+

“… llegará el día cuando el pueblo de Israel será como la arena
a la orilla del mar,
¡imposible de contar! Así que en el lugar
donde se les dijo: “Ustedes no son mi pueblo”, se dirá:
“Ustedes son hijos del Dios viviente”. Entonces los
pueblos de Judá e Israel se unirán, elegirán un
solo líder y regresarán juntos del destierro.
Qué gran día será —el día de Jezreel—
cuando Dios plantará de nuevo a su
pueblo en su tierra”
Oseas 1: 10-11

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 14 de junio de 2013:

+

+

Un mensaje clave para los creyentes hoy en día es que Dios tiene todo el futuro pre-programado. Él sabe el momento exacto en que Cristo regresará, y la Gran Tribulación, el Juicio Final y la Batalla de Armagedón están todos en Su calendario.


El Dios que controla todo el cielo y la tierra, dijo: “He aquí que las naciones le son como la gota de agua que cae del cubo, y como menudo polvo en las balanzas le son estimadas…Como nada son todas las naciones delante de él; y en su comparación serán estimadas en menos que nada.” (Isaías 40:15, 17).


Dios quiere que nos mantengamos trabajando hasta el regreso de Cristo. Eso simplemente significa que tenemos que trabajar como si el fin no viniese nunca, y vivir como si éste fuese mañana.


Dios todavía lleva la cuenta de los cabellos de nuestra cabeza. Él todavía está contando los gorriones que caen a tierra, todavía está escuchando las peticiones antes de que se le pida, y todavía sigue respondiendo antes de que le llamen. Él todavía está dando más abundantemente de lo que podamos pedir o pensar. Entonces, ¿Por qué tener miedo? (Ver Mateo 6:25-34).


¡Cristianos preparados, despierten! ¡Todo está bajo control, y Dios está trabajando! Él está salvando, sanando, bautizando, y poniendo su casa en orden. Temer es blasfemar. Se nos manda a animarnos en el Señor y comenzar a cantar y a regocijarnos a medida que vemos que la hora final se acerca. Alguien puede preguntar: “¿Pero cómo puedo regocijarme cuando veo que este viejo mundo maldecido por el pecado está cayendo en pedazos?”


Mi respuesta es la respuesta de la Biblia: “Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto…esperando la adopción, la redención…” (Romanos 8:22-23).


Una mujer en trabajo de parto puede gritar por el dolor, sin embargo, en su corazón se regocija por el nuevo nacimiento que está teniendo lugar. El reino de Dios está viniendo. El reino de Satanás está cayendo. Así que el cristiano puede decir con confianza: “¡Dios tiene todo bajo control!”

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/23191?src=devo-email

+

+

+