“Pero este es el nuevo pacto que haré con el pueblo de Israel…
Pondré mis instrucciones en lo más profundo de ellos y las
escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y
ellos serán mi pueblo”
Jeremías 31, 33

MANTENIÉNDONOS FIRMES
(Devocional de D. Wilkerson)

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+
+

tomado del libro “MAHANAHIM”


+
+

Cuando el profeta Ezequiel vivía con los desterrados de Israel, junto al rio Quebar –ubicado al norte del actual Irak cercano al territorio kurdo- fue tomado en una visión y llevado al Templo de Jerusalem en donde presenció escenas de aborrecible corrupción. Entonces, luego ver y oír las cosas que allí se programaban, recibió esta Palabra:


“Por tanto di: Así dijo el Señor DIOS: Aunque los he echado lejos entre los gentiles, y los he esparcido por las tierras, con todo eso les seré por un pequeño santuario en las tierras adonde llegaren” (Ez 11, 16)


Véase que YaHWéH estaba diciendo que el pueblo de ISRAEL sería esparcido y el Templo de Jerusalem destruido, y que en su lugar habría “pequeños santuarios” para honrarlo en las naciones gentiles. Algo muy difícil de aceptar para un israelita de esos días, y tanto que solo el Señor mismo tenía Autoridad suficiente para hacer esta extraña afirmación sin caer en el ridículo y el peligro de denigración pública (nota 1).


¿Y hasta cuándo sería esta sustitución del Templo de Jerusalem por “pequeños santuarios”? se dice en el versículo siguiente (v. 17-20):


“Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las tierras en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel… Y les daré un corazón, y espíritu nuevo daré en sus entrañas; y quitaré el corazón de piedra de su carne… para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis juicios y los cumplan, y me sean por pueblo, y yo sea… por Dios”


Es decir que los que se congregarían en los “pequeños santuarios” del desierto/destierro de las naciones iban a ser traídos de vuelta por YaHWéH a una Sion restaurada, pero ya con un corazón regenerado y limpio de rebeldías. Esto se reitera muchas veces en referencia a la hijos de Israel/casa de Israel. Por ejemplo se lee en Jeremías 31, 33:


“porque este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días—declara el SEÑOR–. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi pueblo”


Estamos encima de una profecía firmemente establecida en toda la Escritura que discurre durante toda la historia de la humanidad de los últimos dos mil años bajo el Pulso firme del Guía de la historia. Y este Propósito de atracción, congregación y regreso de los hijos de Israel/tribus de Jacob a Sión tiene que ver con la encomienda al Siervo de YaHWéH de Isaías 49, 6. Estos son los pasos que definen el Plan Maestro de Redención de las naciones establecido desde antes de la fundación del mundo:


1) sustituir el Templo de Jerusalem por “pequeños santuarios” en las naciones gentiles adonde llegaran los desterrados,


2)  para que un remanente de ellos regenere su corazón,


3) y sea retornado al culto de Su Dios/Elohim –YaHWéH- y a su tierra (y en este proceso ‘arrastre’ consigo a extranjeros de corazón sincero que hayan recibido la Buena Noticia y abierto su corazón a ella).


Y a estos tres pasos debemos agregar un cuarto:


5) la reconstrucción por el Señor de un nuevo Templo en una nueva Jerusalem que será la sede del Trono del Gran Rey y Sumo Sacerdote, Hijo de Dios, Hijo de David, y Gran Rey de ISRAEL/JEZREEL


Y este megamovimiento histórico que describimos incluye a todas las naciones de la tierra e inaugura una nueva línea de conexión Cielo/tierra, según veremos. Entretanto digamos que, luego de anunciada esta revelación a Ezequiel, la Gloria de Dios/Elohim levantó vuelo y salió del Templo y de Jerusalem posándose sobre el Monte de los Olivos, lugar del futuro retorno del Mashíaj de ISRAEL/JEZREEL-


^^^


En el libro ‘EL POST-CATOLICISMO’ agregamos al pasaje que habla de los “pequeños santuarios” otro en donde Dios/Elohim pide a los desterrados que construyan majanos altos que les indiquen el camino de retorno a Sión. Esto lo leemos en Jeremías 31, 21-22:


“Establécete señales, ponte majanos altos, nota atentamente la calzada; vuélvete por el camino por donde fuiste, virgen de Israel…”


Y decíamos:


-> un “majano” es una señal en el paisaje, generalmente una gran piedra o conjunto de ellas, que marca un lugar o un límite. El pasaje se refiere a “majanos altos” que guiarán el retorno de Efraín a Sión. Pero uno de los castigos por su rebeldía fue el destierro sin memoria hacia las naciones en todas las direcciones del planeta ¿y cómo puede haber majanos esparcidos por todas las latitudes indicando el camino de retorno a una Sión que habían olvidado? Pues el edificio pétreo de una iglesia de las que aun hoy son la marca de la cristiandad en Europa –y en todas las naciones- es un majano alto que domina el paisaje. Un punto de referencia que aun hoy vemos en ciudades y pueblos. Y desde sus púlpitos se expone la Palabra del Gran Rey venidero, a cuya corte perteneceremos, y que morará en la Sión en Gloria a la que retornaremos.


Quiere decir que las iglesias de Cristo son el “aprisco” en donde el Gran Pastor del rebaño desterrado guarda mediante el bautismo –y el memorial de la Partición del Pan- a las ovejas que restaurará a la Sión en Gloria del siglo venidero.


>>.<<


nota 1: Jesús/Yeshua hizo una afirmación  difícil de creer en su momento que tiene que ver con esto. Está en Juan 2, 19-21:


“Destruyan este templo y en tres días lo levantaré… Pero cuando Jesús dijo «este templo», se refería a su propio cuerpo. Después que resucitó de los muertos, sus discípulos  recordaron que había dicho esto y creyeron en las Escrituras y también en lo que Jesús había dicho”


En suma estaba diciendo que el Templo de Jerusalem sería sustituido por el Templo de Su Cuerpo que a su vez según veremos sería repartido en un culto/memorial a gentes de todas las naciones por Su Iglesia. Esto es un radical cambio con respecto al antiguo orden con sede exclusivamente en Jerusalem. Jesús/Yeshua muerto y resucitado es el Sumo Sacerdote eterno según el orden de Melquisedec. Él es Cabeza de un culto universal cuya primera etapa en misterio se está cumpliendo ahora en Su Iglesia y que sustituye para siempre al sacerdocio aarónico.

+

sigue en EL “PEQUEÑO SANTUARIO” DE YAHWÉH (II)

+

+

+