+

“Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén
y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente… “Pues yo os digo que
a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”
Lucas 19, 11, 26


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

“Yo anuncio el fin desde el principio;
desde los tiempos antiguos,
lo que está por venir…
Lo que he dicho, haré que se cumpla;
lo que he planeado, lo realizaré”
Isaías 46:10-13



¡Que tranquilidad nos da, en medio de la confusión de estos días, saber que YaHWéH está en control de la situación! Que nada lo toma desprevenido. Que lo que Él anunció se cumplirá a pesar de que  parece que la Verdad desfallece, que las iglesias de Cristo –el monte de Sión espiritual– están en confusión, que el Oriente Medio es un callejón sin salida y que el Estado de Israel está sitiado por sus enemigos. A pesar de todo eso sabemos que:


Mi justicia no está lejana;
mi salvación ya no tarda.
¡Estoy por traerlas! Concederé
salvación a Sión,
y mi esplendor a Israel”.


Y en Zacarías 2:7:


“Oh Sión, la que moras con
la hija de Babilonia, escápate”.


esta es una palabra para el remanente elegido de la casa de Israel. Y dice Zacarías 2:6:


“Yo fui quien los dispersó por todas las naciones,
pero ahora les ordeno que salgan ya de Babilonia
y regresen a Jerusalém… Yo soy el Dios de Israel,
y les ordeno que así lo hagan”


Hoy tenemos dos realidades: la de tipo “Sión” que pertenece al mundo venidero/athid lavo, y la de tipo “Babilonia” que pertenece a este mundo que perece.

+

En la Sión en gloria venidera YaHWéH morará eternamente con Su pueblo, los hijos de Sión. Y Babilonia, esto es, las naciones de este mundo con todas sus obras, perecerá. La forma de salir ya de Babilonia es reconocer al Rey venidero Jesús/Yeshua como Señor y Salvador. Entonces te habrás acercado al Monte Sión (Hebreos 12:22-23) -el Pueblo Santo/Jezreel y eterno de YaHWéH- y no sufrirás el destino de destrucción que espera a los hijos de la Gran Ramera.

+

+