“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

“… así como el Padre da vida a los que resucita de los muertos, también el Hijo da vida
a quien él quiere… el Padre no juzga a nadie, sino que le ha dado al Hijo autoridad
absoluta para juzgar, a fin de que todos honren al Hijo así como honran al Padre.
El que no honra al Hijo ciertamente tampoco honra al Padre que lo envió”
Juan 5: 21-23

+

“El Padre tiene vida en sí mismo y le ha entregado a su Hijo ese mismo poder de dar vida…
le ha dado autoridad para juzgar…  porque es el Hijo del Hombre…  ya se acerca el tiempo
en que todos los que están en las tumbas oirán la voz del Hijo de Dios y resucitarán.
Los que hicieron el bien resucitarán para gozar de la vida eterna, y los que
continuaron en su maldad resucitarán para sufrir el juicio”
Juan 5: 26-29

+

“Toda la tierra reconocerá al Señor y regresará a él; todas las familias
de las naciones se inclinarán ante él. Pues el poder de la realeza
pertenece al Señor; él gobierna a todas las naciones”
Salmo 22: 27-28

+

“Mientras comían, Jesús tomó.. pan y lo bendijo. Luego lo partió… lo dio a sus discípulos y dijo:
«Tómenlo, porque esto es mi cuerpo». Y tomó.. una copa de vino y dio gracias a Dios… Se la dio
a ellos, y todos bebieron de la copa. Y les dijo: «Esto es mi sangre, la cual confirma el pacto
entre Dios y su pueblo… Les digo la verdad, no volveré a beber vino hasta el día en que
lo beba nuevo en el reino de Dios”
Marcos 14: 22-25

+

“Pero el día del Señor vendrá como un ladrón. En aquel día los cielos desaparecerán… los elementos
serán destruidos por el fuego, y la tierra, con todo lo que hay en ella, será quemada… Pero,
según su promesa, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva, en los que habite la justicia”
2 Pedro 3: 10-13

+

“y se fue Isaac,,, Y se le apareció Jehová,  y le dijo:…habita en la tierra que yo te diré.
Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo… porque a ti y a tu descendencia
daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham… y todas las
naciones.. serán benditas en tu simiente, por cuanto oyó Abraham mi voz,
y guardó… mis mandamientos…”
Génesis 26:1-5

+

“Yo tomo a los hijos de Israel de entre las naciones a las cuales fueron; los recogeré
de todas partes y los traeré a su tierra. Haré de ellos una sola nación en la tierra,
en los montes de Israel,  y un mismo rey será el rey de todos ellos.
Nunca más estarán divididos en dos reinos”
Ezequiel 37:21-22

+

“…tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no
de nosotros, que estamos atribulados en todo, pero no angustiados; en apuros, pero no
desesperados;  perseguidos, pero no desamparados; derribados, pero no destruidos…
pues nosotros, que vivimos, siempre estamos entregados a muerte por causa de Jesús,
para que también la vida de Jesús se manifieste en nuestra carne mortal”
2 Corintios 4: 7-11

+

“Y la Escritura, previendo que Dios había de justificar por la fe a los gentiles,
dio de antemano la buena nueva a Abraham, diciendo:
– En ti serán benditas todas las naciones”
Gálatas 3:8

+

«¿A qué compararemos el reino de Dios? ¿Qué parábola nos servirá para representarlo?
Es como el grano de mostaza, que cuando se siembra es la más pequeña de todas las semillas…
pero después de sembrado crece… y echa grandes ramas, de tal manera
que las aves del cielo pueden morar bajo su sombra»
Marcos 4: 30-32

+

“Por tanto, no desmayamos; antes, aunque este nuestro hombre exterior se va desgastando,
el interior no obstante se renueva de día en día, pues esta leve tribulación momentánea
produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria; no mirando nosotros
las cosas que se ven, sino las que no se ven, pues las cosas que se ven son temporales,
pero las que no se ven son eternas”
2 Corintios 4: 16-18

+

“Pues todos tendremos que estar delante de Cristo para ser juzgados.
Cada uno de nosotros recibirá lo que merezca por lo bueno o lo malo
que haya hecho mientras estaba en este cuerpo terrenal”
2 Corintios 5: 10

+

“Entonces mantendré mi cabeza en alto, por encima de los enemigos que me rodean.
En su santuario ofreceré sacrificios con gritos de alegría, y con música cantaré
y alabaré al Señor. Escúchame cuando oro, oh Señor; ¡ten misericordia y respóndeme!
Mi corazón te ha oído decir: «Ven y conversa conmigo”
Salmo 27: 6-8

+

“Si tú actúas con pureza y rectitud, él velará por ti, y te dará
el hogar que justamente mereces. La riqueza que tenías no será nada
comparada con lo que tendrás después”
Job 8:6-7

+

“Les anunciamos al que existe desde el principio, a quien hemos visto y oído… y lo tocamos
con nuestras propias manos. Él es la Palabra de vida. Él, quien es la vida misma, nos fue
revelado… y ahora testificamos y anunciamos a ustedes que él es la vida eterna. Estaba
con el Padre, y luego nos fue revelado”
1 Juan 1: 1-2

+

“Cuando Jesús se despertó, reprendió al viento y dijo a las olas: «¡Silencio! ¡Cálmense!».De repente,
el viento se detuvo y hubo una gran calma. Luego él les preguntó: «¿Por qué tienen miedo? ¿Todavía
no tienen fe?». Los discípulos estaban completamente aterrados. «¿Quién es este hombre? —se
preguntaban… ¡Hasta el viento y las olas lo obedecen!»”
Marcos 4: 39-41

+

“Este es el mensaje que oímos de Jesús y que ahora les declaramos a ustedes: Dios es luz y en él
no hay nada de oscuridad. Por lo tanto, mentimos si afirmamos que tenemos comunión con Dios
pero seguimos viviendo en oscuridad espiritual… Si vivimos en la luz, así como Dios está
en la luz, entonces tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesús, su Hijo, nos
limpia de todo pecado”
1 Juan 1: 5-7

+

“No amen a este mundo ni las cosas que les ofrece… Pues el mundo solo ofrece… un deseo insaciable
por todo lo que vemos, y el orgullo de nuestros logros y posesiones. Nada de eso proviene del Padre,
sino que viene del mundo; y este mundo se acaba junto con todo lo que la gente tanto desea;
pero el que hace lo que a Dios le agrada vivirá para siempre”
1 Juan 2: 15-17

+

“Yo los sanaré de su rebelión, los amaré de pura gracia, porque mi ira se apartó de ellos.
Yo seré a Israel como rocío: él florecerá como lirio y hundirá sus raíces como el Líbano…
Volverán a sentarse a su sombra; serán vivificados como el trigo y florecerán como la vid”
Oseas 14:4-7

+

“Abraham, el padre de ustedes, se alegró mientras esperaba con ansias mi venida; la vio
y se llenó de alegría. Entonces la gente le dijo: —Ni siquiera tienes cincuenta años.
¿Cómo puedes decir que has visto a Abraham? Jesús contestó: —Les digo la verdad,
¡aun antes de que Abraham naciera, Yo soy!”
Juan 8: 56-58

+

“fortalezcan a los que tienen cansadas las manos, y animen a los que tienen débiles las rodillas.
Digan a los de corazón temeroso: «Sean fuertes y no teman, porque su Dios viene para destruir
a sus enemigos; viene para salvarlos»… El cojo saltará como un ciervo, y los que
no pueden hablar ¡cantarán de alegría! Brotarán manantiales en el desierto
y corrientes regarán la tierra baldía”
Isaías 35: 3-6

+

“…quiero recordarles que Jesús primero rescató de Egipto a la nación de Israel pero luego
destruyó a los que no permanecieron fieles… Asimismo no se olviden de Sodoma y Gomorra,,,
las cuales estaban llenas de inmoralidad y de toda clase de perversión sexual.
Esas ciudades fueron destruidas con fuego y sirven como advertencia del
fuego eterno del juicio de Dios”
Judas 1: 5-7

+

“Yo estoy contigo. Te protegeré por dondequiera que vayas,
y te traeré de vuelta a esta tierra. No te abandonaré
hasta cumplir con todo lo que te he prometido”
Génesis 28:15

+
“Las naciones se han enfurecido; pero ha llegado el día de tu ira, el momento
en que has de juzgar a los muertos; y darás la recompensa… a tu pueblo santo
… y destruirás a los que destruyen la tierra”
Apocalipsis 11: 18

+

“Ni su plata ni su oro los salvará en el día de la ira del Señor.
Pues toda la tierra será devorada por el fuego de su celo.
Él dará un final aterrador a toda la gente de la tierra”
Sofonías 1:18

+