+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

mar y montaña

*

+

“Él, que es el resplandor de su gloria,
la imagen misma de su sustancia
y quien sustenta todas las cosas
con la palabra de su poder,
habiendo efectuado la purificación
de nuestros pecados
por medio de sí mismo,
se sentó a la diestra de la Majestad
en las alturas”
Hebreos 1:3


Aquí están expuestos en sucesión vertiginosa misterios fundamentales de nuestra fe:


1) “Él, que es el resplandor de su gloria,
la imagen misma de su sustancia”


Jesús es igual a Dios en sustancia, el Hijo igual al Padre, “Dios de Dios y Luz de Luz”.


2) “y quien sustenta todas las cosas
con la palabra de su poder”


por medio de Jesús -el Hijo- Dios hizo en el principio todas las cosas. Él es co-Autor de la Creación y Su sustentador.


3) “habiendo efectuado la purificación
de nuestros pecados por medio de sí mismo”


siendo tan excelso en las alturas, viviendo desde la eternidad en el seno del Padre y siendo co-Autor y sustentador de la Creación, tomo forma de hombre para darse en sacrificio expiatorio perfecto por nuestros pecados. Por Él somos justificados y hechos santos. ¡Gloria!


4) “Se sentó a la diestra de la Majestad
en las alturas”


hoy comparte el Trono con su Padre en las alturas, y lo compartirá aún en la Nueva Jerusalem final, la morada eterna de los santos.

+

+

Todas estos preciosos misterios solo pueden ser contempladas y confesados por fe. Explicarlos a la mente natural es un absurdo. Mirando hacia ellos nos sumergimos en la eternidad de Dios,  tal como el pez se desplaza con facilidad en la masa infinita del océano y sabe que de alguna manera lo nutre y lo sustenta. Así nosotros podemos vivificarnos con los ojos de la fe paseandolos llenos de gozo por esta resumida galería de misterios celestiales que por Su Amor nos reveló.

+

+

+