“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó hoy: 30 de agosto del 2012:

+

+

Nuestra iglesia pasa mucho tiempo en oración. Acabamos de concluir una cadena de oración de 24 horas al día, por 30 días. ¿Por qué exactamente estábamos orando? ¿Qué estábamos buscando?


Yo crecí en la iglesia pentecostal, y todo lo que mi padre y mi abuelo siempre hablaban era acerca del gran avivamiento que vendría. Los evangelistas hablaban de eso en  las reuniones de campamento: “¡Viene un avivamiento. Dios va a traer multitudes a su reino!”


Sin embargo, en el corazón de toda esta charla de avivamiento había un pensamiento básico: “Nosotros no tendremos que salir a las calles, podemos simplemente quedarnos aquí y orar ¡y el Espíritu Santo traerá a la gente!”


Pero, la definición de avivamiento es: “El despertar o resurrección de lo que está a punto con convertirse en cadáver” Significa “despertar a la iglesia muerta, revivirla, resucitarla, para que así el impío sienta ganas de entrar por sus puertas”.


Amados, la iglesia no debe necesitar ser resucitada de la muerte. No deberíamos estar orando por un gran avivamiento. Mientras hemos estado orando por un avivamiento, cosas horribles han pasado en nuestro país.


Nuestras ciudades están a punto de estallar en llamas, la nación está saciada con sexo, placer y la idolatría de los deportes. Uno de cada dos matrimonios termina en divorcio. Hemos perdido toda una generación de gente joven por el cinismo, dureza y la desilusión


Los sonidos de los sollozos de hambre, de niños maltratados ahora se levantan como truenos en nuestras ciudades. Los homosexuales exigen derechos matrimoniales. Padres desesperados deambulan por las calles por centenares, buscando trabajo.


¿Qué debería estar haciendo la iglesia acerca de estas cosas? La biblia dice que si estamos cubriendo las necesidades de la humanidad, si estamos obedeciendo al mandamiento de ser compasivos con el mundo, y estamos dándonos por  completo a las necesidades de otros, entonces seremos como huerto de riego: “Si partes tu pan con hambriento….si  cubres al desnudo…si no te escondes de tu hermano…. Si no apartas tu alma del hambriento, y sacias al alma  afligida…entonces el Señor te pastoreará siempre, y saciará tu alma” (vea Isaías 58: 5-12). “Serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan” (Verso 11).

+

Dios quiere que cada uno de nosotros sea parte de Su corazón de compasión hacia el mundo.

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/19479?src=devo-email

+

+