+

“Oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalén
y ellos pensaban que el reino de Dios se manifestaría inmediatamente… “Pues yo os digo que
a todo el que tiene, se le dará; pero al que no tiene, aun lo que tiene se le quitará”
Lucas 19, 11, 26


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

*

+

En “Las fuentes de fuego del gran abismo” nos referimos a que el calentamiento de las aguas profundas de los océanos debido al aumento inusitado de la actividad volcánica submarina es lo que esta causando la creciente emergencia climática en que vivimos. Decíamos que esta emergencia que nos agobia no se debía a la actividad humana  -causas “andrógenas”- sino a eventos que estamos muy lejos de poder provocar o controlar. Y que por lo tanto ese desarreglo generalizado no puede ser revertido.


Había en aquellos días gran militancia en contra del “calentamiento global”, y todavía los datos que dieron fundamento al “Tratado de Kioto” no se habían denunciado como falsos. Y  no había salido a la luz  los e-mail de personas encumbradas en el IPCC que demostraban la intención explicita de falsificación de los valores publicados por esta organización internacional para que todo encajara en sus hipótesis.


Pero ahora, de pronto, soplan otros vientos: Greenpeace ha reconocido que la causa del derretimiento de los hielos de Groenlandia (uno de los caballitos de batalla que aparentemente “demostraba” uno de los aspectos mas urgentes del calentamiento global) está en las corrientes profundas de los océanos. Haga clic aquí para leerlo: “las corrientes cálidas actúan desde abajo”, dice ahora Greenpeace.


Este reconocimiento de la verdadera causa no quiere decir que el pronostico de alteración climática extrema haya mejorado, por lo contrario, como lo decíamos en aquellos días, el hecho de que estén fuera del control permite avizorar que los fenómenos extremos del clima se incrementaran en numero y peligrosidad creciente. La conexión de estas cosas con la profecía se explica en los artículos a los que nos referimos y se puede encontrar en este sitio:


“Las fuentes de fuego del gran abismo”


“Confirmaciones desde las profundidades”


En el primero citábamos un informe de 2006 que decía:


“Oleadas de agua cálida del Océano Atlántico Norte están fluyendo hacia el Océano Ártico y podrían acelerar el derretido del hielo marino ártico, según científicos del Centro Internacional de Investigaciones Árticas. El influjo de agua más cálida está aumentando, dijeron los investigadores, y se mueve hacia Alaska y la Cuenca Canadiense.


Los científicos hicieron las observaciones el otoño pasado durante un viaje oceanográfico a bordo de un rompehielos ruso. Durante la década pasada, el programa, junto con otras investigaciones, ha demostrado un aumento constante en el movimiento de agua cálida hacia el Océano Ártico. Las lecturas de otoño de 2006 mostraron un calentamiento sin precedentes en algunas áreas, dijeron los investigadores.


Las lecturas se obtuvieron en boyas de amarre de observación, que son boyas que llevan instrumentos y que están ancladas al fondo del océano y flotan debajo de la superficie del océano. Los instrumentos detectaron por primera vez una oleada de agua anormalmente cálida, a profundidades oceánicas medias de 150 a 800 metros debajo de la superficie, en febrero de 2004″.


Ese hallazgo indica que el agua cálida está penetrando más y más el Ártico… que se está dirigiendo hacia un estado más cálido, un cambio que podría tener implicaciones globales”.


Esto corriente cálida profunda que invade las regiones árticas -detectada en aquellos años- es lo reconocido ahora por organizaciones antes ligadas a hipótesis “andrógenas”. El desorden climático siempre estuvo ligado al desorden moral del hombre. Esto también lo analizamos en:


“La causa del desorden climático”


Pero sabemos que estas cosas forman parte de las señales que anteceden a la “señal del Hijo del Hombre” (Lucas 21:25-26) y por lo tanto, lejos de angustiarnos, debemos “levantar nuestras cabezas porque el tiempo de nuestra redención se acerca” . ¡Maranhata, ven Jesús!.


^^^

+

P.D.: en realidad alcanza con analizar la forma de los témpanos que se están derritiendo sobre el mar en Groenlandia para darse cuenta que lo están  haciendo “desde abajo” y no por causa del “calentamiento atmosférico” (desde arriba) según se observa en la foto que encabeza este artículo (una de tantas) y que publicamos aquí completa:

+

*

+

11/11/2013:

+

ha habido varias noticias desde que se escribió este articulo sobre la evidencia de un calentamiento “misterioso” de los océanos -Pacífico, Atlántico, Indico- hecho que esta por detrás de la ferocidad de los huracanes y ciclones. Esta noticia sobre la muerte de estrellas de mar por un calentamiento de las aguas del océano Pacífico que no se corresponde con el fenómeno del Niño. ni de la Niña, es una de ellas:


http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/11/131104_ciencia_eeuu_estrellas_mar_muerte_pacifico_jg.shtml

+

alguna cosa esta pasando en la profundidad de los océanos que esta alterando sus corrientes y su temperatura.

+

25/08/14:

+

http://actualidad.rt.com/ciencias/view/138272-descubren-cientos-filtraciones-metano-costa-eeuu

+