“En los días venideros —dice el Señor—, el pueblo de Israel
volverá a su hogar junto con el pueblo de Judá. Llegarán
llorando en busca del Señor su Dios. Preguntarán por el
camino a Jerusalén y emprenderán el regreso a su
hogar. Se aferrarán al Señor con un pacto
eterno que nunca se olvidará”
Jeremias 50, 4-5

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

02/06/2014

+

by Gary Wilkerson

+

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:8-10).


Hay cuatro fundamentos de la gracia para todo seguidor de Jesús:


1.    La gracia no se asiste. No podemos ayudar a la obra de la gracia de Cristo sin diluirla o disminuirla.


2.    La gracia es inmerecida. Cuando detectamos alguna injusticia en nuestras vidas, muchos de nosotros pensamos que tenemos que aumentar nuestra gracia de nuevo con buenas obras. No, la gracia de Cristo para con nosotros es totalmente inmerecida, nunca parcial.


3.    La gracia no cambia. La gracia de Dios no se aplica menos en los días oramos menos. No funciona de esa manera. Aun sus advertencias contra el pecado son un signo de su gracia amorosa.


4.    La gracia es interminable. Ni el Padre ni el Hijo serán infieles al pacto que han hecho. Su duración será por toda la eternidad, nunca será roto, por lo que a medida que permanecemos escondidos en Cristo, permanecemos en alianza con el Padre, por lo tanto estamos seguros.


Permítanme decir esto también: Sé que el pacto que Dios hizo con su Hijo Jesús, es más profundo, más fuerte y de mucho mayor alcance de lo que cualquiera de nosotros pueda entender. Muchos cristianos no estamos a la altura de su gloriosa gracia cuando nuestras vidas están dominadas por el miedo. Cuando cometemos un error, nos decimos a nosotros mismos: “¡Oh, no, he roto el pacto con el Señor.” Nada podría ser más falso. ¡Es Jesús el que está en pacto con el Padre, no nosotros!

+

Esta es la razón por la que Cristo tuvo que llegar a ser completamente humano, hecho semejante a nosotros. Él cumple totalmente el pacto en nuestro nombre y nos invita a participar de todos sus beneficios. Por medio de Él estamos completamente limpios, totalmente en paz con Dios y abundando en su gracia. No podemos añadir nada a Su obra terminada: Su gracia es completamente suficiente. ¡Es nuestro papel recibir el glorioso regalo y caminar con alegría!

+

The prayer and support of our partners has made it possible for us to reach the poor throughout the world for over forty years. https://www.worldchallenge.org/support?src=devo-email

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/28021?src=devo-email

+