+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+ *

*

+

La visión cristiano-mesiánica lee al evangelio de siempre con los mismos dogmas y los siguientes énfasis:


1) una reflexión central sobre la Promesa de YaHWéH a Abram/Abraham y su descendencia.  En ella -un manojo de promesas en realidad- YaHWéH promete solemnemente lo siguiente:


-> que de la descendencia de Abraham surgirían reinos (en plural) y naciones (en plural)

-> que sería numerosísima y cubriría toda la tierra,

-> que tendría como herencia perpetua -”sempiterna”- la tierra de Canaán (que luego en la profecía recibe el nombre imperecedero de Sión).

-> que vencería a sus enemigos.

-> que sería bendición para todas las naciones

+

2) el entendimiento de las consecuencias de la división del único reino de ISRAEL de David y Salomón en dos reinos/ casas/familias que tendrían un trayecto muy diferenciado en la historia corriente y en la profecía. Estas dos partes en las que se dividió el único ISRAEL de doce tribus son las siguientes:


-> diez tribus lideradas por Efraín, al norte.

-> dos tribus lideradas por Judá -en realidad Benjamín ya había sido absorbido- al sur.


La parte liderada por Efraín se llamó “reino de Israel”, y la parte liderada por Judá “reino de Judá”.


El norteño “reino de Israel” recibe en la Palabra el nombre de “Israel”. Y el “reino del Judá”, naturalmente, “Judá”. Reparemos entonces que “Israel” y “Judá” no son sinónimos y muchas veces en la historia los pueblos a que estos nombres aluden fueron enconados enemigos -pero volverán a unirse en el gran día de Jezreel-. En los estudios de este sitio, cuando nos referimos a la descendencia de “Israel” del norte -las diez tribus que la historia corriente llama “perdidas”- escribimos “Israel(Efraín)” o simplemente “Israel”. Otras veces escribimos juntas sus tres denominaciones principales: “hijos de Israel”/ ”casa de Israel”/ ”Efraín”. En cambio cuando nos referimos al ISRAEL de doce tribus lo escribimos siempre con mayúscula: “ISRAEL”. También en la profecía se llama a los desterrados del reino del norte: “Jacob” y “José”. Pero el nombre mas frecuente para el colectivo de las diez tribus desterradas en las naciones es como dijimos: “Efraín”.

^

3) el entendimiento de las consecuencias del castigo de YaHWéH al norteño reino de Israel(Efraín) por su apostasía. Este castigo incluía dos estigmas que deberían de ser insoportables para un pueblo cuyo rasgo fundacional fue su separación de las naciones:


-> que su descendencia sería “mezclada” con todas las naciones de la tierra,

-> que ademas olvidarían sus raíces nacionales hebreas y por lo tanto adoptarían las costumbres de las naciones.

^

4) el entendimiento de que YaHWéH extendió una promesa de perdón incondicional e inmerecido -esto es Misericordia- a la descendencia apostata de Israel(Efraín) desterrada entre las naciones. Leamos:


“Yo los sanaré de su rebelión,
los amaré de pura gracia,
porque mi ira se apartó de ellos”.
(Oseas 14:4)


Y aquellos que aceptaran ese perdón cuando les fuera anunciado -mediante la publicación del evangelio a las naciones- volverían al culto de YaHWéH. Pero para ese entonces la revelación progresiva de la Palabra habría enseñado que YaHWéH -el Dios/Elohim de ISRAEL- se manifiesta a los hombres en tres naturalezas/Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Sin el entendimiento de este misterio no puede entenderse la profundidad del plan de Redención establecido desde antes de la fundación del mundo.

+^

5) el entendimiento de que este perdón extendido al Israel desterrado solo sería aceptado por un “remanente” -una parte pequeña- como decimos en el párrafo anterior. Y solo ese remanente “volvería” a la Sión en Gloria del mundo venidero/athid lavo. Este remanente salvo de Israel(Efraín) somos los cristianos fieles -los redimidos/creyentes-.

^

6) el entendimiento de que la “pura gracia” prometida en Oseas 14:4 es la forma mas completa de entender -en la dimensión transversal de las Escrituras- el sacrificio expiatorio en la cruz del Cordero/Hijo de Dios/Hijo de David/Hijo del Hombre: Jesús/Yeshua.  Así lo declara proféticamente Lucas citando a María/Myriam:


“Ayudó al pueblo de Israel
y no se olvidó de tratarlo
con misericordia
así lo había prometido…
a Abraham y a sus futuros
descendientes”
(Lucas 1:54-55)

^
7) el entendimiento de que el evangelio fue enviado en primer lugar a la “casa de Israel(Efraín)”, esto es, al Israel del destierro (Stg 1:1). Pero debido a que la “casa de Israel(Efraín)” estaba/está mezclada con todas las naciones de la tierra se publicó el evangelio en todo el planeta, esto es, en todas las naciones gentiles en donde estaba/está incluido en misterio los “hijos de Israel/”casa de Israel”/”Efraín”. Y en este impulso ungido fue predicada la Palabra en forma tan intensa y extensa en todos los idiomas y en todos los lugares que puede asegurarse que “toda criatura” pudo escucharla, ya fuera descendencia de Abraham gentilizada o pueblo gentil. De este modo Jesucristo/ Yeshuahamashiaj vino a ser ofrecido a todos “sin distinción de raza o nación”. Esto se dice, entre otros lugares, en Hechos 10:36:


“Dios envió mensaje a los hijos de Israel,
anunciando el evangelio de la paz
por medio de Jesucristo;
este es Señor de todos”

+

Y mas claro aún se dice en:

+

“Porque YaHWéH tendrá piedad de Jacob,
de nuevo escogerá a Israel y lo hará reposar
en su tierra. A ellos se unirán extranjeros,
que se agregarán a la familia de Jacob

Isaías 14:1


De modo que todo aquel que confiese que Jesucristo es Dios hecho carne y lo declare Señor de su vida, y crea con igual fe que el Padre lo resucitó de entre los muertos, será salvo. Sea descendencia de Abraham o gentil. De modo que “toda criatura” puede heredar por medio de la  fe en Jesucristo/ Yeshuahanashiaj la promesa que YaHVéH hizo a la descendencia de Abraham.

^

8 ) el entendimiento de Isaías 54:5, en donde se afirma que YaHWéH es “Marido, Hacedor y Redentor” de ISRAEL:

+

“Porque tu marido es tu Hacedor
(“YaHWéH de los ejércitos” es su nombre).
Él es tu Redentor, el Santo de Israel,
el que será llamado”Dios de toda la tierra”.


Y  que el matrimonio exclusivo de YaHWéH en el AT con un pueblo definido y separado: “ISRAEL” se convirtió en el Nuevo Pacto luego de un matrimonio multiétnico y multinacional -las bodas celestiales del Cordero- en el “ISRAEL DE DIOS” que es JEZREEL, nacido del Espíritu de lo Alto mediante la fe en la Palabra. Así YaHWéH/Jesús/Yeshuahamashiah se hizo Señor de toda la tierra, de todos los hombres. Y esto porque la descendencia de Israel/”casa de Israel”/”Efraín” de donde fue tomado el remanente salvo se mezcló con todas las etnias de la tierra y en consecuencia es de todas las etnias de la tierra (Apocalipsis 5:9).


«Sólo tú mereces tomar el libro
y romper sus sellos.
Porque fuiste sacrificado,
y con tu sangre rescataste para Dios,
a gente de toda raza, idioma,
pueblo y nación.
Los hiciste reyes y sacerdotes para nuestro Dios;
ellos gobernarán la tierra.»
Apocalipsis 5:9-10

+

Véase que dice “ellos gobernarán -con su Jefe y Señor- la tierra” aludiendo a que el Reino venidero será de alcance mundial. De hecho ‘YaHWéH Justicia Nuestra’ tendrá el título de “Rey de reyes y Señor de señores”.

+

9) el entendimiento de que la restitución del remanente salvo del desterrado y apostata Israel(Efraín) a la comunidad de ISRAEL y a su tierra Sión, es presentado en la Palabra como un Nuevo Matrimonio de Dios/Elohim –YaHWéH-  con Su pueblo ya que el destierro de “Israel” es asimilado a un divorcio. Es por esto que es necesario otra “ceremonia nupcial” de YaHWéH con Su pueblo redimido -los cristianos, el ISRAEL DE DIOS/JEZREEL- que los devuelva a su condición de Esposa (ahora es Novia). Estas serán las “cenas y las bodas celestiales del Cordero” de las que se habla en el libro de Apocalipsis. A esta ceremonia nupcial celestial seremos llamados los creyentes fieles como Novia inmaculada y limpia de toda rebeldía por la sangre expiatoria del Cordero ya sea que estemos vivos en medio de la gran tribulación, o que nuestro cuerpo ya haya dormido en la tumba.

+

Este misterio de divorcio y nuevo matrimonio de YaHWéH con Su pueblo se cuenta en el drama profético del profeta Oseas, a quien YaHWéH pide primero que se case con la prostituta Gomer, luego que se divorcie, y finalmente que la vuelva a tomar como esposa pura, fiel y para siempre.

+

10) el entendimiento incluido en todos los items anteriores de que los redimidos retornaremos a una Sión que será transformada por Su Gloria, en donde nada se parecerá a la sedienta y conflictiva Sión -o Eretz Israel- actual. Y lo haremos luego de que ese Nuevo Matrimonio en los cielos nos convierta “legalmente”,  y de nuevo, en Pueblo Santo/Esposa de YaHWéH.

+

+

Estos énfasis no intentan presentar “otro evangelio” sino una dimensión transversal –a través de toda la Biblia- del evangelio de siempre extirpado de la “teología del remplazo” que los cristianos hemos incorporado como un dogma más y que afirma que “la Iglesia” sustituyó al pueblo santo de Dios/Elohim del AT como un nuevo pueblo escogido. Esto no es así: los “escogidos y fieles” del Nuevo Pacto son ISRAEL. Mas precisamente: ISRAEL DE DIOS. Esto es, descendencia del pueblo del AT -de Abraham, Isaac y Jacob- que ha sido lavada por la sangre del Cordero. La Misericordia de YaHWéH ha sido ofrecida a todos los hombres pero en primer lugar lo ha sido a la descendencia de Abraham como se afirma en Hebreos 2:16:


“Ciertamente no socorrió a los ángeles,
sino que socorrió a la descendencia de Abraham”.


Con excepción entonces de la “teología del remplazo” la visión cristianismo-mesiánica confiesa todos los dogmas básicos de la doctrina de los apóstoles, a saber:


Jesús/Yeshua es el Hijo del Dios Vivo, nacido de María/Myriam virgen, verdadero Dios y verdadero hombre, y nos dejo su Palabra -su evangelio- en la versión inerrante de sus enviados/apóstoles registrada en el Nuevo Testamento y que es revelada a los escogidos por el Espíritu Santo que da testimonio del Padre y del Hijo. Murió en sacrificio vicario por los pecados de su pueblo y de todos, sufriendo “muerte de cruz”. Y resucitó “al tercer día” siendo el “primogénito de entre los muertos”. Ahora todo aquel que “crea en su corazón y confiese con su boca” estas verdades será salvo de condenación y tendrá vida eterna. Jesucristo/Yeshuahamashiaj se encuentra hoy a la diestra del Padre y vine de nuevo para quienes Lo esperan. En ese día juzgará el mundo impío y a continuación traerá el bendito “Reino de los Cielos” a la tierra -a Sión- que será llena de Su Gloria.

+

+