“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“El rey David dedicó todos estos regalos al Señor, junto con
el oro y la plata que había traído de las otras naciones:
de Edom, de Moab, de Amón, de Filistea y de Amalec….
Puso guarniciones militares en Edom, y los edomitas se
convirtieron en súbditos de David. Es más, el Señor
le daba la victoria a David dondequiera que iba.
De modo que David reinó sobre todo Israel e hizo
lo que era justo y correcto para su pueblo”
1 Crónicas 18: 11-14

+

+

“El Señor da tanto la muerte como la vida… hace a
algunos pobres y a otros ricos; a unos derriba y
a otros levanta. Él levanta al pobre del polvo
y al necesitado del basurero. Los pone entre
los príncipes y los coloca en los asientos
de honor. Pues toda la tierra pertenece
al Señor, y él puso en orden el mundo”
1 Samuel 2: 6-8

+

+

“Aunque el Señor es muy grande y vive en el cielo
hará de Sión el hogar de su justicia y rectitud.
En aquel día, él será tu cimiento seguro,
y te proveerá de una abundante reserva
de salvación, sabiduría y conocimiento;
el temor del Señor será tu tesoro”
Isaías 33: 5-6

+

+

“Pero ustedes no están dominados por su naturaleza pecaminosa.
Son controlados por el Espíritu si el Espíritu de Dios vive
en ustedes…  entonces, aunque el cuerpo morirá por causa
del pecado, el Espíritu les da vida, porque ustedes
ya fueron declarados justos a los ojos de Dios”
Romanos 8: 9-10

+

+

“—Les aseguro que cuando llegue el tiempo en que todo
sea renovado, cuando el Hijo del hombre se siente en
su trono glorioso, ustedes que me han seguido se
sentarán también en doce tronos para juzgar a
las doce tribus de Israel… Pero muchos que
ahora son los primeros, serán los últimos;
y muchos que ahora son los últimos,
serán los primeros”
Mateo 19: 28-30

+

+

“¡Miren! ¡Se acerca un rey justo!, y príncipes honrados
gobernarán bajo su mando. Cada uno será como refugio
del viento y resguardo de la tormenta… Entonces
todo el que tenga ojos podrá ver la verdad,
y todo el que tenga oídos podrá oírla. Hasta
los impulsivos estarán llenos de sentido
común… y los que tartamudean
hablarán con claridad”
Isaías 32: 1-4

+

+

“…hasta que al fin se derrame el Espíritu sobre nosotros
desde el cielo. Entonces el desierto se convertirá en campo
fértil, y… dará cosechas abundantes. La justicia gobernará
en el desierto y la rectitud en el campo fértil. Y esta rectitud
traerá la paz… traerá tranquilidad y confianza… Mi pueblo
vivirá seguro, tranquilo en su hogar y encontrará reposo”
Isaías 32: 15-18

+

+

“¡Vengan todos! ¡Aplaudan! ¡Griten alegres alabanzas a Dios!
Pues el Señor Altísimo es imponente; es el gran Rey de
toda la tierra. Él subyuga a las naciones frente a
nosotros; pone a nuestros enemigos bajo nuestros
pies. Escogió la Tierra Prometida como nuestra
herencia… el orgullo de los descendientes
de Jacob, a quienes ama”
Salmo 47: 1-4

+

+

“Comunica estas instrucciones a la familia de Jacob…
– Ustedes  vieron lo que hice con los egipcios.
Saben cómo los llevé… sobre alas de águila
y los traje hacia mí… si… cumplen mi
pacto, ustedes serán mi tesoro especial
entre todas las naciones de la tierra;
porque toda la tierra me pertenece”
Éxodo 19: 3-5:

+

+

“¡Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas,
en cuyo corazón están tus caminos! Atravesando el
valle de lágrimas, lo cambian en fuente… Irán
de poder en poder; verán a Dios en Sión”
Salmo 84: 5-7

+

+

“Alégrese el cielo y exulte la tierra,
resuene el mar y todo lo que hay en él;
regocíjese el campo con todos sus frutos,
griten de gozo los árboles del bosque.
Griten de gozo delante del Señor,
porque él viene a gobernar la tierra:
Él gobernará al mundo con justicia,
y a los pueblos con su verdad”
Salmo 96, 11-13

+

+

“El Señor no abandonará a su pueblo,
porque eso traería deshonra a su
gran nombre. Pues le agradó al
Señor hacerlos su pueblo”
1 Samuel 12: 22

+

+

“Y temerán desde el occidente el nombre de Jehová…
porque él vendrá como un río encajonado… «Vendrá
el Redentor a Sión y a los que se vuelven de la
iniquidad en Jacob»… «Y éste será mi pacto
con ellos»…«Mi espíritu que está sobre ti
y mis palabras que puse en tu boca,
no faltarán jamás de… la boca de
tus hijos ni de la boca de los
hijos de tus hijos… desde
ahora y para siempre”
Isaías 59: 19-21

+

+

«Tú eres digno de tomar el rollo y de romper los sellos
y abrirlo. Pues tú fuiste sacrificado y tu sangre
pagó el rescate para Dios de gente de todo pueblo,
tribu, lengua y nación. Y la has transformado
en un reino de sacerdotes para nuestro Dios.
Y reinarán sobre la tierra».
Apocalipsis 5: 9-10

+

+

“—Tú vienes contra mí con espada, lanza y jabalina,
pero yo vengo contra ti en nombre del Señor… el Dios
de los ejércitos de Israel, a quien tú has desafiado…
¡y todo el mundo sabrá que hay un Dios en Israel! Todos…
sabrán que el Señor rescata a su pueblo, pero no con
espada ni con lanza. ¡Esta es la batalla del Señor,
y los entregará a ustedes en nuestras manos!”
1 Samuel: 45-47

+

+

«Alaben al Señor… porque ha visitado y redimido a su pueblo.
Nos envió un poderoso Salvador del linaje real de su siervo David,
como lo prometió mediante sus santos profetas… Gracias a la tierna
misericordia de Dios, la luz matinal del cielo está a punto de
brillar entre nosotros, para dar luz a los que están en
oscuridad… y para guiarnos al camino de la paz»
Lucas 1:68-79

+

+

“Pues el Señor de los Ejércitos Celestiales
no ha abandonado a Israel ni a Judá. Todavía
es su Dios, aunque su tierra se llenó
de pecado contra el Santo de Israel”
Jeremías 51: 5

+

+

«¡Miren, el hogar de Dios ahora está entre su pueblo!
Él vivirá con ellos, y ellos serán su pueblo. Dios
mismo estará con ellos. Él les secará toda lágrima
de los ojos, y no habrá más muerte ni tristeza
ni llanto ni dolor. Todas esas cosas ya no
existirán más»
Apocalipsis 21: 3-4

+

+

“El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos
de pueblos numerosos. Ellos convertirán sus espadas en
arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a
tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción
para la guerra. ¡Vamos, pueblo de Jacob,
caminemos a la luz del Señor!”
Isaías 2, 1-5

+

+

“Gracia y paz a ustedes de aquel que es, que siempre era
y que aún está por venir… Él es el testigo fiel de
estas cosas, el primero en resucitar de los muertos
y el gobernante de todos los reyes del mundo”
Apocalipsis 1, 4-5

+

+

“No se dejen intimidar por sus enemigos de ninguna manera.
Eso les será por señal a ellos de que serán destruidos,
mientras que ustedes serán salvos… por Dios mismo.
Pues… se les dio no solo el privilegio de confiar
en Cristo sino también… de sufrir por él”
Filipenses 1, 28-29

+

+


“Observé mientras colocaban unos tronos en su lugar, y el Anciano se
sentó a juzgar.Su ropa era blanca como la nieve, su cabello se parecía
a la lana más pura. Se sentó sobre un trono ardiente con ruedas
en llamas; y un río de fuego brotaba de su presencia. Millones
de ángeles le atendían; muchos millones se pusieron de pie
para servirle. Entonces comenzó la sesión del
tribunal y se abrieron los libros”
Daniel 7, 9-10

+

+

“Los leones no acecharán por esa ruta, ni ninguna otra bestia feroz.
No habrá ningún otro peligro; solo los redimidos andarán por ella.
Regresarán los que han sido rescatados por el Señor;
entrarán cantando a Sión coronados de gozo eterno,
estarán llenos de regocijo y de alegría;
desaparecerán el luto y la tristeza”
Isaías 35, 9-10

+

+

“Escucha, Israel, pueblo de Jacob…  a quien yo he elegido,
pueblo descendiente de mi amigo Abraham: Yo te saqué del
extremo de la tierra, te llamé desde el rincón más alejado
y te dije: …Yo te elegí y no te he  rechazado. No tengas
miedo, pues yo estoy contigo; no temas, pues
yo soy tu Dios… te doy fuerzas… te ayudo…
te sostengo con mi mano victoriosa”
Isaías 41:8-10

+

+

“Regresarán los que fueron rescatados por el Señor y entrarán
cantando a Sión, coronados de alegría eterna. Desaparecerán
el dolor y el luto y estarán llenos de gozo… yo soy quien te
consuela. Entonces, ¿por qué les temes a simples seres humanos
que se marchitan como la hierba y desaparecen?”… Pronto
quedarán libres los cautivos. ¡La prisión, el hambre
y la muerte no serán su destino!”
Isaías 51, 11-14

+

+

«”Yo te reedificaré, mi virgen Israel. Volverás a ser feliz
y con alegría danzarás con las panderetas. De nuevo plantarás
tus viñedos sobre las montañas de Samaria y allí comerás de
tus propios huertos. Llegará el día cuando los centinelas
gritarán desde la zona montañosa de Efraín: “Vengan,
subamos a Jerusalém a adorar al Señor nuestro Dios”».
Jeremías 31, 4-6

+

+

“Y vi un gran trono blanco … y vi a los muertos, grandes y pequeños,
de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro
fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron
juzgados los muertos por las cosas que estaban
escritas en los libros, según sus obras”
Apocalipsis 20,11-12

+

+

“Cada vez que lo busquen, lo encontrarán; pero si lo abandonan,
él los abandonará a ustedes. Por mucho tiempo los israelitas
estuvieron sin el verdadero Dios, sin sacerdote que les
enseñara y sin la ley que los instruyera; pero cada vez
que estaban en dificultades y se volvían al Señor,
Dios de Israel, y lo buscaban, lo encontraban”
2 Crónicas 15, 2-4

+

+

“Y todo aquel que invoque el nombre de YaHWéH, será salvo;
porque en el monte Sión y en Jerusalém habrá salvación,
como ha dicho YaHWéH,  y entre el resto (remanente)
al cual él habrá llamado”
Joel 2:32

+

+

“Has hecho ver a tu pueblo cosas duras; nos hiciste beber vino
de aturdimiento. Has dado a los que te temen bandera que
alcen por causa de la verdad. ¡Para que se libren tus
amados, salva con tu diestra y óyeme!”
Salmo 60, 3-5

+

+

“Todo lo que es bueno y perfecto es un regalo que desciende…
de parte de Dios nuestro Padre… Él nunca cambia ni varía
como una sombra en movimiento. Él, por su propia voluntad,
nos hizo nacer de nuevo por medio de la palabra de
verdad… y… llegamos a ser su valiosa posesión”
Santiago 1, 17-18

+

+



“El Señor juzgará entre las naciones y decidirá los pleitos
de pueblos numerosos. Ellos convertirán sus espadas en
arados y sus lanzas en hoces. Ningún pueblo volverá a
tomar las armas contra otro ni a recibir instrucción
para la guerra. ¡Vamos, pueblo de Jacob,
caminemos a la luz del Señor!”
Isaías 2, 1-5

+