“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy:  10 de mayo  del 2012:

+
+

Pedro fue el hombre que dijo que nunca abandonaría a Jesús; sin embargo, no sólo negó que lo conocía, sino que lo hizo con un río de blasfemias que salieron de su boca.


“Pero la criada volvió a verlo, y comenzó a decir a los que estaban allí: «¡Éste es uno de ellos!» Pedro volvió a negarlo. Pero poco después los que estaban allí volvieron a decirle: «La verdad es que eres uno de ellos, pues eres galileo.» Pedro comenzó entonces a maldecir y a jurar: « ¡Yo no conozco a ese hombre, del que ustedes hablan!»”(Marcos 14:69-71).


Si usted hubiera estado de pie junto al fuego, escuchando a Pedro, usted Podría haber pensado, “¿Es este el hombre que estaba en el Monte de la Transfiguración? ¿El que puso las manos sobre los enfermos y se sanaron? ¿El encargado de las llaves del reino? ¡Escuchen lo que está saliendo de su boca! ¿Cómo pudo caminar tan íntimamente con el Señor y luego volar de esta manera, mintiendo, insultando y negándole? Se terminó todo para Pedro. Bien podrá volver a sus redes de pesca  para no saberse nunca más de él.”


Si Usted hubiera corrido hacia el Señor exclamando acerca de los insultos y las blasfemias de Pedro, El le habría contestado: “Sí, Pedro me ha fallado pero conozco su corazón. Él va a estar en una colina en un par de horas, llorando y volviéndose a mí. De hecho, él está en camino del Pentecostés hacia una vida de ministerio para mí.”


“Si somos infieles, él permanece fiel, porque no puede negarse a sí mismo” (2 Timoteo 2:13). La lectura real de este versículo en griego es: “Si somos infieles, aun Él permanece fiel.” Es cierto que Pedro fue terriblemente infiel, pero Dios permaneció fiel, y su propósito eterno en la vida de Pedro no fue frustrado. ¿Por qué? Porque Dios no puede negar quien Él es.


No importa lo que usted ha sido a través de este último año, Dios mira su corazón. Si usted tiene un espíritu contrito y humillado, Él estará allí para Usted, Su propósito eterno para su vida no se arruinará porque ¡Él verá a través de todo!
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/18139?src=devo-email
+
+