“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria acompañado por todos los ángeles, entonces
se sentará sobre su trono glorioso. Todas las naciones se reunirán en su presencia,
y él separará a la gente como un pastor separa a las ovejas de las cabras”
Mateo 25: 31-32

…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

*

+

Tomamos de la web cristiana “Avanza por mas” el articulo que transcribimos completo a continuación, cuya autora es Beatriz Navarro de Núñez


*

Dios no podrá usarnos jamás si en nuestro corazón hay otro que ocupa su lugar.


“Jesús le dijo: amarás al señor tu dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente”. Mateo 22:37


Luego dijo en Mateo 10:37 “el que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mi”


Esto no lo dijo porque es un Dios narciso que se ama sólo, o porque tiene “baja estima” y sólo quiere que lo amen a él ¡claro que no! Sino que sabe el Señor que somos personas muy emocionales que nos atamos a personas por los sentimientos y esto nos afectará mucho en la vida. Vemos personas que por haberse enlazado emocionalmente con otras, luego fueron lastimadas y hasta terminaron algunas en suicidios.


No debemos atarnos emocionalmente


1. Cuando nos atamos a personas emocionalmente perdemos de vista el propósito del Señor y esto nos impide ser libres para servir al Señor.

2. Si yo no pongo en primer lugar al Señor cualquier situación me sacará de mi posición, y por eso tendré perdida.

3. Tengo que tener la certeza que Dios está en primer lugar en mi vida para obedecerle cualquiera sea mi situación.

4. Dios no podrá usarnos jamás si en nuestro corazón hay otro que ocupa su lugar.


Tenemos en la vida muchos amores (Mt. 13:44; 45,46)


1. Tenemos que examinar nuestras vidas y observar si realmente es el Señor quien ocupa el primer lugar en nuestro corazón. (Jeremías 12:2)

2. Amamos más a madre, padre, hijos, y esposo o esposa. Y esto no está bien para ninguna persona, porque toda persona debería depender sólo de Dios, porque si se nos cae la persona que más amamos nos caemos junto con ella.

3. Dios no quiere que hagamos lazos almáticos, éste detiene nuestro crecimiento espiritual y quedamos estancados en nuestra vida espiritual.(Gálatas 4:19)


No hacer pactos con personas


Hay dos pactos que la biblia acepta:


1. El pacto de Dios con el hombre

2. El pacto en el matrimonio.


Pacto erróneo que Dios no aprueba son los pactos entre personas fueras del matrimonio:


C. Pacto de David con Jonatán: (1 Sam 18:1-4)


Vemos que éste pacto los ligó emocionalmente y fue nocivo para David, y Dios tuvo que hacer algo al respecto y quitar del medio a Jonatán, para que David ligara su alma sólo con él y nadie más.(I SAMUEL 31:2; 2 SAMUEL 1:12,26)


Vemos los lazos afectivos de David con Jonatán, y el dolor que causo a David (I Samuel 20:8) vemos como David pierde la perspectiva de Dios que el temor se apodera de él.


¿Qué hizo mal David?


David hizo mal cuando invocó en nombre del Señor para hacer pacto con Jonatán.


Ejemplo: (1 Samuel 16) (1 Samuel 15:17-35).


Verso 17- Samuel le recuerda como fue ungido rey aunque no calificaba.

Verso 18- Le dio una misión pero el desobedece.

Verso 19- No oyó la voz del Señor.


TODO LAZO EMOCIONAL TRAERÁ CAOS EN LA VIDA DE LAS PERSONAS QUE QUIEREN CAMINAR CON DIOS.


VERSO 35- Samuel fue muy afectado emocionalmente con Saúl que lo lloro en gran manera. Pero en 1 Sam16: 1 Dios reprende a Samuel por llorar lo que él desecho.


Los dones dejan de fluir en nuestras vidas


Vemos a Samuel que su discernimiento fallaba una y otra vez, no sabía que existía un tal David para reinar.


También en el caso de Salomón que tenia todo pero terminó diciendo: “El fin de todo el discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es el todo del hombre”. (Eclesiastés 12:13)


Ordena tu corazón:


1. Camina en el temor de Dios. (Proverbios 1:7)

2. Ordena la prioridad entre Dios y las personas

3. Cuida tu llamado, y cumplir tu propósito más que todas las cosas en la vida.

4. Tu pacto es solo con Dios o en el matrimonio; con nadie más.

5. Procura amar a tu cónyuge de tal manera que no se convierta un obstáculo en tu llamado.


Si te das cuenta que tenias ligaduras emocionales con otros haz esta oración:


“Señor perdóname por poner a otros en mi corazón y no a ti. Ayúdame señor a cumplir tu propósito en la vida. Y quitar todos los obstáculos para servirte con obediencia absoluta”.


***