+

“Por fin han llegado la salvación y el poder, el reino de nuestro Dios, y la autoridad
de su Mashiáj. Pues el acusador de nuestros hermanos —el que los acusa
delante de nuestro Dios día y noche— ha sido lanzado a la tierra.
…Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…
Apocalípsis 12, 10-12

+

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

15/10/ 2012

+

+

by Gary Wilkerson

+

+

“Pero ahora tanto mejor ministerio es el suyo, cuanto es mediador de un mejor pacto, establecido sobre mejores  promesas.” (Hebreos 8:6)


“He aquí vienen días, dice el Señor, en que estableceré con la casa de Israel y la casa de Judá un nuevo pacto; no como el pacto que hice con sus padres el día que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra Egipto…” (Vea Hebreos 8:8-9)


Dios tomó a Su pueblo de la mano y los sacó de la cautividad, de la esclavitud, de la miseria. Los guió milagrosamente abriendo el Mar Rojo, en el desierto  y después en la Tierra Prometida. Ese es un buen pacto, pero Hebreos dice que el nuevo pacto es mucho mejor y aun más excelente.


La segunda parte de Hebreos 8:9 nos dice. “Porque ellos no permanecieron en mi pacto”. Esa es la razón por la cual se necesitaba un nuevo pacto.


“Por lo cual, éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en la mente de ellos, y sobre su corazón las escribiré; y seré a ellos por Dios, y ellos me serán a mi por pueblo; y ninguno enseñará a su prójimo, ni ninguno a su hermano diciendo: Conoce al Señor; porque todos me conocerán, desde el menor hasta el mayor de ellos. Porque seré propicio a sus injusticias, y nunca más me acordaré de sus pecados y de sus iniquidades” (Hebreos (8:10-12)


Dios dice que el nuevo pacto va a ser mejor, aun más excelente que el antiguo, no como el que Él hizo con los hijos de  Israel en Egipto. Él va a hacer algo diferente esta vez; no es solamente un pacto. Es un nuevo poder que Él nos da. El nuevo poder que nos habilita para que podamos ser tan fieles como lo es Él en guardar Su pacto, porque ahora Él vive en nosotros. Esa es la diferencia en este nuevo pacto, el pacto eterno!

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/20030?src=devo-email

+

+