corazón de este pueblo,
endurece sus oídos y ciega sus ojos,
para que no vea con sus ojos
ni oiga con sus oídos
ni su corazón entienda,
ni se convierta y haya para él sanidad”

+

Este es el pasaje profético que Jesús/Yeshua y el apóstol Pablo aplican a los judíos. Ellos entonces son “la parte” de ISRAEL que ha sido “endurecida” ¿Y si esta es solo “una parte” de ISRAEL, cual es la “otra parte”? Pues solo puede ser la “casa de Israel” -la descendencia de norteño reino de Israel desterrada de Samaria a partir del año 722 A.C.–. Y aunque no estamos acostumbrados a reparar en ello, es por esta “otra parte” de ISRAEL que nuestro Señor mostró ardiente interés en su ministerio. Esto lo vemos tanto en la respuesta a la mujer sirio-fenicia (Mateo 15:24) , como en sus instrucciones a los doce:


“A estos doce envió Jesús,
y les dio instrucciones diciendo:
… id antes a las ovejas perdidas
de la casa de Israel’
Y yendo, predicad, diciendo:
“El reino de los cielos se ha acercado”.
Mateo 10:5-7

+

Tenemos entonces que “una parte” de ISRAEL, la casa de Judá”, ha sido “endurecida”, en tanto que a la “otra parte” de ISRAEL, la “casa de Israel” desterrada entre las naciones -que Daniel llamo el ISRAEL “lejano” (Daniel 9:7)-  es aquella a la que el Señor le envía el evangelio (Hechos 10:36). Y a esta “casa de Israel” gentilizada y lejana, escondida en misterio entre los gentiles, la Palabra llama “plenitud de los gentiles” (nota 1).

+

-> el misterio paralelo de los 144.000 israelitas

+
En todo el capítulo de Romanos 11 el apóstol Pablo nos esta enseñando sobre la relación de las “iglesias de Cristo” con ISRAEL. Y entre el versículo 25 y el 26 se introduce, como leímos, un cambio radical de lenguaje: de pronto se pasa  a hablar de “todo ISRAEL”.

+

De la misma forma, en el relato del Apocalipsis, cuando según las escatologías corrientes se esperaba el clímax de la historia de la iglesia de pronto aparecen 144.000 israelitas “siervos de Dios” sellados en su frente, que son las “primicias de los redimidos”. Leamos:

+

“No hagáis daño a la tierra ni al mar..
hasta que hayamos sellado en sus frentes
a los siervos de nuestro Dios
Y oí el número de los sellados:
ciento cuarenta y cuatro mil sellados
de todas las tribus de los hijos de Israel”.
Apocalipsis 7:3-4


Estos fueron redimidos de entre los hombres
como primicias para Dios y para el Cordero.
Apocalipsis 14:4

+

Y este cuerpo de los 144.000 israelitas “de todas las tribus” no está organizado por denominaciones cristianas ni por países, sino según las doce tribus de ISRAEL.

+

¿Y donde están hoy y siempre estos siervos de Dios elegidos para ser sellados y formar parte del cuerpo de los 144.000 israelitas?. Pues en las iglesias de Cristo naturalmente ¿en donde sino allí? Y en este grupo selectísimo que representa al ISRAEL DE DIOS/JEZREEL habrá gente “de todo linaje, lengua, pueblo y nación”, como los hay en las iglesias de Cristo de donde proceden.


De modo que hoy mismo, en donde los hombres vemos creyentes organizados en denominaciones cristianas o en países, el Dios del Cielo esta viendo integrantes de cada una de las doce tribus de Israel esparcidos por el mundo que fueron salvos por el Palabra del evangelio.

+

+
-> los gentiles y el evangelio

++

Vimos quienes son la “plenitud de los gentiles”, esto es, israelitas  pertenecientes a las diez tribus del norte -”hijos de Israel”/”casa de Israel” gentilizados a quienes les fue enviado el evangelio- ¿Y que pasa con los gentiles que no pertenecen a la “casa de Israel”, es decir aquellos que no son israelitas “gentilizados” sino gente de las naciones? Pues tengamos presente que tanto el ISRAEL del Sinaí, como el ISRAEL DE DIOS/JEZREEL del Nuevo Pacto, estuvo y está abierto a todos aquellos que elijan compartir el destino del pueblo santo como fue el caso de Ruth en el AT, entre muchos otros casos-.


Leemos, por ejemplo, lo que sucedía con los extranjeros en el ISRAEL del primer Pacto –el del Sinaí-:

+

“También subió con ellos una gran multitud
de toda clase de gentes,
ovejas y muchísimo ganado”
Éxodo 12:38

+

es obvio que esta “multitud de toda clase de gente” que acompaño a ISRAEL en el éxodo de Egipto NO era descendencia de Abraham. Sin embargo fueron considerados como pertenecientes a ISRAEL cuando se escribió  la Ley. Dice en Éxodo 12:49:

+

“La misma ley regirá para el natural
y para el extranjero que habite entre vosotros”

+

-> ¡se acercan sucesos impactantes para los creyentes!

+

Las “iglesias de Cristo” serán sorprendidas entonces -¡y conmovidas!- cuando se cumpla el tiempo señalado en Romanos 11:25 y todo el numero de la “plenitud de los gentiles”, que ya está contado en el Cielo, haya entrado en el Nuevo Pacto. Y cuando sean seleccionadas las primicias de los redimidos  –tomados tanto de entre los electos que “que durmieron” como de los “que hayan quedado” hasta un momento antes del día de la Ira-.  Y se dice que el Cordero “estaba de pie sobre el monte de Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente” (Apocalipsis 14:1), siendo el “monte Sión” una figura de la iglesia y ¡el cumplimiento de esta visión no esta lejano!*

+

-> Resumen NO excluyente de eventos que esperan a los redimidos:

+

-> luego de que el número completo de la “plenitud de los gentiles” –el ‘remanente de Israel’ salvo durante los siglos de la gracia- haya entrado en el Nuevo Pacto, se abrirán los oídos de los judíos cuyo corazón fue “endurecido” con respecto al evangelio.

+

-> los judíos verán entonces a “quien traspasaron” (Zacarías 12:10). Serán días de tribulación como nunca hubo.

+

-> y se escuchará el llamado a las bodas celestiales del Cordero. Entonces, tanto los que ya durmieron en la fe en Cristo como los creyentes aún vivos serán llevados a esa cita celestial para consumar el Nuevo Pacto/Nuevo Matrimonio de la nación santa de ISRAEL con YaHWéH, ya que el primer pacto/matrimonio -el celebrado en las faldas del Sinaí- fue “invalidado” (Jeremías 31:32). Y el ISRAEL de este nuevo pacto es JEZREEL (DIOS SIEMBRA)

+

-> los redimidos de todos los tiempo serán ordenados por revelación de Dios/Elohim según las doce tribus de ISRAEL.

+

-> y regresarán de las bodas celestiales con Su Marido y Redentor (Isaías 54:5) a su “herencia perpetua” que es Sión, pero transmutada y revestida como un dosel por la Gloria del Altísimo.

+

-> entonces se celebrará el “gran día de Jezreel”, el día de reencuentro de las dos familias – Judá e Israel (Efraín)- bajo la “jefatura” del Mesías/Meshiaj de ISRAEL: “se congregarán los hijos de Judá y de Israel, nombrarán un solo jefe” (Oseas 1:11).

+

-> se cumplirá entonces Jeremías 31:1. “En ese tiempo yo seré el Dios de todas las tribus de Israel, y ellas serán mi pueblo”. El Reino de los Cielos/’Tabernáculo de David restaurado’ habrá sido finalmente establecido para siempre como Luz a las naciones. ¡Aleluya!

+

+

+

+