+


“Entonces serán completos con toda la plenitud de la vida y el poder que proviene de Dios. Y ahora, que
toda la gloria sea para Dios, quien puede lograr mucho más de lo que pudiéramos pedir o
incluso imaginar mediante su gran poder, que actúa en nosotros. ¡Gloria a él en
la iglesia y en Cristo Jesús por todas las generaciones desde
hoy y para siempre! Amén”
Efesios 3:20-21


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

LA PAZ definitiva en los territorios bíblicos la traerá el Mesías/Meshiaj de ISRAEL. Así lo afirma Miqueas 5:5:


“Y éste (el Mesías/Rey) será nuestra paz.
cuando el asirio viniere a nuestra tierra,
y cuando hollare nuestros palacios…
y nos librará del asirio…”.


Y también Isaías 31:8:


“Entonces caerá Asiria por espada no de varón,
y la consumirá espada no de hombre
y huirá de la presencia de la espada”.


Y en estos pasajes “Asiria” y “asirio” son una referencia a todos los enemigos ISRAEL. Es inútil el esfuerzo militar y/o diplomático para imponer definitivamente alguna paz en esa región, el final vendrá no por armas sino por “espada no de varón”, es decir, no humana.  ¿Cual es esa espada? Es la que sale de la boca del Jinete que viene con todos los santos (Apocalipsis 19:15).

+

Se dice en Isaías 27:12:


“Y sucederá en aquel día
que el SEÑOR trillará
desde la corriente del
Eufrates hasta el torrente
de Egipto…

+
Y esto incluye el territorio del ancestral Aram, cuna de la nación de ISRAEL, junto al Eufrates,  y hacia donde se extenderá la Sión en Gloria venidera -Abraham confesaba ser arameo y todos los patriarcas y matriarcas de ISRAEL provienen de allí (Deut 26:5)-. El remanente santo de las tribus de Jacob, esto es, los cristianos, estan ahora mismo bajo persecución y martirio en el ancestral “Aram”. (por ejemplo, en Raqa y Mosul).  Ellos son el pueblo que alaba el Rey del mundo venidero, que es el Señor de ISRAEL, y esto no lo soporta Edom (el islamismo militante) que quiere desplazarlos de allí y tomar se lugar. Edom se creerá fuerte hasta que sea exterminado por YaHWéH en el ya próximo día de la Ira, del que se dice en Isaías 34:8  “…es el día de la venganza del Señor, el año cuando Edom recibirá el pago por todo lo que le hizo a Israel”

+

^^^

+

En Isaías 15:5 se nos habla de un camino para el remanente

+E

”Y habrá camino para el remanente de su pueblo,
el que quedó de Asiria, de la manera
que lo hubo para Israel el día
que subió de la tierra de Egipto”
Isaías 15:5


Sin duda este es un camino milagroso como lo indica Isaías 60:8: “¿Quiénes son éstos que vuelan como nubes, y como palomas a sus ventanas?”. El pueblo que “quedo en Asiria” es el que fue “zarandeado” por todas las naciones de la tierra (como explicamos en otros estudios), esto es, el remanente santo de las tribus de Jacob rescatado por el evangelio que se congrega en las iglesias de Cristo. Y ellos volverán a Sión desde los “cuatro vientos” (Mat 24:31), es decir, de todas las latitudes (ver: “El Éxodo Mayor de Israel que se prepara en el cielo”). Ese camino no depende de las armas, del mismo modo que el pueblo de ISRAEL del primer éxodo estaba desarmado y a merced de los egipcios antes de que se abriera el camino milagroso a través de las aguas. Hoy presenciamos la dolorosa “trilla” que trastorna nuestras emociones. Hay martirio y violencia, saña asesina.  Pero mañana gozaremos de una bendición inefable si perseveramos. Los hoy “trillados” en Aram -y otras partes del mundo- formarán parte de las palomas venideras que volverán a Sión “por el aire”.


“Acontecerá también en aquel día,
que se tocara una gran trompeta,
y vendrán los que habían sido
esparcidos en la tierra de Asiria,
y los que habían sido desterrados a Egipto,
y adorarán a YaHWéH en el monte santo,
en Jerusalem”
(Isaías 27:13)


Permanezcamos entonces los cristianos con nuestra mirada fija en la Gloria inefable de esa Sión venidera prometida con Juramento Santo a la descendencia de Abraham, Isaac y Jacob, en donde moraremos con YaHWéH en medio nuestro. Y hablemos con brío renovado las buenas nuevas del Reino a fin de rescatar hasta el último de los elegidos -los redimidos, el remanente- de modo de que sean trasladados de las tinieblas de este mundo que perece a Su Luz admirable.

+

+

+

+