+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 25 de octubre de 2013:

+

+

El mayor engaño en la iglesia moderna es el asunto de usar la Palabra de Dios para poner una etiqueta de aprobación sobre la codicia. Por fuera, la doctrina de Jezabel funciona (ver 1 Reyes 21:14-16). Le dio a Acab lo que quería. Encima de todo, era su derecho, porque cuando un hombre era apedreado por alta traición contra el rey, todos sus bienes pasaban a manos del rey.


Nabot de Jezreel le había dicho a Acab que no le daría la heredad de sus padres, porque el Señor le había prohibido hacerlo.


“…Y [Acab] se acostó en su cama, y volvió su rostro, y no comió. Vino a él su mujer Jezabel, y le dijo: ¿Por qué está tan decaído tu espíritu, y no comes? ¿Eres tú ahora rey sobre Israel? Levántate, y come y alégrate; yo te daré la viña de Nabot de Jezreel” (1 Reyes 21:4-7).


Escucha la doctrina de Jezabel: “Tú eres el rey, el número uno, y tiene derechos. Que nada te detenga de conseguir lo que quieres”. Ella le dijo a Acab: “¡Sé feliz! Te lo conseguiré”. Ese es el falso evangelio en pocas palabras. “No te preocupes. No te sientas triste o condenado por esos deseos que te consumen. Te lo conseguiré”. Al igual que los métodos engañosos que Jezabel usó, estas doctrinas tuercen y manipulan las Escrituras.


Pero Acab no pudo disfrutar de lo que recibió debido a un molestoso profeta de Dios. “Entonces vino palabra de Jehová a Elías tisbita, diciendo: Levántate, desciende a encontrarte con Acab…en la viña de Nabot, a la cual ha descendido para tomar posesión de ella. Y le hablarás diciendo: Así ha dicho Jehová: ¿No mataste, y también has despojado? En el mismo lugar donde lamieron los perros la sangre de Nabot, los perros lamerán también tu sangre…Y Acab dijo a Elías: ¿Me has hallado, enemigo mío? El respondió: Te he encontrado, porque te has vendido a hacer lo malo delante de Jehová” (1 Reyes 21:17-20).


Imagínate a Acab caminando en su nueva propiedad, diciendo: “¿No es bella la vida? ¡Ah!, Jezabel, no estaré necesariamente de acuerdo con todos sus métodos, pero sin duda lo logra”. Sin embargo, detrás de cada paso suyo, estaba el profeta Elías.


Así también es hoy. Dios ha enviado profetas, clamando a voz en cuello, confrontando la doctrina de Jezabel del materialismo, incomodando a los cristianos a disfrutar de sus juguetes y adquisiciones. Se han vendido. No pueden verlo, pero el pecado está detrás de todo esto. Cada vez que me pronuncio en contra de la doctrina de la prosperidad, siento el espíritu y el poder de Elías sobre mí. Vas a oír más y más sobre esta doctrina de Jezabel siendo desenmascarada. En todas partes, se oirán voces proféticas altas y claras, clamando: “¡Pecado! Lo poseíste vendiéndote al pecado”.

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/25100?src=devo-email

+

+

+