+


“Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado:
Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago… vendrá,
y os salvará… Entonces el cojo saltará como un ciervo, y cantará la lengua del mudo;
porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad”
Isaías 35:3-6


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+


+

+

+

Una reciente encuesta afirma que la población mundial se siente cada día mas angustiada por avisos sobre el inminente ‘fin del mundo’ (en realidad, fin de este mundo). Y estos anuncios provienen de fuentes bíblicas y extrabíblicos (como fue el caso de la reciente “profecía” vinculada al fin de la “cuenta larga” del calendario maya). Con respecto al verdadero día final se dice en  Sofonías 1:14-18:

+

“El estruendo del día del Señor será amargo:
¡hasta los más valientes gritarán entonces!
Será un día de ira, de angustia y aflicción,
de ruina y desolación,
de oscuridad y tinieblas,
de nublado y sombras profundas;
será un día de trompeta y de clamor
contra las ciudades fortificadas
y sus altas torres”.

+

Y hay decenas de pasajes similares a este, versículos “apocalípticos” según la denominación corriente de los medios de este mundo que hablan de una catástrofe cuya dureza y severidad sin precedentes, solo comparable a la que produjo el Diluvio, es imposible de endulzar o matizar. Será este un día terrible en el mas amplio sentido de este término ¿Pero se regocija YaHWéH con estos anuncios? ¿Es el Dios de la Biblia un Dios furioso que se complace en la agonía y el dolor, y además los avisa? ¿Quiere el Dios del Cielo el mal de la gente? Por supuesto que no. Por lo contrario, la Palabra dice que Él “es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca…” (2 Pedro 3:9). Y así como existen en la Biblia estas advertencias/ avisos sombríos hay pasajes proféticos en los cuales YaHWéH expresa Su Amor y regocijo con sus criaturas/hijos con expresivas palabras. Leemos en Sofonías 3:17:

+

“El SEÑOR tu Dios
está en medio de ti,
guerrero victorioso;
se gozará en ti con alegría,
en su amor guardará silencio,
se regocijará por ti con cantos de júbilo”.

+

Otra traducción dice así:

+

“porque el Señor tu Dios
está en medio de ti
como guerrero victorioso.
Se deleitará en ti con gozo,
te renovará con su amor,
se alegrará por ti con cantos”

+

Aquí vemos que habrá un día en que YaHWéH “se regocijará con cantos de júbilo”, “te renovará con su amor”, “se gozará en ti con alegría”. Y dice que será tanto el regocijo en ese día que “guardará silencio” extasiado y embriagado por un sentimiento de amor tan profundo como el de un joven enamorado arrobado por la belleza de su amada. Ese es el tipo de amor que aquí se expresa según leemos en Isaías 62:5 “… y como el gozo del esposo con la esposa, así se gozará contigo el Dios tuyo”. Y sin duda en los benditos días a que alude esta profecía  YaHWéH tendrá una Esposa tierna y fiel: el remanente santo de su pueblo ISRAEL, que el apóstol Pablo llama ISRAEL DE DIOS (Gálatas 6:16), y que en muchos lugares se llama Pueblo Santo, que es JEZREEL (DIOS SIEMBRA). Dice Jeremías 3:14 con respecto a la rebeldía curada por la conversión al Crucificado de este pueblo re-introducido en Sión:

+

“Convertíos, hijos rebeldes,dice YaHWéH,
porque yo soy vuestro esposo; os tomaré …
y os introduciré en Sión”

+

De modo que la profecía mas amada de YaHWéH no es aquella que habla de destrucción, desolación y muerte. Sino la que anuncia congregación, restauración, amor, alegría y paz en la Sión  venidera. Para eso trabaja nuestro Dios y para eso demanda nuestra “conversión” o arrepentimiento de nuestro comportamiento rebelde que significa  el volvernos de nuestros caminos y caminar de nuevo en la senda del Dios de ISRAEL ¿Lo estás haciendo tu? Leamos por ejemplo Oseas 2:19:

+

“Te desposaré conmigo para siempre;
te desposaré conmigo en justicia,
juicio, benignidad y misericordia.
Te desposaré conmigo en fidelidad,
y conocerás a YaHWéH”

+

esto lo dice YaHWéH, el “Marido y Redentor” de un pueblo que el mismo formó como se lee en Isaías 54:5:

+

“Porque tu marido es tu Hacedor
(“YaHWéH de los ejércitos” es su nombre)
Él es tu Redentor, el Santo de Israel,
el que será llamado “Dios de toda la tierra”.

+

Veamos que el lenguaje que aquí se utiliza llama a YaHWéH  el “marido” de su pueblo elegido. Del mismo modo, cuando la Palabra se refiere a la ruptura del pacto de Sinaí por Judá e Israel(Efraín)  dice:

+

“…porque ellos invalidaron mi pacto,
aunque fui yo un marido para ellos.”
(Jeremías 31:32)

+

Y de la infidelidad de Israel(Efraín) dice así:

+

“… a causa de todos los adulterios
de la infiel Israel, yo la había despedido,
dándole carta de divorcio”
(Jeremías 3:8)

+

-=-

+

En Jeremías 23: 5-6 leemos sobre esos días amados de YaHVéH:

+

“Vienen días, dice YaHWéH,
en que levantaré a David renuevo justo,
y reinará como Rey, el cual será dichoso
y actuará conforme al derecho
y la justicia en la tierra.
En sus días será salvo Judá,
e Israel habitará confiado;
y este será su nombre
con el cual lo llamarán:
“YaHWéH, justicia nuestra”.

+

en esos días amados de YaHWéH se reunirán las “dos familias” de ISRAEL: Judá e Israel(Efraín). Y cuando lo hagan será restaurado el “Tabernáculo de David” de doce tribus, y el Rey/Marido dichoso tendrá un nuevo nombre: ‘YaHWéH Justicia Nuestra’. Dice así la Biblia RV95 con respecto al significado de ese nuevo nombre:

+

YaHWéH, justicia nuestra”: otra posible traducción: “YaHWéH, victoria nuestra”. En este nombre simbólico se resumen todos los bienes prometidos para los tiempos mesiánicos. La palabra hebrea traducida por justicia incluye las ideas de rectitud y justicia, salvación y liberación”.

+

Esto quiere decir que “justicia” en hebreo es una palabra que no tiene una traducción completa y precisa en español. Su significado expresa -nada menos- que un “resumen de todos los bienes prometidos para los tiempos mesiánicos” (¡waw!) Y no es la única palabra hebrea que no encuentra traducción completa en las lenguas gentiles: “Shalom” por ejemplo significa salud, prosperidad en los caminos de Dios, descanso, paz, todas estas cosas juntas. Aquellos días serán entonces días de “Justicia” y Shalom” como se dice en el Salmo 85:10:

+

“La misericordia y la verdad se encontraron,
la justicia y la paz se besaron”

+

De modo que la “viva esperanza” de los santos esta en el mundo venidero/athid lavó. Solo allí disfrutaremos la “gloriosa libertad de los hijos de Dios”. Allí, en una Sión gloriosa mas allá de todo lo que podamos imaginar seremos “mas que vencedores” y quedaremos libres de todas las limitaciones, tribulaciones, persecuciones y arrugas de carácter que este mundo nos haya infringido. “Nuestra ciudadanía está en los cielos”, en donde se encuentra la sustancia y fundamento eterno del Reino que descenderá junto al Jinete del Caballo blanco con ropas manchadas de sangre (Apocalipsis 19:11).

+

Amen y amen

+