“Yo estoy contigo. Te protegeré por dondequiera que vayas,
y te traeré de vuelta a esta tierra. No te abandonaré
hasta cumplir con todo lo que te he prometido”
Génesis 28:15

“…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Muchos de quienes visitamos la tierra en que ministró Jesús/Yeshua, la llamada Tierra Santa que no solo incluye al Estado de Israel sino – por lo menos – a la llamada “Cisjordania”, esperábamos con un poco de inocencia nutrir nuestros ojos de paisajes familiares al Maestro de Galilea. Pero la verdad es que – con muy escasas excepciones – no hay sitio que no haya sido transmutado luego de 2.000 años, ya sea por haberse convertido en lugares de culto o por la superposición de construcciones antiguas y modernas, y por marcas de muchas guerras. De esta forma, templos, construcciones y ruinas inexistentes en días de Jesús hacen que debamos realizar un esfuerzo enorme de imaginación para recomponer aquel tiempo. Sobre todo si hacemos la visita en ómnibus confortablemente acondicionados. No queremos decir con esto que la visita a esas tierras tan especiales por innumerables motivos para el lector de la Biblia no sea recomendable, por supuesto que lo es en grado sumo: siempre nos ayuda y mucho a “encarnar” la Palabra en su contexto geográfico. Pero a veces nos gustaría – aunque sabemos que esto es una completa quimera – que los paisajes hubieran permanecido tal como eran en aquellos días de bendición y martirio que cambiaron al mundo.


Por eso vemos con simpatía el proyecto que se ha puesto recientemente en práctica en Israel que organiza un trayecto familiar a Jesús para ser recorrido a pie: es aquel que va desde Nazaret a Cafernaum y que une por tanto Su ciudad natal en una región montañosa y Su centro de operaciones ministeriales: un pueblo pescador de donde era nativo Pedro. Este trayecto transcurre por un paisaje montañoso, pasa por donde se supone que estuvo Caná y se abre de pronto al gran espacio abierto del “Mar de galilea”. Debe de ser bastante pintoresco y razonablemente poco intervenido por cosas ajenas que lo desnaturalicen.  Dice así el informe de Mundo Cristiano que compartimos:


“Este es exactamente el mismo paisaje, que hace dos mil años. Elegimos la ruta, que no está desarrollada. Casi todo el camino luce exactamente igual que en tiempos antiguos”.


Y cita el pasaje que demuestra que por ahí anduvo Jesús:


“…Y dejando a Nazaret, vino y habitó en Capernaúm, ciudad marítima, en la región de Zabulón y de Neftalí” (Mateo 4:13)


Este es el link:

+

http://www.cbn.com/mundocristiano/Israel/2011/July/Israel-Turismo-de-Aventura-sigue-los-pasos-de-Jesus/

+

***


Ver también sobre cosas que están sucediendo en Galilea, por donde transcurre este “proyecto turístico”:

+

http://www.cbn.com/mundocristiano/Israel/2011/July/Cristianos-dicen-experimentar-un-avivamiento-en-Galilea/

+

+