“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

+

mayo/2011

+

Golda Meir, la notable política fundacional del Estado de Israel dijo una vez:


“Podemos perdonar a los árabes por asesinar a nuestros chicos. No podemos perdonarlos por forzarnos a matar los suyos. Sólo tendremos paz con los árabes cuando ellos quieran más a sus hijos de lo que nos odian a nosotros”.


Pero aun hoy los árabes –especialmente los llamados “palestinos”– tienen mas odio por los niños israelíes que amor por los suyos. Prueba de ello es que dejan que la mente de sus pequeños sea sembrada de semillas del rencor mas ciego y burdo, y luego consienten que ofrenden sus vidas en holocausto a esa insensatez inhumana. Prefieren a un hijo “mártir” que a un hijo que se desarrolle productivamente en la vida. El artículo que compartimos hoy habla de esas cosas, tan duras como el pedernal.


Sabemos que las cosas irán a peor, que ese odio antijudío –junto con el anticristiano- incendiará al mundo y que naciones avanzarán sobre el Estado Judío y Jerusalem con la intención de “echar al mar”, esto es, “borrar del mapa” a toda presencia judía precisamente en la tierra que Dios/Elohim dio por herencia a la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob –que no es solo la judía, pero que naturalmente la incluye- . Y sabemos que ese intento de exterminio será frustrado, provocará la venida del Mesías de ISRAEL, el juicio final sobre este mundo y el advenimiento del REINO del que hablaron los profetas. Y sabemos que en esos días serán establecidos “nuevos cielos y una nueva tierra”, y que Israel(Efraín) y Judá se reconciliarán e ISRAEL será uno de nuevo. Pero hoy allí prevalece el odio.


Este es el link:

+


http://noti.hebreos.net/enlinea/2011/05/30/8005/

+

+

++