“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson que nos llegó hoy: 14 de junio del 2011:


++

El peligro más grande que todos enfrentamos es no poder ver a Jesús en nuestros problemas – en lugar de verlo, vemos fantasmas. En ese momento crítico de miedo, cuando la noche es más negra y la tormenta es más violenta, Jesús siempre se acerca a nosotros, para revelarse como el Señor del diluvio, el Salvador en las tormentas. “Jehová preside en el diluvio y se sienta Jehová como rey para siempre” (Salmo 29:10).


En Mateo 14, Jesús ordenó a sus discípulos subirse a una barca que encararía una tormenta. La Biblia dice que él hizo a sus discípulos entrar a la barca. Dicha barca sería víctima de aguas agitadas y zarandeada como un corcho. ¿Dónde estaría Jesús? Él estaría arriba en las montañas, con su vista en el mar y orando para que ellos no fallaran la prueba que él sabía que tenían que atravesar.


Usted pensaría que por lo menos uno de los discípulos hubiera reconocido lo que estaba sucediendo y hubiese dicho, “Miren amigos, Jesús dijo que él nunca nos dejaría ni nos abandonaría. Él nos envió en esta misión; estamos en el centro de su voluntad. Él dijo que él es el que ordena los pasos del hombre justo. Miren otra vez. ¡Es nuestro Señor! ¡Él está ahí! Nunca estuvimos fuera de su mirada.”


Pero ningún discípulo lo reconoció. Ellos no esperaban que él estuviese en su tormenta. Nunca ellos esperaron que él estuviese con ellos, o aun cerca de ellos, en una tormenta. Pero él llegó caminando sobre las aguas.


Sólo había una lección que aprender, sólo una. Era una lección simple, no una que fuese profunda, mística, o que fuese como un terremoto. Jesús simplemente quería que confiaran en que él era su Señor en medio de cada tormenta que atravesaran en sus vidas. Él simplemente quería que ellos mantuviesen su gozo y confianza aún en las horas más oscuras de sus pruebas. Eso era todo.


+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/13708

+

+