“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

14/12/13


+

by Claude Houde

+

Cristo confrontó a la iglesia de Laodicea, que representaba a la Iglesia de los últimos tiempos. Le dio esta advertencia que se extiende a través de los siglos para hablarte a ti y a mi hoy en día: “Pero por cuanto eres tibio…te vomitaré de mi boca.” (Apocalipsis 3:16). ¡Qué increíbles palabras! ¿Cuál es el delito, el pecado inimaginable cometido por la Iglesia moderna? Escuche las palabras de Aquel que, por encima de todo, busca nuestra fe, confianza y entrega: “Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo… He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo.” (Apocalipsis 3:17 y 20).


Este pasaje de la Escritura, tantas veces citado y aplicado totalmente fuera de contexto, no se está dirigiendo a un mundo perdido en la necesidad de “dejar a Jesús entrar”. Más bien, es una llamada directa y solemne a los creyentes modernos que están recostados perezosamente en la cama de indiferencia, bastante contentos con ellos mismos y la porción que les toca. Esta generación ha sido cegada diabólicamente a la revelación espiritual de que sin una fe ardiente es imposible agradar a Dios. Jesús está literalmente y de forma espectacular de pie afuera de la puerta de una iglesia autosuficiente y autocomplaciente que confía en métodos, estrategias, tácticas y cambios de paradigma “vanguardistas” tomados del mercado secular. Él está pidiendo a gritos, “¡Déjenme Entrar! ¡Arrepiéntanse! ¡Aléjense de esas cisternas rotas que no ofrecen agua viva! Hago un llamamiento a un pueblo cuya fe y confianza se mantenga exclusivamente en Mis promesas. ¡Anhelo un pueblo cuya fe les permita ver lo invisible, creer lo increíble, y recibir lo imposible!”


Puede haber adoración, fantásticos programas musicales, edificios imponentes, asistencia impresionante, enseñanza dinámica, toda iglesia y programa social imaginable, incluso jerga cristiana y citación de pasajes de la Biblia, pero ¡sin fe es imposible agradar a Dios! Dios se deleita en mover montañas y liberar profusamente todos los recursos del cielo para intervenciones divinas impresionantes cuando una persona sincera simplemente se vuelve a Él con fe verdadera y apasionada.


La fe ardiente que pide con valentía todavía abre los cielos, mueve Su corazón y Su mano, y nos da acceso ilimitado a recursos sobrenaturales, milagrosos, inexplicables, inagotables y sorprendentes. Dios dice: “¡Amo la fe! ¡La fe me mueve! ¡La fe verá Mi poder y obtendrá Mi favor!”. Como pastor en Montreal, sólo necesito dar una mirada general a los miles de rostros reunidos un domingo por la mañana, para recordar los milagros modernos, las historias y los testimonios que anuncian con alegría a nuestro mundo pesimista y escéptico de que ¡la fe que agrada a Dios!

+


Claude Houde es el pastor principal de la Iglesia de la Nueva Vida (Eglise Nouvelle Vie) en Montreal, Canadá; y es un orador frecuente en conferencias para pastores y líderes dirigidas por World Challenge en todo el mundo. Bajo su liderazgo la Iglesia de la Nueva Vida se ha incrementado de ser un puñado de personas, a más de 3500 miembros, en una parte de Canadá donde pocas iglesias protestantes han alcanzado éxito.

+

+

Read this devotion online: http://sermons.worldchallenge.org/es/node/25745?src=devo-email

+

+

+