“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 9 de mayo de 2014:

+

+

Una de las cargas más grandes que tengo como pastor es: “O Señor, ¿cómo puedo traer esperanza y consuelo a creyentes que están soportando tan gran dolor y sufrimiento? Dame un mensaje que anule su duda y temor. Dame verdad que secará las lagrimas de los afligidos y pondrá una canción en los labios de los desesperanzados.”


El mensaje que escucho del Espíritu Santo para el pueblo de Dios es muy simple: “Ve a mi Palabra, y resiste en mis promesas. Rechaza tus sentimientos de duda.” La esperanza es nacida de las promesas de Dios.


Recibí una carta recientemente que contiene una hermosa ilustración viviente de esto. Es de una madre que escribe: “Mi hija de dieciséis años tiene una degeneración física de sus músculos, ligamentos y coyunturas, y está en dolor extremo veinticuatro horas al día. Era bailarina y deseaba ir a la Escuela Julliard en la ciudad de Nueva York, pero sus sueños se hicieron pedazos cuando fue aquejada por esta enfermedad. El doctor dijo que su dolor en una escala de 1 a 10 es 14. La cantidad de analgésico que se necesita para ser efectivo para ella destruiría sus riñones, así que no puede tomar la medicina.”


Frente a todo esto, aun en medio de un implacable temblor de cuerpo y alma, esta madre y su hija testifican que han puesto su esperanza en la Palabra de Dios y Él les ha dado paz inexplicable.


¿Acaso el enemigo te ha dicho que Dios te ha olvidado? ¿Has sido tentado a concluir que el Señor no está contigo? ¿Has estado a punto de abandonar tu fe? Pon tu esperanza en la Palabra del Señor para ti: “No te desampararé ni te dejaré.” (Hebreos 13:5)


“Jehová será refugio del pobre, refugio para el tiempo de angustia. En ti confiarán los que conocen tu nombre, por cuanto tú, oh Jehová, no desamparaste a los que te buscaron.” (Salmos 9:9-10)

+

+

The prayer and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/27703?src=devo-email

+

+

+