+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+


++

Recientemente hubo hechos de difícil calificación involucrando temas de gran calado profético al margen del fárrago de informaciones en la superficie de un mundo conmocionado. Recapitulemos cuales fueron:


-> en setiembre del 2015 se descubrió en el subsuelo de la Mezquita Mayor de la Meca, la cual es visitada anualmente por millones de peregrinos y en la que se estaba haciendo una gran reforma, un extraño objeto/arma –así se le denominó en algunas crónicas- que intentar moverlo disparó una descarga de plasma que provocó la caída de una enorme grúa y mató a 120 personas,

-> días después hubo otro intento de moverla y esta vez disparó una descarga que mató a 4.000 peregrinos. No sé en qué momento se identificó a ese objeto/arma con algo llamado ‘el Arca de Gabriel’ y se supo que había un documento titulado ‘Instrucciones del ángel Gabriel a Mahoma’ con indicaciones del procedimiento correcto para moverla que, por avatares de la historia, estaba en manos de la Iglesia Ortodoxa Rusa,

-> y a pesar de las inexistentes relaciones entre Moscú y el régimen saudita se decidió solicitar al patriarca de la milenaria Iglesia Ortodoxa Rusa –Kiril- la entrega de ese documento que suponemos que fechado en días de Mahoma-. El patriarca ruso accedió y como al parecer era necesario trasladar el referido objeto/arma a la Antártida se contactó con el presidente Putin que para sorpresa de muchos –por lo menos la mía- accedió de inmediato a hacerlo y envió un barco al puerto saudí de  Jeddah -cercano a la Meca-  que luego hizo escoltar con una flota de combate además de lanzar dos satélites al espacio para monitorizar la operación de traslado al continente helado,

->  enterado el papa Francisco de estas cosas pidió una  reunión  con el patriarca Kiril, a pesar de que la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa Rusa estaban enemistadas desde hacía un poco más de mil años, con el propósito de entregarle un documento con una oración atribuida al profeta Enoc  que debía de ser leída ante el tal objeto/arma. El encuentro fue en febrero de 2016 en el aeropuerto de la Habana cuando el papa Francisco se dirigía a México y el patriarca Kiril a la Antártida,

-> y al parecer fue realizada esa ceremonia en la Iglesia Ortodoxa de la Santísima Trinidad en suelo Antártico, luego de la cual experimentados expedicionarios se llevaron el ‘Arca de Gabriel’ con destino desconocido al interior del continente helado,


Todas estas cosas ya serían muy sorprendentes pero hubo más:


->  a fines de noviembre del 2016, en plenas elecciones que tuvieron en vilo al mundo, el Secretario de Estado John Kerry hizo un sorpresivo viaje a la base americana en la Antártida –la estación McMurdo-,

-> y no solo él sino que el astronauta Buzz Aldrin, que caminó por la luna y ahora publicita viajes a Marte, llegó por esas fechas a esa base y fue evacuado enseguida a un hospital de Nueva Zelanda debido una repentina dolencia a pesar de que parecía estar en buen estado de salud a su llegada. Y desde Nueva Zelanda tuitió un curioso mensaje: “Todos estamos en peligro, es el mal mismo”, acompañado de la foto de una prominencia rocosa en forma de pirámide. El mensaje fue borrado de su cuenta sin dar explicaciones del significado o alcance del mismo, ni porqué fue borrado.

-> y como cereza de la torta se informa que en las ‘Instrucciones del ángel Gabriel a Mahoma’, o en textos relacionados, se dice que el ‘Arac de Gabriel’ sería movida de su ubicación en la Meca inmediatamente antes del ‘día de la resurrección’.


Varios detalles de estos ítems no tienen confirmación oficial, pero hay hechos públicos que dibujan su veracidad: los desastres en la Gran Mezquita –incluyendo la caída de una enorme grúa- fueron ampliamente noticiados, el encuentro entre el patriarca Kiril y el papa Francisco en la Habana y el posterior viaje del patriarca ruso a la Antártida también, asi como el viaje de una flota rusa hasta esos extremos parajes. Y del viaje de John Kerry y Buzz Aldrin al mismo destino se encuentran abundantes testimonios en la Red. Ahora bien, hay dos puntas a las que debemos referirnos:


1) ¿qué puede ser el ‘Arca de Gabriel?,


2) ¿porqué la Antártida convoca sucesos tan extraños y permanece sujeta a tan impenetrable secretismo?


No vamos a agotar la respuesta a ninguna de estas dos preguntas, pero pretendemos dibujar los cartuchos de sus jeroglíficos a partir de la aceptación de los removedores contextos a que aludimos.


1) el ‘Arca de Gabriel’


No se nos informa del tamaño ni ningún otro detalle de este objeto/arma. Lo primero que las crónicas alternativas pensaron de ella es que se trataba de un aparato de comunicación con otras dimensiones o lugares del universo. Puede que sea, pero eso deja otra interrogante ¿precisan esos seres ser avisados de algo?  Pero otra hipótesis es la que llamó mi atención. El autor señala la coincidencia de que todas las imágenes milenarias que representan a ‘dioses’ o seres celestiales halladas en todas las latitudes del planeta llevan en su mano izquierda un extraño ‘bolso’:



y aventura de que se trata de una especie de ‘llave’ para activar portales dimensionales (nota 1). La hipótesis tiene cierto sentido: la característica que hacía ‘superiores’ a quienes portaban estos ‘bolsos’ –o una de las tantas- es que podían teletransportarse según quisieran. Y puede ser que el ‘Arca de Gabriel’ este relacionada con esa capacidad que envuelve el control y generación de una poderosa energía electromagnética que es mortal cuando activada sin los debidos recaudos.


Pero nos aventuramos a más: el Libro de Enoc trata del descenso de ángeles que abandonaron su lugar original para cohabitar con las hijas de los hombres generando los nephilim o una raza de gigantes, y menciona también el castigo reservado para ellos debido a esta transgresión que descarrió a toda la humanidad de entonces obligando a Dios/Elohim a decretar el Diluvio para ambientar un nuevo comienzo.


Y sabemos que estos ‘ángeles caídos’ fueron recluidos en el abismo a la espera del Juicio (1 Pedro 3, 19 y Judas). Puede ser que la cercanía de ese Juicio, relacionado con el día de la resurrección, activó la llamada ‘Arca de Gabriel’ e hizo que fuera ‘descubierta’ por operarios que trabajaban en la reforma de la Gran Mezquita de la Meca. El profeta Enoc fue raptado a los cielos, y allí leyó en lo que podríamos llamar en lenguaje de hoy un “registro akásico” los acontecimientos futuros. Es decir, veía los sucesos que vendrían sobre la humanidad. Esto es lo que se dice en el Libro de Enoc que es citado en la carta de Judas y está detrás de todas las visiones escatológicas del Nuevo Testamento. Tal vez Enoc vio este día y escribió una oración a propósito del Juicio a los ángeles que serían encarcelados. Y esto es lo que le habría sido entregado al patriarca Kiril el papa Francisco en el aeropuerto de la Habana.


Algo es seguro, nada de lo que rodea la llamada ‘Arca de Gabriel’ tiene que ver con el ángel Gabriel de los evangelios. No hay duda de que el ‘ángel’ que zarandeó a Mahoma en la cueva de Hira, siempre airado, cuadra mejor con los modales rebeldes de los ‘ángeles caídos’ que con un mensajero escogido de Dios/Elohim que antes de entregar su mensaje calma y llena de paz el espíritu de quien va a recibirlo.


2) la Antártida secreta


Leímos en Job 9,9 un texto que termina en forma extraña: “el que hace la Osa, el Orión y las Pléyades, y las cámaras del sur”. Y en otras versiones esta última parte se traduce: “los lugares secretos del sur”. Y nos parece que juntando ambas expresiones bien podríamos decir que este versículo se refiere a que Él es el que hizo las cámaras secretas en el sur. Y veremos que esto es coherente con Job 38, 29-30:


“El agua se endurece como la piedra, y aprisionada está la superficie del abismo”


Hay información en crónicas alternativas que afirman que hubo una época en que la Antártida no estaba cubierta por una muy gruesa capa de hielo como ahora, y tenía un clima benigno y casi tropical. El testimonio más claro de esto son unos misteriosos mapas –porque no se sabe de donde obtuvieron la información cartográfica sus autores- confeccionados siglos antes de que la Antártida fuera avistada por primera vez por el Capitán Cook -1799-. Es común citar el mapa de Piri Reis -1513- y el del cartógrafo francés Oronce Finé -1536-. En ambos están  detallados los contornos del continente austral hoy helado que aparecen mejor definidos, por ejemplo, que los de África y Europa. Veamos fragmentos de estos dos mapas:

el de Piri Reis (1513):


+

y el de Oronce Finé (1536):



Y véase que en el mapa de Piri Reis se muestra fauna y flora en la hoy Antártida. Según dicen sus autores estos mapas fueron confeccionaron a partir de ‘mapas antiguos’ que se remontan a una fuente ancestral llena de autoridad a la que llaman ‘los mapas de los antiguos reyes del mar’ cuyos originales habrían estado en la Gran Biblioteca de Alejandría. Esta monumental Biblioteca tenía como misión “compilar las obras del ingenio humano de todas las épocas… en una suerte de colección inmortal para la posteridad”. Pero fue destruida y finalmente quemada y perdido para siempre su contenido en confusos incidentes en los primeros siglos de nuestra era.


Y como son varios los mapas que en su conjunto cubren todo el planeta y se remontan a esa fuente ancestral el historiador Charles H. Hapgood (1904–1982) concluyó en un libro que causó mucha polémica en su época que ellos son demostración de ‘la existencia en remotas edades de una civilización a escala global, en la cual los cartógrafos de entonces virtualmente abordaron… al planeta en su totalidad’ (nota 3).


Es decir, todo el planeta habría sido cartografiado hace más de 10.000 años, y esto solo podía hacerse a partir de imágenes tomadas desde el aire. Y los llamados ‘antiguos reyes del mar’ tuvieron especial cuidado al representar a la Antártida y también a cuatro islas que rodeaban el Polo Norte con sus contornos naturales y sin hielo –una de esas cuatro islas estaría bajo los hielos de la actual Groenlandia-.


Y tal vez fuera esta la civilización planetaria de más de 10.000 años de antigüedad que desapareció dramáticamente debido a algún evento catastrófico dejando el planeta en el estado al que se refiere el versículo segundo del Génesis, esto es, caótico y vacío.


Y entonces nosotros, la descendencia de Adán y Eva, creación de Dios/Elohim, fuimos los que inauguramos un nuevo comienzo para el planeta. Y así, de la descendencia de Set vendría el remanente de los redimidos por el Altísimo, esto es, los que seremos salvos de la próxima catástrofe, la obra más perfecta de todas las creaciones sucesivas de YaHWéH, la única que recibirá un cuerpo glorificado e indestructible a semejanza de Jesús/Yeshua.


Ahora bien, esos antiguos mapas ubican a la Antártida -según el nombre moderno para el continente austral- en el mismo lugar en el que se encuentra ahora y entonces ¿cómo fue que se cubrió de hielo? Y es aquí en donde aplicamos el versículo referido de Job: “el agua se endurece como la piedra, y aprisionada está la superficie del abismo”.


El hielo antártico –y ártico- es la tapa de lugares que deben permanecer en secreto por determinación del Altísimo hasta el tiempo del fin. En ambos polos están las entradas a un espacio interior  de la tierra en donde hay seres de diferentes orígenes: ángeles caídos, seres venidos de otros lugares del universo y aun sobrevivientes de la catástrofe que precedió a la creación de la raza adámica.


Algo que explica la actual convocatoria antártica


Circulan rumores de que se han descubierto restos de esa civilización ancestral repentinamente congelada bajo la gruesa capa de hielo que cubre la tierra antártica. Claro que la visión de estos restos llena de horror emocional e intelectual porque obligaría a reescribir la historia planetaria agregándole cosas que seguramente estaban en los documentos desaparecidos de la Gran Biblioteca de Alejandría. Y además pone patas arriba extensos sectores de lo ciencia y de lo que creemos cuya revisión sería muy dolorosa. Por eso se optó por el secretismo más absoluto hasta donde fuera posible. Y estos descubrimientos bajo el hielo explicarían las visitas de personalidades de destaque mundial a ese destino.


Seguramente John Kerry habrá querido enterarse de primera mano de estos descubrimientos antes de abandonar su cargo, y a Buzz Aldrin parece que lo afectaron mucho. Y el ‘Arca de Gabriel’ seguramente está relacionada con la rebeldía al Propósito de Dios/Elohim y también al fin de los tiempos cuando estos macabros descubrimientos saldrían a luz.


Y también sabemos que desde ese pozo del abismo tapado por una gruesa cubierta de hielo mediante el soplo de Dios/Elohim (Job 37, 10) saldrán seres monstruosos que atormentarán a los hombres, aunque no a todos: “sólo a los hombres que no tienen el sello de Dios en la frente”. ¡Aleluya!. Leamos:


“Tienen sobre ellos por rey al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego se llama Apolión”


El ‘Apolo’ de la mitología griega recibía culto en ‘Hiperbórea’ que ahora tiene como referencia el espacio interior de la tierra. Por eso no es de extrañar que al programa espacial americano para la conquista de la Luna lleve el nombre de ‘Apolo’ ya que para sortear los peligrosos cinturones de Van Allen los cohetes portadores de las naves en donde viajan los astronautas deben de salir al espacio exterior por encima del Polo Sur. Y esta es una de las razones –hay muchas- para que las bases antárticas americanas estén dominadas por la NASA, la NSA y la CIA,  tengan un estricto régimen militar e impere en ellas el máximo grado de secretismo.


De modo que hay secretos inconfesables bajo la cobertura del hielo antártico –las “cámaras secretas del sur” a las que se refiere el versículo de Job citado al inicio- y si bien no sabemos exactamente cuál es la participación exacta de la llamada ‘Arca de Gabriel’ en estos oscuros contextos creemos haber señalado pistas que permitirán al lector discernir los acontecimientos venideros sin ser confundidos.


Recordemos el Propósito


Tengamos siempre presente que nada podrá alterar el Propósito de Dios/Elohim –YaHWéH- que sigue siendo el mismo: el establecimiento de Su Pueblo –los redimidos- en la Sión en Gloria venidera, y, luego de mil años, en la Nueva Jerusalém gloriosa que descenderá del cielo ataviada como una Novia (Ap. 21, 1-2). Para entonces estos cielos habrán pasado, será creada una nueva tierra y el mar –y sus tenebrosas puertas al inframundo- no existirá más.


^^^


nota 1: MisteriosOcultosTV
nota 2: ver nuestro libro “El islamismo y la conspiración de Edom”
nota 3: nos referimos al  libro de Charles H. Hapgood “Mapas de los antiguos reyes del mar”

+

+