“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

+

+

+

+

+

Una entrevista cuyo link anexamos -del 2010 y lamentablemente contaminado por referencias a “profecías mayas”- habla de cosas, que si bien no son totalmente bíblicos sirven para ilustrar lo que la Palabra afirma para estos días. Y lo que se dice -mas allá de detalles- esta siendo reafirmado por datos de los principales observatorios científicos del mundo: hay peligro inminente de que la Tierra sea alcanzada por una tormenta solar devastadora. De hecho ya nos salvamos dos o tres veces por muy poco.


Pongamos algunas cosas en contexto:

+

Respecto a la desaparición de este mundo en forma catastrófica y su sustitución por otro, la Palabra dice:

+

“…los cielos, encendiéndose,
serán deshechos, y los elementos,
siendo quemados, se fundirán!

Pero nosotros esperamos,
según sus promesas,
cielos nuevos y tierra nueva,
en los cuales mora la justicia”
2Pedro 3:13

+

Esto quiere decir que los fieles esperamos “cielos nuevos y tierra nueva”, NO sobrevivir a una sacudida planetaria catastrófica y a un incendio de los “elementos” para rehacer luego algún tipo de civilización sobre las cenizas de un planeta calcinado. No, eso no: esperamos una nueva tierra cubierta de Su Gloria.


Refiriéndose al “gran terremoto” del que se habla en la entrevista, dice Isaías 24:19-20:


“La tierra temblará
terriblemente se sacudirá,
se hará pedazos
Se tambaleará como un borracho,
temblará como una débil choza,
sus pecados pesan tanto sobre ella
que caerá y no se levantará”.


Y Ezequiel 7:17-19: describe así la actitud de la población mundial no creyente cuando sea sorprendida por el “gran terremoto”:

+

“Toda mano se debilitará,
y toda rodilla será débil como el agua.
… y les cubrirá terror;
Arrojarán su plata en las calles,
y su oro será desechado;
ni su plata ni su oro podrá librarlos
en el día del furor de YaHWéH”

+

Esto quiere decir que aquellos que NO estén esperando a Jesucristo sin importar las posesiones que tengan y los recursos tecnológicos que posean “sufrirán pena de eterna perdición… cuando venga en aquel día para ser …admirado en todos los que creyeron” (2 Tes1:9-10). Así de duro.


Pero los que en cambio SI estén esperando a Jesucristo “admiraran” Al Que Viene, según nos dice el pasaje citado. Y no serán destruidos, sino que por lo contrario serán convocados a participar de las bodas celestiales del Cordero y luego regresarán como Esposa/Pueblo Santo/Jezreel  detrás del Jinete del caballo blanco (Ap 19:11) con ropas manchadas de sangre, a un mundo transmutado por la Gloria del Eterno -”nuevos cielos y nueva tierra”-. Un mundo indeciblemente bello de Gozo, Paz y Justicia para siempre. Esta es nuestra “viva esperanza”, la del evangelio. Y esta abierta a todos ahora mismo.

+

+

Haga clic para ver la entrevista (24/05/2010)

+

+

+

20/12/2011:

Europa advierte del riesgo «creciente»

de una tormenta solar catastrófica (leer más)

+

01/08/2014

el peligro de una super tormenta solar en la tierra es “inminente”

+

11/09/2014

+

Una tormenta solar “extrema” se dirige a la Tierra

+

+