+

“¡Pero la Porcion de Jacob no es ningún ídolo! Él es el Creador de todo lo que existe,
incluido Israel, su posesión más preciada. ¡El Señor de los Ejércitos
Celestiales es su nombre!”
Jeremias 10, 16


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy:  23  de mayo  del 2012:

+
+

“A cualquiera, pues, que me oye estas palabras y las pone en práctica, lo compararé a un hombre prudente que edificó su casa sobre la roca.” (Mateo 7:24).


Amado, usted no está edificando sobre la roca si necesita a un pastor que lo sacuda para que obedezca a Dios – si necesita una lista de lo que debe o no hacer. Usted no necesita un libro con reglas, usted necesita amar a Jesús apasionadamente. Usted necesita estar tan enamorado de Jesús que conoce lo que a Él le complace.


Entre más lo ame a Él, le será más fácil servirle y obedecerle. A usted no le importará más lo que el mundo piense de usted. Usted podrá contestar, “¡Yo he escuchado a mi Padre y estoy haciendo lo que complace su corazón!”


Cuando su corazón se encuentra extasiado por Jesús, tal obediencia fluye naturalmente. Usted no tendrá que presentarse continuamente ante el Señor diciendo, “¡Oh Dios, rompe el poder del diablo que hay sobre mí!” ¡Todas esas cadenas se empezarán a caer al mismo tiempo que usted empiece a conocer su corazón!


¿Está usted enamorado de Jesús? Si su respuesta es afirmativa, le tengo varias preguntas: ¿Cómo puede pasar una semana sin que le dedique tiempo a Su Palabra? ¿Cómo no puede anhelar estar a solas en oración con Él? ¿Cómo no tiene tiempo para entablar una conversación amorosa con su Padre, para alabarle, cantarle, y buscar lo que a Él le complace? Estos son cimientos de la obediencia.


Jesús nos dice, “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él.” (Juan 14:21). ¡Qué promesa tan increíble! – todo se basa en una obediencia por amor.


Lea los evangelios y llegue a conocer las palabras de Jesús presentadas en Mateo 5-7, empezando con el Sermón de Monte. Mientras aprenda sus Palabras, ¡ejecútelas! Los mandamientos de Dios no son dolorosos; no son una carga puesta sobre nosotros. Por el contrario, al obedecerlos se vuelve más fácil crecer en nuestro amor por Él.


¡Esto es lo que significa edificar sobre la roca! Entonces, cuando la tormenta llegue, usted se parará sin temor. Nada lo moverá porque usted ha estado caminando con una obediencia por amor y que complace al Padre.
+
+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/18265?src=devo-email
+
+