«… nuestros cuerpos… no pueden heredar el reino de Dios… Pero…
seremos transformados!  Sucederá en un instante… cuando
se toque la trompeta… los que hayan muerto resucitarán
para vivir por siempre. Y… los que estemos vivos,
también seremos transformados…»
1 Corintios 15, 49-53

>>> GUIA PARA ENTRAR EN EL REINO

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

*

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

***

*

+

LOS EVANGELIOS – HaBesorot HaTovot
LAS BUENAS NOTICIAS

*

Introducción


La palabra “evangelio” quiere decir “Buenas Nuevas o Buenas Noticias”. Estas buenas noticias las encontramos en el Evangelio según Juan:


“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16


Este evangelio (buenas nuevas) es llamado de diferentes formas: el evangelio del Reino (Mt. 4:23), el evangelio de Yeshua (Mc. 1:1), el evangelio de Dios (Mc. 1:14), el evangelio del Mesías (Ro. 15:19), el evangelio de la gloria del Mesías (II Co. 4:4), el evangelio de nuestra Salvación (Ef. 1:13) y el evangelio de la Paz (Ef. 6:15).


Pablo afirmó que este evangelio es el poder de Dios para traer la salvación a todos los que creen.


“Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.”
Romanos 1:16


La primera persona que escuchó el evangelio (las buenas noticias) fue Abraham.


“Y la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció de antemano las buenas nuevas a Abraham, diciendo: EN TI SERAN BENDITAS TODAS LAS NACIONES.”
Gálatas 3:8


Las naciones serían justificadas por la fe, por eso Abraham es el Padre de los creyentes ya que él creyó y su fe le fue contada por justicia, ahora todos los que creemos, los que hemos puesto nuestra fe y esperanza en Yeshua somos Hijos de Abraham, el creyente.


“Por consiguiente, sabed que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.”
Gálatas 3:7


Abraham sabía que Dios cumpliría su Palabra y que su descendencia (Yeshua) sería una bendición para todas las naciones (Gl. 3:16), él vio el día de la venida de Yeshua y se alegró.


“Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver mi día; y lo vio y se alegró.”
Juan 8:56

+

Abraham puso su fe en el futuro, en el cordero que Dios iba a proveer (Gn. 22:8), en el Mesías de Israel, en el Salvador de todo el mundo. Abraham puso su fe en lo que Dios iba a hacer por medio de la simiente de la mujer, la descendencia de Abraham, su Hijo Yeshua, nosotros ponemos nuestra fe en el pasado, en lo que Dios ya ha llevado a cabo, por tanto, Abraham fue justificado mirando al futuro y nosotros somos justificados mirando al pasado, pero ambos compartimos la misma fe.


“Todos éstos murieron en fe, sin haber recibido las promesas, pero habiéndolas visto y aceptado con gusto desde lejos . . .”
Hebreos 11:13


Cuando hablamos de los “evangelios” (en plural) nos referimos a los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento / Pacto (Brit Jadashá).

+

Los cuatro evangelios tratan del nacimiento, la vida, el ministerio, la muerte, la resurrección y la ascensión de Yeshua. Si solamente tuviésemos un evangelio, no podríamos comprender plenamente el alcance de la obra de Yeshua ni su verdadera identidad, por eso tenemos 4 escritores dándonos perspectivas diferentes de una misma persona: Yeshua. Por tanto, los 4 evangelios se complementan entre sí.

+
Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son llamados “Evangelios sinópticos” porque son muy similares. La palabra “sinóptico” significa “vistos juntos” o “vista en conjunto”. El evangelio de Juan es muy diferente, en los 3 evangelios sinópticos vemos lo que Yeshua dijo (sus enseñanzas), hizo (sus obras) y sintió, pero en el evangelio de Juan vemos lo que Yeshua es, encontramos lo que él dijo de sí mismo. El evangelio de Juan es más espiritual y profundo.

+

La palabra hebrea para “predicar y/o anunciar (buenas noticias)” es “basar”, dicha palabra también significa “carne”, la palabra hebrea para evangelio es “besora” y viene de la palabra “basar”. Cuando Yeshua declaró que “el que come mi carne (basar) tiene vida eterna” (Jn. 6:54) podemos interpretarlo como “el que acepta, cree y vive el evangelio tiene vida eterna”, Yeshua también dijo que “mi carne (basar-mi mensaje) es verdadera comida” (Jn. 6:55).


1. El Evangelio de Mateo:


Autor: Mateo el publicano (recaudador de impuestos), también llamado Leví, hijo de Alfeo. Fue uno de los 12 apóstoles.


Fecha: 50 – 66 d.C.

Lugar: en Judea

Idioma: Hebreo o Arameo


Destinatarios: los judíos.


Presentación de Yeshua: Hijo de David, el león de la tribu de Judá, el Rey de Israel, el Mesías prometido.


Énfasis: Lo que Yeshua enseñó


Propósito: Fue escrito para mostrar a los judíos que Yeshua era el Mesías prometido.


Palabras claves: Reino/Cumplimiento


Número de capítulos: 28

Número de versículos: 1071

Versículo importante:


“¡Hosanna al Hijo de David! ¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR! ¡Hosanna en las alturas!”
Mateo 21:9


2. El Evangelio de Marcos:


Autor: Juan Marcos, colaborador de Pedro


Lugar: en Roma

Fecha: 40 – 65 d.C.

Idioma: “Griego”


Destinatarios: los Romanos, por eso vemos explicaciones a algunas costumbres judías.


Presentación de Yeshua: Siervo obediente.


Énfasis: Lo que Yeshua llevó a cabo


Propósito: Fue escrito para mostrar a los gentiles lo que Yeshua hizo manifestando la humanidad y la divinidad de Yeshua.


Palabras claves: Autoridad /Inmediatamente (al instante)


Número de capítulos: 16

Número de versículos: 678

Versículo importante:


“Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
Marcos 10:45


3. El Evangelio de Lucas:


Autor: Lucas, el médico amado y posiblemente el único escritor gentil de toda la Biblia.


Fecha: 58 – 63 d.C.

Lugar: En Cesarea

Idioma: “Griego”


Destinatarios: los Griegos


Presentación de Yeshua: Hijo del Hombre y el Salvador del mundo.


Énfasis: Lo que Yeshua sintió.


Propósito: Fue escrito para confirmar la fe de Teófilo y mostrar de una forma ordenada la vida de Yeshua demostrando su veracidad e historicidad.


Palabras claves: Oración/Salvación


Número de capítulos: 24

Número de versículos: 1151

Versículo importante:


“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”
Lucas 19:10


4. El Evangelio de Juan:


Autor: Juan “el discípulo amado”, también llamado “Hijo del Trueno”, hijo menor de Zebedeo y Salomé (la hermana de María). Juan era primo hermano de Yeshua y fue uno de los 12 apóstoles.


Fecha: 80 – 95 d.C.

Lugar: Asia menor (posiblemente en Éfeso)

Idioma: “Griego”


Destinatarios: Todo el mundo.


Presentación de Yeshua: Hijo Eterno de Dios.


Énfasis: Lo que Yeshua es.


Propósito: Para que creamos que Yeshua es el Mesías y tengamos vida en su nombre.


Palabras claves: Creer/Vida


Número de capítulos: 21

Número de versículos: 879

Versículo importante:


“Pero éstas se han escrito para que creáis que Yeshua es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo,  tengáis vida en su nombre.”
Juan 20:31


+

+