+

“Pero Moisés trató de apaciguar al Señor su Dios. —… ¿por qué estás tan enojado con tu propio pueblo …
!Acuérdate de tus siervos Abraham, Isaac y Jacob. Tú mismo te comprometiste… diciendo:
“Haré que sus descendientes sean tan numerosos como las estrellas del cielo, y entregaré
a sus descendientes toda esta tierra que prometí darles, y ellos la poseerán para
siempre”. Entonces el Señor cambió de parecer…”
Éxodo 32, 11-14


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

+

+

+

“Porque el mismo Dios
que mandó que la luz
brotara de la oscuridad,
es el que ha hecho brotar
su luz en nuestro corazón

para que podamos iluminar a otros,
dándoles a conocer la gloria
de Dios que brilla en la cara
de Jesucristo.

(2 Corintios 4:6)

+

+

¡Leamos este pasaje con asombro!: el Creador de los cielos y la tierra, Quien dijo al principio: “Sea la luz; y fue la luz” (Gén 1:3), es El Mismo que ordenó que de nuestras tinieblas interiores -en nuestro corazón- brotara Su Luz.  ¡Es el mismo poder El que operó al principio de la Creación y El que que nos hizo nuevas criaturas!. ¡¡waw!!

+

¿Estamos conscientes los renacidos -redimidos- que somos una creación de ese Poder por encima de todo poder? ¿Estamos viviendo como hijos de la Luz? ¿Discernimos las tinieblas de las que fuimos arrebatados y la recordamos como un lugar aborrecible? ¿Proyectamos Su Luz a otros?

+

+