+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

*

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

***

*

+

LOS EVANGELIOS – HaBesorot HaTovot
LAS BUENAS NOTICIAS

*

Introducción


La palabra “evangelio” quiere decir “Buenas Nuevas o Buenas Noticias”. Estas buenas noticias las encontramos en el Evangelio según Juan:


“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:16


Este evangelio (buenas nuevas) es llamado de diferentes formas: el evangelio del Reino (Mt. 4:23), el evangelio de Yeshua (Mc. 1:1), el evangelio de Dios (Mc. 1:14), el evangelio del Mesías (Ro. 15:19), el evangelio de la gloria del Mesías (II Co. 4:4), el evangelio de nuestra Salvación (Ef. 1:13) y el evangelio de la Paz (Ef. 6:15).


Pablo afirmó que este evangelio es el poder de Dios para traer la salvación a todos los que creen.


“Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.”
Romanos 1:16


La primera persona que escuchó el evangelio (las buenas noticias) fue Abraham.


“Y la Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció de antemano las buenas nuevas a Abraham, diciendo: EN TI SERAN BENDITAS TODAS LAS NACIONES.”
Gálatas 3:8


Las naciones serían justificadas por la fe, por eso Abraham es el Padre de los creyentes ya que él creyó y su fe le fue contada por justicia, ahora todos los que creemos, los que hemos puesto nuestra fe y esperanza en Yeshua somos Hijos de Abraham, el creyente.


“Por consiguiente, sabed que los que son de fe, éstos son hijos de Abraham.”
Gálatas 3:7


Abraham sabía que Dios cumpliría su Palabra y que su descendencia (Yeshua) sería una bendición para todas las naciones (Gl. 3:16), él vio el día de la venida de Yeshua y se alegró.


“Vuestro padre Abraham se regocijó esperando ver mi día; y lo vio y se alegró.”
Juan 8:56

+

Abraham puso su fe en el futuro, en el cordero que Dios iba a proveer (Gn. 22:8), en el Mesías de Israel, en el Salvador de todo el mundo. Abraham puso su fe en lo que Dios iba a hacer por medio de la simiente de la mujer, la descendencia de Abraham, su Hijo Yeshua, nosotros ponemos nuestra fe en el pasado, en lo que Dios ya ha llevado a cabo, por tanto, Abraham fue justificado mirando al futuro y nosotros somos justificados mirando al pasado, pero ambos compartimos la misma fe.


“Todos éstos murieron en fe, sin haber recibido las promesas, pero habiéndolas visto y aceptado con gusto desde lejos . . .”
Hebreos 11:13


Cuando hablamos de los “evangelios” (en plural) nos referimos a los cuatro primeros libros del Nuevo Testamento / Pacto (Brit Jadashá).

+

Los cuatro evangelios tratan del nacimiento, la vida, el ministerio, la muerte, la resurrección y la ascensión de Yeshua. Si solamente tuviésemos un evangelio, no podríamos comprender plenamente el alcance de la obra de Yeshua ni su verdadera identidad, por eso tenemos 4 escritores dándonos perspectivas diferentes de una misma persona: Yeshua. Por tanto, los 4 evangelios se complementan entre sí.

+
Los tres primeros evangelios (Mateo, Marcos y Lucas) son llamados “Evangelios sinópticos” porque son muy similares. La palabra “sinóptico” significa “vistos juntos” o “vista en conjunto”. El evangelio de Juan es muy diferente, en los 3 evangelios sinópticos vemos lo que Yeshua dijo (sus enseñanzas), hizo (sus obras) y sintió, pero en el evangelio de Juan vemos lo que Yeshua es, encontramos lo que él dijo de sí mismo. El evangelio de Juan es más espiritual y profundo.

+

La palabra hebrea para “predicar y/o anunciar (buenas noticias)” es “basar”, dicha palabra también significa “carne”, la palabra hebrea para evangelio es “besora” y viene de la palabra “basar”. Cuando Yeshua declaró que “el que come mi carne (basar) tiene vida eterna” (Jn. 6:54) podemos interpretarlo como “el que acepta, cree y vive el evangelio tiene vida eterna”, Yeshua también dijo que “mi carne (basar-mi mensaje) es verdadera comida” (Jn. 6:55).


1. El Evangelio de Mateo:


Autor: Mateo el publicano (recaudador de impuestos), también llamado Leví, hijo de Alfeo. Fue uno de los 12 apóstoles.


Fecha: 50 – 66 d.C.

Lugar: en Judea

Idioma: Hebreo o Arameo


Destinatarios: los judíos.


Presentación de Yeshua: Hijo de David, el león de la tribu de Judá, el Rey de Israel, el Mesías prometido.


Énfasis: Lo que Yeshua enseñó


Propósito: Fue escrito para mostrar a los judíos que Yeshua era el Mesías prometido.


Palabras claves: Reino/Cumplimiento


Número de capítulos: 28

Número de versículos: 1071

Versículo importante:


“¡Hosanna al Hijo de David! ¡BENDITO EL QUE VIENE EN EL NOMBRE DEL SEÑOR! ¡Hosanna en las alturas!”
Mateo 21:9


2. El Evangelio de Marcos:


Autor: Juan Marcos, colaborador de Pedro


Lugar: en Roma

Fecha: 40 – 65 d.C.

Idioma: “Griego”


Destinatarios: los Romanos, por eso vemos explicaciones a algunas costumbres judías.


Presentación de Yeshua: Siervo obediente.


Énfasis: Lo que Yeshua llevó a cabo


Propósito: Fue escrito para mostrar a los gentiles lo que Yeshua hizo manifestando la humanidad y la divinidad de Yeshua.


Palabras claves: Autoridad /Inmediatamente (al instante)


Número de capítulos: 16

Número de versículos: 678

Versículo importante:


“Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.”
Marcos 10:45


3. El Evangelio de Lucas:


Autor: Lucas, el médico amado y posiblemente el único escritor gentil de toda la Biblia.


Fecha: 58 – 63 d.C.

Lugar: En Cesarea

Idioma: “Griego”


Destinatarios: los Griegos


Presentación de Yeshua: Hijo del Hombre y el Salvador del mundo.


Énfasis: Lo que Yeshua sintió.


Propósito: Fue escrito para confirmar la fe de Teófilo y mostrar de una forma ordenada la vida de Yeshua demostrando su veracidad e historicidad.


Palabras claves: Oración/Salvación


Número de capítulos: 24

Número de versículos: 1151

Versículo importante:


“Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.”
Lucas 19:10


4. El Evangelio de Juan:


Autor: Juan “el discípulo amado”, también llamado “Hijo del Trueno”, hijo menor de Zebedeo y Salomé (la hermana de María). Juan era primo hermano de Yeshua y fue uno de los 12 apóstoles.


Fecha: 80 – 95 d.C.

Lugar: Asia menor (posiblemente en Éfeso)

Idioma: “Griego”


Destinatarios: Todo el mundo.


Presentación de Yeshua: Hijo Eterno de Dios.


Énfasis: Lo que Yeshua es.


Propósito: Para que creamos que Yeshua es el Mesías y tengamos vida en su nombre.


Palabras claves: Creer/Vida


Número de capítulos: 21

Número de versículos: 879

Versículo importante:


“Pero éstas se han escrito para que creáis que Yeshua es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que creyendo,  tengáis vida en su nombre.”
Juan 20:31


+

+