“Por lo tanto, ¡alégrense, oh cielos!
¡Y alégrense, ustedes, los que viven en los cielos
Pero el terror vendrá sobre la tierra y el mar…“
Apocalípsis 12, 12

ir a página principal

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

+

Colaboración de
Juan José Fernández Granados

Ministerio Luz a las naciones

+

+

+

Satanás en un principio, antes de su rebelión, caída y derrota, se llamaba Heilel, esta palabra hebrea significa entre otras cosas “el que brilla” y/o “el que se jacta”. Aunque en nuestras versiones aparece Heilel traducido como “Lucero” o “Lucifer”, la verdad es que no se ciñen a la palabra hebrea ni a su significado, en algunas versiones han traducido la palabra Heilel por “estrella de la mañana”, esto es algo que carece de fundamento y puede producir confusión. El nombre de “Lucifer” fue traducido de esta forma por primera vez en la versión latina de la Biblia llamada “Vulgata” realizada por Jerónimo entre el 382 – 405 d.C.


¡Cómo caíste del cielo, oh Heilel, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo. Se inclinarán hacia ti los que te vean, te contemplarán,  diciendo: ¿Es éste aquel varón que hacía temblar la tierra, que trastornaba los reinos; que puso el mundo como un desierto, que asoló sus ciudades,  que a sus presos nunca abrió la cárcel?
Isaías 14:12-17


En este pasaje podemos ver acerca del Diablo que:

+

-> Se llamaba Heilel. Satanás NO es su nombre, viene de la palabra hebrea “satan” y significa “oponente, enemigo, adversario”, esta palabra la encontramos en  I R. 5:4; 11:14 / I S. 29:4. La palabra “diablo” viene del griego “diabolos” y significa “calumniador, acusador”, esta palabra la encontramos en Mt. 4:1 / Jn. 6:70 / I Ti. 3:14.

-> Cayó del cielo y fue derribado a la tierra, a esta caída se refería Yeshua en Lucas 10:18.

-> Debilitaba a las naciones (de la civilización pre-adámica).

-> Tenía un trono en la tierra.

-> Reinaba en la tierra.

-> Quería ser semejante al Altísimo.

-> Cuando Satanás todavía era un ángel obediente, la tierra, las nubes, las estrellas y los cielos YA existían.

-> Si Satanás hubiese morado en el Cielo, no hubiera dicho “Subiré al cielo” ni “subiré  sobre las alturas de las nubes”.

+

Sabemos muy poco de la primera etapa de la tierra, pero según lo que hemos leído, en la Tierra pre-adámica había naciones. Lógicamente si había naciones es porque había seres viviendo en la tierra. Heilel era el que gobernaba la Tierra con la ayuda de los ángeles a su cargo. Es muy curioso lo que dice el libro de Hebreos:


“Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando …”
Hebreos 2:5


Otra versión dice:


“Porque Dios no entregó a los ángeles el gobierno del mundo futuro, al cual nos estamos refiriendo …”


Dios entregó a los ángeles el gobierno del mundo pre-adámico, pero en el mundo futuro ya no será así.


La Tierra pre-adámica era perfecta las civilizaciones que vivieron aquí pudieron lograr mucho más que nosotros hemos logrado porque Adán y Eva cayeron en seguida. Tal vez muchos fósiles de plantas, insectos, animales  encontrados pertenecen a esta etapa de la tierra.


“Hijo de hombre, eleva una elegía sobre el rey de Tiro y dile: “Así dice el Señor DIOS: ‘Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría y perfecto en hermosura. ‘En el Edén estabas, en el huerto de Dios; toda piedra preciosa era tu vestidura: el rubí, el topacio y el diamante, el berilo, el ónice y el jaspe, el zafiro, la turquesa y la esmeralda; y el oro, la hechura de tus engastes y de tus encajes, estaba en ti. El día que fuiste creado fueron preparados. ‘Tú, querubín protector de alas desplegadas, yo te puse allí. Estabas en el santo monte de Dios, andabas en medio de las piedras de fuego. ‘Perfecto eras en tus caminos desde el día que fuiste creado hasta que la iniquidad se halló en ti. ‘A causa de la abundancia de tu comercio te llenaste de violencia, y pecaste; yo, pues, te he expulsado por profano del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego. ‘Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura; corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor. Te arrojé en tierra, te puse delante de los reyes, para que vieran en ti un ejemplo.”
Ezequiel 28:12-17


Está muy claro que este pasaje nos habla de Satanás ya que no se le puede decir a un  hombre “perfecto eras en tus caminos” ni “querubín protector de alas desplegadas”. El Edén que vemos aquí NO era el Edén que Adán y Eva conocieron, este Edén estaba situado en la Tierra pre-adámica.


Todo este pasaje nos habla de cómo Heilel se convirtió en Satanás en la tierra pre-adámica, el Diablo hacía comercio, hacía tratos con las naciones de la tierra.


Debemos entender que los ángeles caídos tienen su origen aquí, en la tierra pre-adámica, cuando Dios juzgó al mundo de aquel entonces los ángeles caídos permanecieron en la tierra, incluso la Biblia afirma que algunos de esos ángeles tuvieron que ser atados, estos ángeles caídos son demasiado crueles y terribles para que anden sueltos.


“…y decía al sexto ángel que tenía la trompeta: Suelta a los cuatro ángeles que están atados junto al gran río Éufrates. Y fueron desatados los cuatro ángeles que habían sido preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar a la tercera parte de la humanidad.”
Apocalipsis 9:14 y 15


¿Cuándo fueron atados estos ángeles caídos? Posiblemente en la tierra pre-adámica.


Por eso, Adán y Eva tenían que guardar y cuidar la tierra, todavía quedaban ángeles caídos y demonios (posiblemente espíritus de los “humanos” rebeldes que se unieron a Heilel) de la rebelión anterior en la tierra pre-adámica. Adán y Eva tenían el poder y la autoridad:


“Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y ejerza dominio sobre los peces del mar, sobre las aves del cielo, sobre los ganados, sobre toda la tierra, y sobre todo reptil que se arrastra sobre la tierra.”
Génesis 1:26


El Diablo quiso robarle la autoridad y el poder al hombre y aparentemente lo consiguió:


“Llevándole a una altura, el diablo le mostró en un instante todos los reinos del mundo. Y el diablo le dijo: Todo este dominio y su gloria te daré; pues a mí me ha sido entregado, y a quien quiero se lo doy.”
Lucas 4:5 y 6


Yeshua reconoció que el Diablo tenía autoridad cuando afirmó que Satanás era el príncipe de este mundo (segundo en autoridad):


“Ya está aquí el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.”
Juan 12:31


Gracias a Yeshua, el hombre recuperó la autoridad y el poder, Yeshua juzgó al diablo en la cruz.


“Y cuando El venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio; de pecado, porque no creen en mí; de justicia, porque yo voy al Padre y no me veréis más; y de juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.”
Juan 16:8-11


Yeshua anuló todo el poder que el Diablo tenía, cuando murió en la cruz.


“Así que, por cuanto los hijos participan de carne y sangre, El igualmente participó también de lo mismo, para anular mediante la muerte el poder de aquel que tenía el poder de la muerte, es decir, el diablo, y librar a los que por el temor a la muerte, estaban sujetos a esclavitud durante toda la vida.”
Hebreos 2:14 y 15


Yeshua ahora es el que tiene las llaves de la muerte y del Seol:


“No temas, yo soy el primero y el último, y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades.”
Apocalipsis 1:17 y 18

+

Yeshua después de su resurrección hace una importante declaración:


“Toda autoridad me ha sido dada en el cielo y en la tierra.”
Mateo 28:18


Es curioso que después de la resurrección de Yeshua, el Diablo es llamado “el príncipe de la potestad del aire”:


“Él os dio vida a vosotros, que estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis en otro tiempo según la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia . . .”
Efesios 2:1 y 2


Satanás no tiene lugar en el tercer cielo ni en la tierra ni en el Seol . . . solamente hay un lugar para él: en el aire, por eso es el “príncipe de la potestad del aire”, él mora en el primer cielo.


“Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales.”
Efesios 6:12


En el versículo citado tenemos cuatro clases de enemigos espirituales controlados por el Diablo:


Primera clase: Huestes espirituales en las regiones celestes (posiblemente ángeles caídos morando en el aire y supervisando la obra de las clases inferiores)


Segunda clase: Poderes de este mundo de tinieblas (demonios jefes). Uno de ellos se llamaba Legión (Mc. 5:9).


Tercera y cuarta clase: Potestades y Principados. Llevan a cabo los planes del diablo y de los ángeles caídos.


“…y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.”
Colosenses 2:15


Yeshua es el vencedor y ahora en él somos más que vencedores (Ro. 8:37), con su autoridad y poder (Mc. 16:17), ahora no huimos del diablo, él huye de nosotros y si el diablo huye ¿Qué crees que harán los que están por debajo de él?


“Por tanto, someteos a Dios. Resistid, pues, al diablo y huirá de vosotros.”
Santiago 4:7

+

Hay varias teorías sobre el origen de los demonios (una de ellas ya la he mencionado de pasada):


> Son los espíritus de los “humanos” pre-adámicos que se unieron a la rebelión del Diablo y quedaron en la tierra con Satanás y los ángeles caídos.


> Son los espíritus de los hijos nacidos de la unión de algunos ángeles caídos (según el libro de Enoc, fueron 200 ángeles) y las mujeres como podemos ver en Génesis 6. Los ángeles y las mujeres produjeron gigantes, mezcla de ángel y humano, estos seres híbridos cuando morían ¿Qué les sucedía? Permanecían en la tierra como espíritus sin cuerpo, es decir, demonios.


> Otra posibilidad es que los demonios provengan tanto de la raza pre-adámica como de los híbridos.


Los ángeles caídos NO necesitan un cuerpo espiritual, pero los demonios, acostumbrados a un cuerpo (si consideramos válidas las posibilidades antes mencionadas), desean invadir a las personas para manifestarse en este mundo.


“Cuando el espíritu inmundo sale del hombre,  anda por lugares secos, buscando reposo;  y no hallándolo,  dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada. Entonces va,  y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.”
Lucas 11:24-26


Parece ser que los demonios no soportan el agua (“andan por lugares secos”), sobre todo, teniendo en cuenta que la tierra pre-adámica sufrió un diluvio y la tierra con Noé atravesó otro diluvio. Los demonios no tienen casa propia (cuerpo), por eso cuando salen del hombre, buscan una nueva casa (cuerpo) y si no la hallan vuelven a su casa anterior (de donde fueron expulsados). Los demonios si no tienen “casa” no tienen reposo.


“Y aconteció que cuando los hombres comenzaron a multiplicarse sobre la faz de la tierra, y les nacieron hijas, los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, y tomaron para sí mujeres de entre todas las que les gustaban.”
Génesis 6:1 y 2


Los ángeles caídos que tuvieron relaciones con las mujeres en Génesis 6 fueron encarcelados en un lugar llamado “Tártaro”.


“Y a los ángeles que no guardaron su dignidad,  sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas,  para el juicio del gran día; como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.”
Judas 1:6 y 7


“Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno –Tártaro – los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio . . .”
II Pedro 2:4


El Tártaro (dicha palabra solamente aparece en este versículo) es una prisión eterna donde estos ángeles están esperando el juicio del gran día, pero existe una prisión temporal llamada “abismo” donde se encuentran atados algunos ángeles y demonios que en el tiempo señalado serán desatados causando destrucción en la tierra (Lc. 8:31 / Ap. 9:1-5; 20:1-3).


En Judas 6 y 7 podemos ver 4 cosas que hicieron estos ángeles:


1- No guardaron su dignidad (v.6)


2- Abandonaron su propia morada (v.6)


3- Fornicaron (v.7)


4- Fueron en pos de vicios contra naturaleza (v.7)


Judas 7 declara que Sodoma y Gomorra pecaron de la misma manera que los ángeles, ¿Cuál fue su pecado? La fornicación y la búsqueda de relaciones sexuales contra natura (Gn. 19:5-11).


La simiente de la mujer, Yeshua, prometida por Dios en Gn. 3:15 debía ser pura y sin mancha, el propósito de mezclarse los ángeles caídos con las mujeres fue el de manchar a la raza humana y poder impedir que Yeshua cumpliese el plan de redención establecido por Dios. La mayoría de las veces, cuando Dios ordenaba aniquilar a un determinado pueblo juntamente con las mujeres y los niños, se trataba de personas híbridas (gigantes) y/o con antepasados híbridos. Debemos recordar que hubo dos intentos por parte del Diablo de contaminar a la raza humana: antes del diluvio y después del diluvio, Dios encarceló a estos ángeles caídos que se ofrecieron para tener relaciones con las mujeres.


“Y había gigantes –nefilím- en la tierra en aquellos días (antes del diluvio), y también después (del diluvio), cuando los hijos de Dios se unieron a las hijas de los hombres y ellas les dieron a luz hijos.”
Génesis 6:4


Por este motivo, volvemos a ver a los “Nefilím” (esta palabra hebrea significa “los caídos, los tiranos”) después del diluvio, estos gigantes también son llamados los “Refaítas” (en hebreo: Refaím), La raza de los Refaím fue una de las principales razas de gigantes, por eso dicho término se usa de una forma genérica para referirse a los Gigantes (Nefilím), pero en realidad, había 6 razas de Nefilím:


-  los Refaítas


-  los Anaceos (descendientes de Anac)


-  los Emitas


-  los Zomzomeos (o Zuzitas)


-  los Horeos


-   os Aveos.


Cuando todos los Refaítas fueron destruidos, el profeta Isaías afirmó:


“Los muertos no vivirán, los refaítas NO se levantarán, pues los castigaste y destruiste, y has borrado todo recuerdo de ellos.”
Isaías 26:14


Este versículo afirma que los gigantes que murieron no volverán a la vida, es decir, no resucitarán. Los muertos de la primera parte del versículo se refieren a los Refaítas. Todos los muertos resucitarán algún día (Jn. 5:29), pero los muertos gigantes y/o descendientes de gigantes no resucitarán. El salmista tenía esta información y por eso declaró:


¿Se levantarán los Refaítas y te alabarán?
Salmo 88:10b


En el versículo 19 del capítulo 3 de Primera de Pedro, Yeshua predicó a los espíritus encarcelados. Estos espíritus no eran hombres, sino los ángeles caídos que fueron encarcelados en el Tártaro en castigo por la rebelión de la que nos habla la Teoría del Gran Intervalo y otros misterios relacionados que brevemente expusimos

+

+