+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

++

+

+

+

+

En Romanos 4:13 leemos esta afirmación:


“Pues Dios prometió a Abraham
y a sus descendientes
que recibirían el mundo
como herencia…”


¿Será esto un exceso del apóstol Pablo? ¿De verdad Dios/Elohim -YaHWéH- le prometió a Abraham y su prole que heredarían el mundo entero?. Una concordancia de este pasaje nos lleva a Génesis 17:1-7 en donde YaHWéH le promete a Abram, ya de 99 años:


“- Este es mi pacto contigo:
serás padre de muchedumbre de gentes.
No te llamarás más Abram,
sino que tu nombre será Abraham,
porque te he puesto por padre
de muchedumbre de gentes.
Te multiplicaré en gran manera,
y de ti saldrán naciones y reyes”.


Entendamos bien este versículo: YaHWéH cambia el nombre de Abram –“padre enaltecido”- a “Abraham” –“padre de una muchedumbre de gente”-.


Reparemos que “padre enaltecido” parecería suficiente para cumplir cualquier objetivo humano “normal”, y ser  muy feliz con eso, pero sin embargo es poco para abarcar lo que YaHWéH tiene en mente para el sorprendido y paciente Abram. YaHVéH –el “Shaddai”– tenía objetivos sobrenaturales para la descendencia de Abram/Abraham. ¿Que entiende el Altísimo por “padre de una muchedumbre de gente” –“Abraham”-. Lo dice enseguida: “te multiplicare grandemente y de ti saldrán reyes y naciones”. Esto no es una promesa muy “corriente”, no se trata de una promesa de “muchos hijos”, sino de una que es difícil de ser comprendida inmediatamente: engendraría “naciones”. Poblaría países enteros, engendraría reyes y lideres nacionales, e incluso – lo veremos – su descendencia se combinaría con etnias diferentes. Una promesa digna de un Dios poderoso que controla la historia. Saldrían de la descendencia de Abraham “reyes y naciones” –¡en plural!-. Y si nos asaltara alguna duda  veamos la promesa a su mujer Sarai –luego Sara-:


“- A Sarai, tu mujer,
no la llamarás Sarai,
sino que su nombre será Sara.
Yo la bendeciré, y también te daré
un hijo de ella.
…y vendrá a ser madre de naciones;
reyes de pueblos nacerán de ella”.
(versos 15 y 16)


Aquí “Sarai” –“mi princesa”– es cambiado por “Sara” –“princesa”- que expresa un ámbito indefinido y amplio. Y luego reitera la Promesa pero en clave femenina: Sara “vendrá a ser madre de naciones”, ¡de nuevo en plural.


Y si seguimos la zaga de esta Promesa sorprendente que impactaría la historia de las naciones nos encontramos con Génesis 22:16-17 en donde YaHWéH le promete –confirma- al obediente Abraham ¡jurando por Si mismo!:


“…de cierto te bendeciré
y multiplicaré tu descendencia
como las estrellas del cielo
y como la arena que está a la orilla del mar;
tu descendencia se adueñará
de las puertas de sus enemigos”.


Así YaHVéH ratifica que Abraham tendría una prole tan numerosa como “las estrellas del cielo y… la arena que está a la orilla del mar”. ¡Inmensa! ¡prácticamente “infinita” si la quisiéramos imaginar!. Es obvio que se trata de una descendencia que excede a una sola nación así como las estrellas y las arenas del mar la exceden, porque el cielo que contiene “las estrellas” es universal y “las arenas” cubren todas las playas de la tierra.


Seguimos la zaga: de Isaac la Promesa pasa a su hijo Jacob, que luego de su “lucha” con el Ángel a la orilla del Jaboc, recibe esta Promesa/bendición:


“Tu nombre es Jacob;
pero ya no te llamarás Jacob,
sino que tu nombre será Israel;
También le dijo Dios:
- Yo soy el Dios omnipotente:
crece y multiplícate;
una nación y un conjunto
de naciones saldrán de ti,
y reyes saldrán de tus entrañas”.
(Génesis 35:11)


Nuevamente el cambio de nombre: de Jacob –“risas”– a ISRAEL –“DIOS LUCHA”– que inspira temor y tiene un significado universal. Y también implícitamente da a entender que ni el Dios de Abraham, ni su pueblo elegido, estaría contenido por fronteras.


Y este vendrá a ser el nombre de la nación separada por YaHWéH para ejecutar su Plan de Redención de las naciones. Nación formada por “doce tribus” descendientes de los hijos de Jacob/Israel. ¿Pero sería una sola nación la que se formaría a partir de la prole de Jacob/Israel? Ya vimos que NO y aquí lo confirmamos: sería “una nación y un conjunto de naciones”. Y esto es reconfirmado en Génesis 48:4:


“y me dijo: -Yo te haré crecer,
te multiplicaré
y te pondré
por estirpe de naciones;
y daré esta tierra a tu descendencia
después de ti por heredad perpetua”.


La Promesa de YaHWéH a Abraham entonces, establece con claridad,fuera de toda interpretación que la matice, que su descendencia sería incontable y que ella formaría “naciones”, o mejor “reyes y naciones” –en plural indefinido- NO una nación única y una sola “estirpe” real. Y que esta descendencia -en realidad un remanente de ella- heredara a  Canaan (que es Sión) como herencia perpetua, para siempre. Y esta descendencia que volvería a Sion en el Exodo Mayor de ISRAEL que esta en un futuro cercano traería consigo la riqueza de las naciones, así como en el primer éxodo se llevaron gran parte de la riqueza de Egipto. Y estas riquezas seguirán fluyendo a Sión por siempre:

*

“Tus puertas estarán siempre abiertas;
no se cerrarán de día ni de noche,
para que puedan traerte
las riquezas de las naciones
y entren los reyes con su comitiva”.
Isaías 60:11

*

“Las naciones te darán sus mejores alimentos
y los reyes te traerán sus riquezas”
Isaías 60:16

*

Por eso se dice que la descendencia de Abraham recibirá “el mundo por herencia”.


“Reinó Dios sobre las naciones;
Se sentó Dios sobre su santo trono.
Los príncipes de los pueblos se reunieron
Como pueblo del Dios de Abraham;
Porque de Dios son los escudos de la tierra;
El es muy exaltado”.
Salmo 47:8-10

*

¡Aleluya!

+

+

P.D.: ¿Quienes son descendencia de Abraham?:

+

“Sabed, por tanto, que los que tienen fe,
estos son hijos de Abraham”.
Gálatas  3:7

+

“De modo que los que tienen fe son bendecidos
con el creyente Abraham”.
Gálatas  3:9

+

“Y si vosotros sois de Cristo,
ciertamente descendientes de Abraham sois,
y herederos según la promesa”.
Gálatas  3:29

+

+

ver también:

http://reyjusticianuestra.com/el-pacto-y-la-heredad-perpetua/

+

+