+


“Cada uno de ustedes debe arrepentirse de sus pecados y volver a Dios, y ser bautizado en el nombre
de Jesucristo para el perdón de sus pecados. Entonces recibirán el regalo del Espíritu Santo.
Esta promesa es para ustedes, para sus hijos y para la gente en el futuro lejano, es
decir, para todos los que han sido llamados por el Señor nuestro Dios”
Hechos 2, 38-39


…Dios castigará a las naciones que atacaron a Jerusalén. Hará que se llenen de miedo, y que empiecen a pelear entre ellas mismas; ¡aun en vida se les pudrirán la carne, los ojos y la lengua!” Zacarías 14:12

+

+

Transcribimos completo el devocional del pastor David Wilkerson [May 19, 1931; April 27, 2011] que nos llegó el 21  de enero de 2013:

+

+

Mentiría si te dijera que los cristianos observarán la tristeza, la angustia, el desempleo y la depresión en todos los lados, mientras que ellos mismos permanecen a salvo dentro de un capullo acogedor de salud y riqueza. La Biblia dice que Dios hace llover sobre justos e injustos (Mateo 5:45). Job fue santo y sin embargo sufrió, pero así como Dios sacó a Job de su aflicción, así Él nos sacará a pesar de que nosotros, también pasaremos por el fuego.


Cientos de ministros se reúnen para orar en diferentes ciudades, y la misma confesión se escucha: “Nunca han habido tantos tan profundamente probados. Satanás ha venido como inundación, con problemas, dificultades, profunda tristeza y dolor que aquejan a los santos”. Satanás era el perturbador de Job, y él es tu perturbador. ¿Será que de nuevo se puso de pie ante Dios y emitió una gran acusación en contra de la iglesia de estos tiempos? Puede que haya desafiado a Dios diciéndole: “Esta es la última hora, pero no tienes una verdadera iglesia, no tienes novia sin mancha, no hay vírgenes prudentes, de hecho, la mayoría de ellos están dormidos. Míralos: materialistas, egocéntricos, codiciosos por las riquezas y la buena vida. Escucha a sus maestros diciéndoles que no es necesario sufrir, que todas las cosas son suyas con sólo pedirlo.


“¡Haz caer el muro de protección, Dios! Déjame ponerlos a prueba y ni siquiera quedará un remanente santo. Les quitaré su empleo, los castigaré con penas, derramaré un espíritu de temor y desaliento, y los inundaré con tentaciones. Verás que esta última generación mimada fracasa. ¡Son unos debiluchos espirituales!”


Amados, esta es la razón por la cual la Escritura dice: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo” (Apocalipsis 12: 12).


En el medio de la prueba, algunos de ustedes ya han adoptado el lenguaje desesperado de Job. Tu corazón clama: “Dios, ¿qué he hecho mal? Yo no entiendo por qué esta calamidad ha caído sobre mí cuando yo más te amaba, mi caminar era santo, mi corazón puro y mi espíritu te anhelaba. Me parece que cuanto más me acerco a ti, más profundo caigo en problemas y vienen más tristezas”.


No nos damos cuenta de lo importante que es para Dios que confiemos en Él a través de todas las inundaciones de problemas que vengan sobre nosotros desde el infierno. Verás, el diablo no puede tocarte ni probarte a menos que Dios primero derribe la cerca de protección y lo permita.

+

+

Read this devotion online: http://www.worldchallenge.org/es/node/21393?src=devo-email

+